lunes, 31 de octubre de 2016

Los CIE. Orwelliana III

 ¿Cuántos de nuestros bienpensantes ciudadanos que alardean de estar informados se han enterado del reciente asesinato policial de Elhadji Ndiaji en Pamplona con nuestros impuestos, el enésimo asesinado, denunciado por SOS Racismo?


"Hasta ahí llega la hipocresía, el cinismo, la extravagancia, la desvergüenza, la falta de consideración y de humanidad, la crueldad y el incumplimiento de los Derechos Humanos de estos abyectos personajes que nos gobiernan. Cualquier estancia de la que están disfrutando en una verdadera prisión los delincuentes del PP es un auténtico paraíso en comparación con la vida de estos migrantes en los CIE. Se restringe su derecho a la movilidad, no disponen de zonas recreativas y no cuentan con ningún régimen de visitas, y las denuncias por acosos, amenazas, insultos, abusos, torturas y malos tratos policiales están a la orden del día. La atención médica, por parte de empresas privadas, es absolutamente deficiente, y los encerrados en un CIE no saben jamás cuándo van a salir, si es que van a salir, o van a ser deportados (...) 
 ¿Qué se puede esperar de un Ministro del Opus Dei, que condecora a vírgenes y santos, que conspira con ayuda de otros cargos públicos para destruir a sus opositores políticos, que fabrica una monstruosa Ley Mordaza, que recibe a delincuentes en su despacho, que crea un régimen de policía política, que concede a dedo las condecoraciones y honores policiales a personas que no tienen nada que ver con el cuerpo, que disculpa a los Guardias Civiles que mataron a unos migrantes cuando se acercaban a nado a las costas de Ceuta, que coloca cuchillas en las vallas fronterizas, o que practica las devoluciones en caliente? No se puede esperar otra cosa que los CIE. Unos aberrantes centros que nunca se debieron haber construido (...) 
Los CIE no son centros "de acogida", ni tienen "habitaciones", como nos quiere convencer la TVE del PP. Los CIE son inhumanas cárceles donde se respira desasosiego, pobreza, miseria, indefensión, acoso, torturas, amenazas, incertidumbre. Los CIE son una típica manifestación de una degradante sociedad, de una sociedad en declive cultural y espiritual, que disfruta condenando a la marginalidad a aquéllos que vienen a crear riqueza en ella. Los CIE no pueden ser exponente de una sociedad democrática, libre y avanzada, respetuosa con los derechos humanos. Estos centros, que han sido definidos por las organizaciones de derechos humanos como los "Guantánamos" españoles, sólo son inmundos calabozos para estos migrantes "sin papeles", que según nuestro Gobierno, no poseen derechos. Los CIE acumulan un buen número de denuncias por el incumplimiento sistemático de los servicios médicos, alimentarios, de asistencia social y jurídicos. La gestión continúa siendo exclusivamente policial, y no disponen de ningún reglamento de funcionamiento interno. Se constatan continuamente la falta de prendas de abrigo, el hacinamiento de los migrantes en celdas con aspecto carcelario, las personas enfermas esparcidas por el suelo, y las notificaciones de expulsión sin notificación previa. Hasta el Tribunal Supremo ha cuestionado este sistema de retención de inmigantes, y la propia ONU ha advertido de las inhumanas condiciones de este tipo de centros, en muchos de los cuales se han descubierto redes de abusos sexuales a las migrantes, o han llegado a fallecer personas como consecuencia de la falta de atención médica. Varias sentencias judiciales avalan todo ello. Pero los CIE también se han convertido en auténticos agujeros negros donde desaparecen personas, víctimas de controles policiales de identidad basados en patrones físicos y en criterios racistas, que son detenidas en plena calle sin motivo justificado, vulnerando los más básicos principios y garantías constitucionales. La guinda del pastel la ponen un conjunto de perversas empresas que organizan vuelos de deportación masiva de forma sistemática, mediante acuerdos previos con el gobierno, que se embolsan muy buenas cantidades por ello. Pero claro, todo eso no nos lo contarán nunca en la TVE del PP"



domingo, 30 de octubre de 2016

De Rufián a rufianes. Orwelliana II


Indignación de diputados del PSOE y periodistas televisivos tanto en la Sexta Noche como Antena3 o TV1 ante el espectacular, ácido y desternillante discurso de Gabriel Rufián de ERC. No pude parar de reírme, lo reconozco. Lo mejor que se ha oído en el Parlamento. Para una vez que sigo un debate de investidura completo, mereció la pena.
Rasgadura de vestiduras general por el honor herido de los honorables diputados. En política solo importan las formas dentro de los códigos de conducta impuestos por las honorables élites. La verdad no importa un carajo. Porque ninguno de esos indignados periodistas ni políticos pudo resaltar ni una sola mentira en las palabras de Rufián. Fueron verdades como puños. ¿No les gustaron los modos? 
Lo cierto es que, en cambio, nadie se indignó por los testimonios que enarboló: por ejemplo el de esa votante socialista de toda la vida que fregaba suelos por cuatro euros la hora, y que ahora lloraba ante la traición. Ningún resumen televisivo volvió a mencionarla. Tampoco repitieron las palabras de Iglesias cuando habló de esa España joven y moderna que sufre en precario o tiene que irse del país, que defiende los servicios públicos porque no puede permitirse educación o sanidad privada como sus honorables señorías. Ningún periodista lo comentó ni en la Sexta ni en ningún lado. No salió en ningún resumen. Nadie lo volvió a resaltar.
Es que cuando la verdad no interesa a señorías ni periodistas, lo llaman demagogia y lo eliminan de los noticiarios.
El humor de Rufián fue tan demoledor que hasta se vio a Rajoy descojonarse cuando le enfocaron, pero ningún periodista, ni Escolar ni ninguno, lo resaltó. Estaban tan indignados según los códigos de buena conducta servil, que no veían. Como incidía Groucho Marx con fingida indignación de presidente de Libertaria en Sopa de ganso, tan aplicable a tanta ceguera ideológica: "¿A quién va a creer usted, a mí o a sus ojos?"   
Coincido con Errejón, que lo aplaudió, en que ERC es impresentable cuando se alía con la antigua CIU para intentar echar a Ada Colau de la alcaldía de Barcelona. Por ejemplo. Por mucha transversalidad que alegue en el proces catala, también  ellos taparon recortes y corrupción de la vieja CIU. Es lo único que le cabe alegar a este PSOE contra sus palabras de ayer: y tú más. Pero la verdad sigue siendo la verdad.
Es que realmente lo de Rivera es cuñadismo neoliberal. Para devolverle a Iglesias la gracieta de Google sobre su incultura política, Rivera terminó su intervención con una intrascendente cita sacada de Google de J. F. Kennedy. Si Rivera hubiera leído por ejemplo a Chomsky, sabría quién fue realmente Kennedy, el de la ofensiva secreta sobre Vietnam del sur: no olvidemos el napalm que los dejaba literalmente en los huesos en pocos minutos.  
¿Es que realmente el propio Felipe González señor X no tuvo reparo en reconocer hace días implícitamente haber obtenido mejores resultados electorales que Sánchez "pese a todo lo que hicimos en el País Vasco"?
Por cierto, enésima declaración de apoyo a las víctimas de ETA con fines partidistas por parte del PP. ¿Qué pensará la familia de Nekane, de dos años, junto a decenas más de muertos por las bombas que los GAL pusieron allí y en Navarra, cuando nunca se les menciona en tales declaraciones institucionales? Si ETA era una banda terrorista impresentable, nadie lo niega ya, el problema es que a los asesinos de Nekane, a los torturadores de cientos en Intxaurrondo, a los secuestradores de Segundo Marey, de los miles de torturados aún en dependencias policiales en España que todos los años denuncia Amnistía Internacional, en especial en los CIE, los pagamos todos nosotros con nuestros impuestos: al contrario que la desalmada ETA, estos sí que nos hacen cómplices del terrorismo estatal. Por cierto, como el coronel Galindo que apenas cumplió una mínima parte de condena y luego fue premiado por Interior.
¿Y qué pensarán los cientos de familias de víctimas del yihadismo en el 11-M cuyo recuerdo no interesa al PP, a los que los humilló y ninguneó sistemáticamente (pregunten a la amenazada de muerte Pilar Manjón)? Y quien dice esto vio morir a vecinos en Vallecas o la destrucción en la plaza de República Argentina en directo. Pero también en Atocha.
Por parte de un partido fundado en democracia por los adalides del terrorismo fascista, que asesinó y represalió a millones en otros 40 años como en los que ETA mató a mil, y que se niega, no ya a honrarlos en declaraciones institucionales, sino ni siquiera a desenterrarlos de cunetas, a cientos de miles de asesinados por defender la democracia.
Y además, en esta España que sigue siendo la de Machado en que diez cabezas embisten y solo una piensa, negarse a incurrir en esta burda trampa de declaraciones selectivas lo convierte a uno en terrorista según el PP y Ciudadanos, que no tuvieron problema en endilgarle a voces el adjetivo a los de Unidos Podemos.  
Eso es la única España decente, según ellos. El resto somos terroristas.
Porque Orwell, pese a luchar contra el golpe fascista en Cataluña, no llegó a ver la España actual: hubiera sacado oro en sus reflexiones sobre el poder de la manipulación de las conciencias en este país de millones de zombies ideológicos guiados por hordas de acomodados analistas de una ceguera épica.
Eso que Chomsky llamó "el problema de Orwell" en sus célebres Conferencias en Managua. El poder desactivador de la propaganda sobre nuestros propios ojos y oídos. 
Quizás por eso, para los antiguos griegos, el sabio solía ser literalmente ciego, tal que Homero, Tiresias o el propio Edipo tras su desgracia. ¡Total, para lo que nos hacen ver...!

viernes, 28 de octubre de 2016

A la tercera va la vencida

Con la fría y despiadada Hillary Clinton, señora de la guerra, y la misma empatía que un calamar, sobradamente demostrada desde su apoyo entusiasta a la Guerra de Irak hasta su activa destrucción de Libia de la que alardeó, esto no es broma, mucho cuidadito con Siria. Y más cuando nos hallamos en un periodo de caos sistémico, de pugna hegemónica como los que condujeron a ambas guerras mundiales.
 
"Las guerras que se libran hoy día son todos conflictos internacionalizados. En todos, directa o indirectamente, están presentes los intereses geoestratéticos de las principales potencias, ya sea porque la venta de armas y/o la reconstrucción de lo destruido es un jugoso negocio, ya sea porque esas guerras expresan las disputas político-económicas por áreas de influencia con un valor global. Las interminables guerras del África negra (por el control de recursos estratégicos como, por ejemplo, el coltán) o del Oriente Medio (por el control del petróleo), son la manifestación de planes imperiales de dominación, donde participan empresas de distintos países capitales llamados “centrales”. Y esas, sin ningún lugar a dudas, son guerras mundializadas. ¿Qué hacen soldados europeos en Afganistán? ¿Qué hacen los portaviones estadounidenses en el Mar Rojo? ¿Por qué fuerzas de la OTAN bombardean Libia o Egipto?
Todos esos son conflictos mundiales. Tras la fachada de la OTAN o de la ONU vienen las petroleras, las grandes empresas euro-estadounidenses, las inversiones de la gran banca mundial. ¿No son reparticiones mundiales esas, que recuerdan la Conferencia de Berlín de 1884/5, donde unas cuantas potencias capitalistas europeas se dividieron el dominio del África?
Ahora, en forma alarmante, se nos habla de una posible guerra mundial. ¿Llegaremos realmente al holocausto termonuclear disparando los más de 15.000 misiles con carga nuclear? (cada uno de ellos con una potencia destructiva 30 veces mayor a las bombas de Hiroshima y Nagasaki) ¿Qué se juega en esa posible “nueva” guerra mundial? (...)
Por eso hoy día la posibilidad de una nueva guerra mundial está abierta. Pero cuando se dice “mundial”, se está hablando de la confrontación de la potencia dominante: Estados Unidos, con quienes efectivamente le hacen sombra, Rusia y China. Y fundamentalmente con esta última: el avance del yuan sobre el dólar es irrefrenable. Lo que se juega verdaderamente en esta posibilidad de locura nuclear es la supremacía que vino detentando el principal país capitalista del mundo hasta ahora, momento en que empieza a ser seriamente cuestionado.
El capitalismo, en tanto sistema planetario, y también su locomotora, la economía estadounidense, desde el año 2008 cursan una profunda crisis de la que no se terminan de recuperar. En ese escenario, el auge de China y su incontenible pujanza, resulta una afrenta insoportable. Ante ello, la posibilidad de una guerra funciona como válvula de escape, como salida de emergencia. Aunque, por supuesto, la guerra no es ninguna salida.
Hoy por hoy, el sistema capitalista mundial, liderado por Estados Unidos, cada vez más está manejado por inconmensurables capitales de proyección global, con megaempresas que detentan más poder que muchísimos gobiernos de países pobres. Las decisiones de esas corporaciones globales, en muchos casos exclusivamente financieras -en otros términos: parásitos improductivos que viven de la especulación- tienen consecuencias también globales (...)
En esa lucha por mantener la supremacía, o dicho de otro modo, por no poder un centavo de la ganancia capitalista, la geoestrategia de Washington apunta a asfixiar por todos los medios a sus rivales, a sus verdaderos rivales, que no son ni la Unión Europea ni Japón, que son, sin vueltas de hojas, el eje Pekín-Moscú. La guerra, lamentablemente, es una de las opciones, quizá la única, en esta lucha a muerte.
Comentario marginal: hablamos de civilización, pero por lo que se ve, la dinámica humana no ha cambiado mucho en relación a la historia de nuestros ancestros: las cosas se siguen arreglando -más allá de cualquier pomposa declaración- en relación a quién tiene el garrote más grande. El pequeño -y desgarrador- detalle es que hoy, ese garrote se llama misil balístico intercontinental con ojiva nuclear múltiple.
De darse un enfrentamiento entre los gigantes, definitivamente se usaría material nuclear. Los países que detentan armas atómicas son muy pocos: Gran Bretaña, Francia, India, Pakistán, Israel (aunque oficialmente declara no tenerlas), Corea del Norte, China, todos ellos en una escala moderada, y en mayor medida, con infinitamente mayor capacidad destructiva: Rusia y Estados Unidos. A la Unión Soviética la terminó asfixiando la carrera armamentista; a Estados Unidos, el negocio de las armas le provee una cuarta parte de su economía. De hecho uno de cada cuatro de sus trabajadores laboraba en la industria bélica. Es obvio que la guerra alimenta al capitalismo. Pero sucede que jugar con energía nuclear es invocar a los peores demonios.
No hay dudas que para esas mega-empresas ligadas a la industria militar (Lockheed Martin, Boeing, Northrop Grumman, Raytheon, General Dynamics, Honeywell, Halliburton, BAE System, General Motors, IBM), todas estadounidenses, la guerra les da vida (¡y dinero!)"


miércoles, 26 de octubre de 2016

Orwelliana con España oligofrénica de fondo


El Gran Wyoming (Infolibre):

"Resulta que no era Ciudadanos sino el PSOE la opción del ÍBEX 35 para que el cambio que ansiaba la mayoría de la población –que sacó muchos más votos que la opción que nos va a gobernar, digan lo que digan los medios de comunicación todavía sabemos sumar– no sucediera. Ciudadanos era el señuelo, la maniobra de despiste. Ahora se entiende la incomprensible exclusividad que el PSOE otorgó a Ciudadanos a la hora de negociar. Nadie entendió aquel flechazo. Para justificar esa intransigencia previamente había que demonizar, criminalizar al socio con el que sus propios votantes les empujaban a pactar: Podemos.
Ahí entraron los medios de comunicación en tromba. Recuerdo cuando Manuela Carmena dijo que era muy difícil gobernar cuando no se tiene a ningún medio de comunicación de tu lado y salieron indignados calificando esas palabras como dignas de un líder de dictadura bolivariana –que, por cierto, no hay ninguna–, defendiendo su independencia y proclamando que los medios de comunicación no están del lado de nadie. ¡Manda huevos!
Y sí, pudo haber desaciertos en las formas, pero eso no es lo importante, a no ser que se anden buscando excusas. También el PP ha dicho una y otra vez que el PSOE está del lado de ETA y pisotea la memoria de las víctimas sin que esto sea un inconveniente para ponerles al frente del Gobierno. Con un pequeño matiz: esto es falso, lo del terrorismo de Estado, por desgracia, no, y varios cargos, incluidos el ministro de Interior y el secretario de Estado para la Seguridad, fueron condenados por ello. Barrionuevo, Vera y Sancristóbal, a diez años de cárcel; Francisco Álvarez, Miguel Planchuelo y José Amedo, a nueve años y seis meses; Ricardo García Damborenea a siete años. También fueron condenados cinco policías más. Claro que sacar esto no viene a cuento a la hora de hacer amigos, pero no debe servir de excusa para evitar sentarse a hablar. Los excesos verbales de los dirigentes pueden ser un inconveniente, pero nunca una imposibilidad. Los votantes trabajan todos los días y esperan soluciones y que dejen de hurtarles derechos y servicios que les pertenecen.
Para justificar la continuidad del Gobierno del PP había que criminalizar a través de los medios de comunicación al que todos creíamos que sería el socio de Gobierno del PSOE, la formación Unidos Podemos y sus confluencias, que ya gobernaban juntos en ayuntamientos y comunidades autónomas.
La constatación del ejercicio de manipulación en el que se ha convertido la información es una muestra más de la abolición progresiva de derechos fundamentales sin los que el sistema democrático carece de sentido (...)
Una vez aceptado el reto y conseguido el objetivo de formar parte del llamado arco parlamentario se procede a su exterminio por la vía de la criminalización. Convertidos en malhechores, en elementos antisistema prototerroristas, su aportación a la gobernanza del país queda automáticamente descartada en tanto constituyen el principal enemigo de la democracia y la libertad: "Son autoritarios". Por activa y por pasiva los diferentes portavoces de la "gestora" lo afirman de forma categórica: es imposible una alianza con ellos. Sólo queda la abstención.
La reciente protesta de un grupo de estudiantes en la Universidad Autónoma de Madrid que impidió dar una charla a Felipe González y a Juan Luis Cebrián, actos que se han producido en numerosas ocasiones a lo largo de estos años, se ha convertido en un número circense mediático que no debió ocupar más que un espacio razonable, proporcional a la trascendencia de los hechos. Sin embargo, ha copado durante varios días portadas, informativos televisivos y de radio, editoriales, debates y artículos de opinión, y todo ello con un solo fin: criminalizar a Podemos.
La opinión mediática ha sido unánime: los estudiantes que boicotearon la charla de Cebrián y González en la Universidad Autónoma de Madrid son "fascistas". Ya no son energúmenos, ni exaltados, ni radicales, como en las anteriores ocasiones, ahora son fascistas. A las portadas de la prensa de la derecha tradicional que van por libre se suma con una vehemencia inusitada su nueva incorporación, el diario El País, ya que su presidente era uno de los dos ponentes. Todos coinciden en mayor o menor grado en que detrás de las protestas está Podemos así que ya saben, dos cosas iguales a una tercera son iguales entre sí. Ya tenemos la consigna a seguir: Podemos representa al nuevo fascismo.
Antes, estas acciones llevadas a cabo por un grupo de jóvenes universitarios no tenían mayor recorrido. Ahora sí. Son de una trascendencia capital. A los carteles del acercamiento de presos se les llama pancartas pro-ETA. A las alusiones al terrorismo de Estado, difamaciones. A los tumultos, violentas agresiones de las que, por cierto, nadie salió herido.
El PSOE se ha encargado de inhibir los millones de votos que pedían el cambio (...)
Toca la hora de la pedagogía con la que los que se llaman socialistas deben explicar al personal las cosas de la "alta política", es decir, convencer a la gente de que no son recaudadores de votos de la derecha aunque el efecto sea el mismo.
Toca pedagogía y a los líderes de Podemos buscarse un abogado, como a los 300 sindicalistas pendientes de juicio para los que piden cárcel: Fernández Díaz, con la abstención del PSOE, sigue de ministro al frente de su policía política.
¡Y la gente votó mayoritariamente cambio!" 


lunes, 24 de octubre de 2016

A las nuevas generaciones


Michael Hudson:

"La mayoría de los bancos - con el Deutsche Bank en la cumbre del espectro aquí - han decidido que no pueden continuar haciendo préstamos dinerarios, así que van al segundo plan de negocio: prestan dinero a los capitalistas de casino. Es decir, a gente que quiere jugar con derivados.
Un derivado es una apuesta sobre si una acción o un bono o un activo inmobiliario va a subir o a bajar. Hay un ganador y un perdedor. Es como una apuesta hípica. Ocurre que el mayor banco que ha prestado para este juego - no para la producción real, no para la inversión, únicamente para especular- ha sido el Deutsche Bank. Los prestatarios tomaron prestado del Deutsche Bank para jugar.
¿Cuál es la mejor apuesta del mundo en este momento? Es apostar a que las acciones del Deutsche Bank van a bajar. Los vendedores al descubierto han tomado prestado de sus bancos para apostar a que las acciones del Deutsche Bank van a bajar. Ahora se retuercen las manos diciendo: "¡Oh! los especuladores nos están matando". Pero es el Deutsche Bank y los demás bancos quienes están proporcionando el dinero a los especuladores para apostar con crédito (...)
Ese es el precio que la zona euro piensa que vale la pena pagar. Es el precio que pensó que valía la pena que Grecia pagara. Para salvar a los bancos, toda la zona euro debería volverse como Grecia.
Hay que hacer que los gobiernos vendan la totalidad de sus propiedades públicas; vendan sus ferrocarriles, vendan su territorio público. En esencia hay que introducir el neo-feudalismo. Hay que retrasar el reloj de la historia miles de años atrás y reducir la población europea a la esclavitud de la deuda. Es una solución tan fácil como la que la Eurozona ha impuesto a Grecia. Y los líderes y los bancos urgen a los economistas responsables a que promuevan esta solución para la población en general.
BROWN: Hablemos de la otra pequeña parte de información dada a conocer por el FMI sobre la deuda. La deuda global ha llegado actualmente a cerca de ciento cincuenta y dos billones de dólares. Esto incluye la deuda pública, la deuda familiar, la deuda de las empresas no financieras. ¿Qué significa todo esto para la deuda del sistema financiero global y para la gente común, Michael?
HUDSON: Significa que la única manera en que la gente puede pagar la deuda es reduciendo drásticamente su nivel de vida. Esto significa que acepten convertir sus planes de pensiones de prestación definida (usted sabe lo que va a recibir) en "planes de aportación definida", en los que Ud. pone el dinero, pero no se sabe lo que tendrá al final.
Para salvar a los bancos de las pérdidas que acabarían con su valor neto hay que deshacerse de la Seguridad Social. Esto significa en esencia que hay que abolir el gobierno y dar su gestión al sistema bancario para que lo ejerza, con la idea de que el papel de los gobiernos es extraer ingresos de la economía para pagar a los tenedores de bonos y a los bancos.
Cuando se dice “pagar a los bancos” lo que realmente se quiere decir es pagar a los tenedores de acciones bancarias. Estos son, básicamente, el Uno por Ciento. Lo que se ve directamente en el informe del FMI, en este crecimiento de la deuda, es que el Uno por Ciento de la población posee unas tres cuartas partes de toda esta deuda. Esto significa que hay que elegir: o bien salvas la economía, o bien salvas al Uno por Ciento de la pérdida de un solo centavo.
Todos los gobiernos, desde la administración de Obama hasta Angela Merkel, la zona euro y el FMI se comprometieron a salvar a los bancos, no a la economía. Ningún precio es demasiado alto para intentar que el sistema financiero continúe funcionando algo más de tiempo. Pero finalmente no se puede salvarlo debido a que es una cuestión de matemáticas. Las deudas crecen y crecen. Y cuanto más crecen más se contrae la economía. Al reducir la economía, se reduce la capacidad de pagar las deudas, por lo que es una ilusión creer que el sistema puede ser salvado. La cuestión es ¿durante cuánto tiempo la gente va a estar dispuesta a vivir en esta ilusión? (...) 
Todavía estamos en el colapso que comenzó después de 2008. No hay un nuevo colapso, no ha habido una recuperación. Los salarios del noventa y nueve por ciento han disminuido de manera constante desde el año 2008. Han disminuido especialmente para el veinticinco por ciento inferior de la población. Esto significa que han bajado especialmente para los negros y los hispanos y demás trabajadores de cuello azul. Su valor neto de hecho ha pasado a ser negativo y no tienen suficiente dinero para salir adelante.
De hecho, una de las grandes empresas de consultoría acaba de hacer un estudio de la “generación del milenio”. Ernst and Young hizo un estudio y resultó que el setenta y ocho por ciento de estos jóvenes están preocupados por no tener suficientes oportunidades de encontrar un trabajo bien pagado para poder devolver los préstamos estudiantiles. Un setenta y cuatro por ciento no puede pagar los servicios sanitarios si enferman. Un setenta y nueve por ciento no tiene suficiente dinero para vivir cuando se retiren. Así que, tenemos ya a toda una generación, no sólo aquí sino también en Europa, que no consigue obtener empleos bien remunerados. La única manera de que puedan vivir tal como se les prometió es tener padres lo suficientemente ricos para procurarles un fondo fiduciario"



viernes, 21 de octubre de 2016

Apañados


Armando B. Ginés:

"El neoliberalismo no ha dicho todavía su última palabra en España. Bruselas exigirá al nuevo gobierno una sangría en recortes valorada en unos 10.000 millones de euros hasta 2017, la mitad a llevar a efecto en este mismo año.
No es extraño, por tanto, que los poderes fácticos hayan obligado al PSOE a decantarse por el PP, vetando las escasas voces que intentaron tímidamente una coalición de izquierdas con Podemos y otras fuerzas minoritarias. Las elites se juegan mucho a corto plazo.
De ahí que los medios de comunicación principales, cuyos dueños son los bancos, multinacionales y fondos de inversión financiera internacionales, hayan presionado con inusitada energía contra una posibilidad remota de un giro político contra sus intereses corporativos.
Hemos de recordar que el sistema bancario español fue rescatado por Zapatero y Rajoy con el regalo de 100.000 millones de euros tras la crisis desatada por ellos mismos (los mercados y sus actores estelares: el capital especulativo). De ese ingente montante no ha retornado a las arcas públicas hasta la fecha ni el 5 por ciento de las ayudas recibidas casi a fondo perdido y de manera harto discrecional.
Los datos oficiales de la OCDE referidos a los últimos años indican fehacientemente que España y Estados Unidos son los dos países occidentales punteros donde más ha aumentado la desigualdad social. En nuestro país el 1 por ciento del segmento más rico tiene tanto como el 70 por ciento de los situados en los escalafones de renta más bajos y el 30 por ciento está a un paso de la exclusión social. Las cifras hablan por sí solas.
De ello se deduce que el neoliberalismo necesita imperiosamente al PSOE para seguir adelante con sus políticas restrictivas de inversión pública, de moderación salarial y pérdida de derechos civiles y laborales y de incremento de la privatización general de bienes y servicios de índole comunitaria, tales como sanidad y educación.
Y, por supuesto, se precisa además su aval abstencionista (letanía genial de la mercadotecnia ideológica derechista) para que el sistema fiscal continúe favoreciendo el ahorro especulativo y la evasión de capitales de las empresas del IBEX 35 y de actores señeros miembros de las clases pudientes de España (...)
Hemos de recordar que la deuda pública española, aproximadamente de un billón de euros equivalente al PIB actual, no es tal: según expertos en la materia el 90 por ciento pertenece a los juegos florales especulativos realizados por los fondos de inversión, multinacionales y bancos durante la fiesta neoliberal mediante especulaciones virtuales medidas en milisegundos, vendiendo y comprando desaforadamente deudas y papeles ficticios mientras la economía productiva real se hundía lentamente.
Cuando las burbujas explotaron, las autoridades monetarias, la mayor parte exdirectivos y gestores procedentes de los gigantes causantes de la crisis, en connivencia con éstas, taparon sus agujeros con efectivos públicos a intereses ridículos o inexistentes, que los bancos regresaban como préstamos o créditos a intereses siderales a los gobiernos sedientos de financiación urgente para salvar la cara ante sus ciudadanos en precario. Por ello, la tan cacareada deuda pública es un mecanismo de poder de los intereses privados que endosan sus obligaciones a los países (esto es, alícuotamente a todos sin excepción) por arte de magia y de sofisticada ingeniería mercantil (...)
Lo que sí resulta factible vaticinar con escaso margen de error es que lo salarios permanecerán estancados y la etérea recuperación económica se trasladará al empleo con contratos de exigua duración, días, semanas, algunos meses. El reparto de los puestos de trabajo reducirá las estadísticas de paro y empobrecerá aún más a la gente que sobrevive por cuenta ajena, es decir, habrá la misma oferta o menor e idéntica masa salarial en su conjunto (con productividades más intensas cercanas a la explotación), troceándose las labores en multitud de contratos de baja calidad con permutas entre los demandantes de empleo.
Dado que el Estado tendrá menos recursos para destinar a gasto social deberá externalizar servicios a la iniciativa privada, a la que deberá pagar con nuevos créditos solicitados a los mercados financieros. De igual manera, con sueldos exiguos y a la baja, muchas personas se verán obligadas a pedir pequeños préstamos para consumos ineludibles y gastos imprevistos de emergencia vital.
La rueda neoliberal funciona a base de crear deuda y más deuda hasta límites al borde de la quiebra. De momento, no se avizora un cambio de rumbo ni una alternativa seria y pujante para acabar con su ideología y sus prácticas funestas para la inmensa mayoría del mundo. Recordemos un dato más que palmario: 4.300 millones de seres humanos subsisten con menos de dos dólares al día. Nada más ni nada menos que el 60 por ciento de la población del planeta.
Eso sí, el neoliberalismo es muy eficiente en inundar los comercios de instrumentos banales o superfluos. Dicen que hay en el mundo unos 5.000 millones de teléfonos móviles, cantidad astronómica que contrasta con que 4.500 millones de personas jamás han realizado o recibido una llamada telefónica en su vida.
Entre paradojas irresolubles y contradicciones tácticas, el PSOE facilitará que su contraparte mediática, el PP de la corrupción y el inefable Rajoy, junto a la rebeldía juvenil de pacotilla y el populismo de saldo de Ciudadanos y Albert Rivera, sostendrá al neoliberalismo que tantos estragos ha provocado en el mundo y en España más concretamente en las décadas recientes.
Las razones para abstenerse a favor de Rajoy vienen dictadas desde esferas opacas y antidemocráticas, los mercados fantasmales, los amos reales del poder. Todo el relato que se está urdiendo para apoyar al PP no son más que mentiras para confundir al electorado y hacer asumir a la opinión pública una traición más de las castas áureas del PSOE a su “querida España”, al tiempo que hacen tragar nuevos sapos envenenados a sus militantes más consecuentes con la historia del partido centenario.


jueves, 20 de octubre de 2016

El País de las manipulaciones

 Vicenç Navarro (por cierto, asesor del gobierno sueco socialdemócrata en los 80, del gobierno Clinton en EEUU, Allende en Chile, etc):

"El columnista Xavier Vidal-Folch, que escribe frecuentemente sobre temas económicos, firmó un artículo (“Última oportunidad”, El País, 26.09.16) a favor del Tratado de Libre Comercio entre EEUU y la UE en el que definió a los que se oponían a dicho tratado como “antiamericanos” (con lo cual quería decir antiestadounidenses, pues la mayoría de americanos viven en el sur y centro de las Américas, no en el norte), acompañando predeciblemente esta definición con toda una serie de insultos y sarcasmos que, por desgracia, son costumbre en este columnista (al cual, por cierto, solía leer en tiempos pasados, pero lo hago con menos frecuencia desde que su estilo y narrativa han cambiado bajo la nueva dirección del diario). Según tal definición de “antiamericanismo”, nos encontramos con que la mayoría del pueblo estadounidense, así como la mayoría de sindicatos de EEUU, además de los dos candidatos a la presidencia de EEUU, el Sr. Trump, candidato del Partido Republicano, y la Sra. Hillary Clinton, candidata del Partido Demócrata, son, todos ellos, “antiamericanos”, pues todos ellos están en contra de tal tratado (la Sra. Clinton pasó de apoyarlo cuando fue Secretaria de Estado -equivalente a Ministro de Asuntos Exteriores- del gobierno Obama, a distanciarse ahora durante la campaña electoral).
En realidad, el desconocimiento de EEUU de tal columnista es sorprendente. En otro artículo reciente, “Nostalgia de Obama” (17.10.16), en alabanza del Presidente de EEUU indicaba que uno de sus méritos había sido poner fin “al militarismo imperial de Cuba” (cita directa del artículo), afirmación que se espera de los Eduardo Inda de este país, pero que considero lamentable leer en las páginas de El País. Cualquier observador, mínimamente objetivo, de la política exterior de Cuba, puede ver que su ayuda exterior no es en materia militar, sino en causas humanitarias (ayuda en las regiones del ébola en África, en el huracán en Haití, y en muchos otros lugares del mundo), ayuda que ha sido ejemplar, como es ampliamente reconocido, incluso por el propio Presidente Obama (cuyo Estado federal, por cierto, tiene bases militares por todo el mundo) y por el Secretario de Estado de EEUU, el Sr. Kerry. La cantidad y calidad de tal ayuda, con el compromiso ejemplar de los profesionales sanitarios que participan en ello, ha sido alabada extensamente, incluso por voces conservadoras capaces de ser objetivas (...)
Pero, por si el editorial citado anteriormente no fuera poco, el responsable de Opinión de El País, el Sr. José Ignacio Torreblanca (responsable de la exclusión de voces críticas en tal sección), escribió hace unos días un artículo en el que, de nuevo, insulta a aquellos que responsabilizan a los barones del PSOE, incluido Felipe González, de oponerse a la alianza PSOE-Podemos prefiriendo, en su lugar, la continuación del gobierno Rajoy. Torreblanca indica, como dicen los barones, que no hay alternativa posible a Rajoy, pues las izquierdas no suman ahora, ni sumaron en 2015, los escaños suficientes para permitir una alternativa de izquierdas. Concluye, pues, como también concluye el editorial de El País del mismo día, que Sánchez está llevando “al PSOE al abismo por la quimera de querer pactar con un Podemos que no quiere pactar con él (el subrayado es mío) (ver el artículo “Quimeras“, El País, 29.09.16).
Este personaje está mintiendo (y él lo sabe), pues es a todas luces visible y público que Podemos, tanto en 2015 como en 2016, expresó su deseo de pactar con el PSOE. Fueron los barones del PSOE y el propio El País los que no quisieron, y solo permitieron que se abriera esta posibilidad una vez el PSOE pactara primero con Ciudadanos, estableciendo una dinámica que sabían a priori que sería muy difícil para Podemos poder aceptar (...)
 El País, como la mayoría de medios de información y persuasión españoles, tiene una obsesión enfermiza contra el Secretario General de Podemos, el Sr. Pablo Iglesias, que alcanza dimensiones delirantes en editoriales como el titulado “Iglesias desatado” (18.10.16), en el que se presenta la supuesta batalla entre Errejón (sobre quien El País había mentido indicando que deseaba desbancar a Iglesias como Secretario General) y Pablo Iglesias como si la hubiera ganado este último, habiendo abandonando de forma oportunista la socialdemocracia para convertirse al allendismo. Tengo que admitir que tuve que leer este editorial dos veces, pues me era difícil aceptar que el que escribió tal editorial pudiera ser tan ignorante, pues, por lo visto, desconocía que el gobierno de Unidad Popular (presidido por Allende), al cual tuve el enorme privilegio de asesorar, era socialdemócrata, intentando desarrollar el socialismo a través de la vía democrática, proyecto que el aparato del PSOE (pero no su militancia) habían y continúan abandonando.
Última observación: ¿hasta cuándo este silencio ensordecedor?
Para los que habíamos colaborado hace ya tiempo con El País y teníamos esperanzas de que podría ser un rotativo que rompiera con el enorme conservadurismo de los medios en España, nos entristece que se haya convertido en uno de sus mayores puntales, presentando, editorial tras editorial, y encuesta tras encuesta, el anti-izquierdismo que tipifica a la gran mayoría de los medios, convirtiendo España en una dictadura mediática. Y mientras, nos debemos preguntar ¿Hasta cuándo las voces auténticamente democráticas dentro del rotativo permanecerán calladas?"

martes, 18 de octubre de 2016

De la conformidad

 El filósofo Armando B. Ginés:

"Lo normal es la mayoría, la tendencia a adaptarse al medio a ultranza. Fuera de la normalidad las inclemencias son muchas: hay que sostener ideas propias, nadar contracorriente, dialogar y proponer, escuchar y dar marcha atrás, tomar el conflicto y la contradicción como motor de la Historia. Salirse de la normalidad, además, puede ser oneroso, sus penas pueden ir desde el ostracismo al paro y desde la mala fama a la indiferencia. Un sexto sentido imbricado con el instinto de conservación nos dice que en la normalidad, aunque todo lo que acontezca sea repetitivo, aburrido e insustancial, la supervivencia viene asegurada de serie. Entrar en el régimen de lo normal nos trasforma en cómplices de un barco que solo busca atracar en puertos al abrigo de la tradición y las costumbres seculares. Dentro de la normalidad reina el sentido común de ser siempre fieles a sí mismos. Nada por aquí, nada por allá, tiempo de bonanza perpetua y quietud absoluta (...)
 Los que se quedan en la cuneta, en el limbo o en la orilla de la escapada del hambre son culpables únicos de su funesto destino. La vida es una dualidad radical e inevitable que conduce al éxito o al fracaso. Los que están arriba han competido adecuadamente y son los mejores. En el mundo, pues, la pobreza, la desigualdad y el infortunio son producto de luchas naturales: el pez gordo se come al chico; viven los más aptos; mueren los peores. A priori, su moral es extrema; a posteriori, todo es una falacia idealista interesada para justificar los desmanes sociales de las estructuras capitalistas: cuando un rico pierde en la batalla comercial o financiera, todos debemos ayudarle desde el erario público en aras de la concordia social. A pesar de lo expuesto, ha calado muy hondo en la conciencia colectiva que la caridad bien entendida empieza por uno mismo. Que todos luchamos contra todos. Que la cooperación es un grito desgarrado de los débiles para exprimir la inteligencia y los recursos de los más aptos. Estamos ante una fórmula ideológica que se ha transformado en idea profunda en el inconsciente colectivo. De ahí hay un salto ínfimo para tañer como un automatismo visceral la campana del racismo contra los inmigrantes y la segregación a divinis de los perdedores de cualquier escaramuza vital (...)
Un resumen gráfico de este rubro podría explicarse con la manida frase de que una imagen vale más que mil palabras. Todo por la praxis sería otra manera de expresar lo mismo. La tecnología ha desbancado al pensamiento. Lo que no deviene en utilidades inmediatas tangibles, no debe tener cabida en la educación de nuestros días. Saber pensar hace daño a las esferas privilegiadas. Es mejor dividir el conocimiento en dualidades enfrentadas: la sacrosanta ciencia y los desvaríos de la filosofía y las humanidades. No sería raro que a largo plazo la complejidad y los matices del lenguaje humano se resolvieran mediante ecuaciones binarias de ceros y unos, balbuceos científicos que omitieran las emociones, el razonamiento, el misterio de la vida y el universo y el placer de sentir el contacto con la propia carne y la el cuerpo de los otros. Resulta curioso observar como los adalides de la técnica como cenit de la obra humana son incapaces de conocer los entresijos de cualquier aparato a su disposición. Con hacer clic les basta y sobra. Tampoco quieren saber las motivaciones que puede haber detrás de un ingenio fabuloso de porte futurista. Esa ciencia tan hermosa ha sido capaz de tocar la Luna, inventar la penicilina y también de idear la bomba atómica. Sin historia, ni ética, ni moral, ni política, ni filosofía seremos meros autómatas de un poder omnímodo e incontrolable. Saber pensar nunca debe estar reñido con el saber hacer. Han de ir de la mano para prevenir disparates por el monocultivo de una sola faceta del conocimiento humano"



Nobel contra el euro

El economista J Francisco Martín Seco:

"Gracias a la tecnología, el pasado 6 de octubre pude seguir por Internet la presentación en Barcelona del reciente libro de Joseph Stiglitz sobre el euro. El acto se celebró en la Escola Europea d’Humanitats de la Caixa y consistió en un coloquio entre el autor y el ex consejero de Economía y Finanzas del tripartito y militante del PSC, Antoni Castells.
Cualquiera que haya seguido mis artículos y libros comprenderá la satisfacción que sentí al escuchar a un premio Nobel de Economía mantener punto por punto todas las tesis que sobre la Unión Europea, y más concretamente sobre la Unión Monetaria, he venido defendiendo desde hace lo menos 25 años (véase mi libro “Contra el euro”). Es más, mi entusiasmo fue en aumento al comprobar también que un miembro sobresaliente del PSOE, aunque sea del PSC, mostraba su total conformidad con los planteamientos de Stiglitz, lo cual hubiese sido impensable hace años. Sostener tales aseveraciones comportaba el ostracismo y el ser situado extramuros del sistema. Hay que suponer que Castells no siempre ha pensado de la misma manera, de lo contrario, difícilmente hubiera ocupado determinados puestos, entre otros, miembro del Tribunal de Cuentas Europeo. Sin embargo, más vale tarde que nunca, y hay que ponderar su evolución, sobre todo cuando la mayoría de los políticos y economistas de nuestro país continúan defendiendo aún Maastricht y el euro.
Son ya bastantes los que, al comprobar los nefastos resultados, cuestionan las políticas aplicadas estos años en la Eurozona, pero muy pocos se atreven a llegar al fondo de la cuestión pues, tal como dejó claro el otro día Stiglitz, el problema es más hondo. No hay ninguna duda de que la política de la austeridad ha originado los efectos contrarios a los pretendidos (lo dice ya hasta el FMI) y de que el BCE, principalmente en la época de Trichet, fue a contracorriente de los demás bancos centrales subiendo los tipos de interés cuando ya estaba encima la recesión; incluso, en la etapa de Draghi se actuó con mucho retraso. Pero el análisis debe ir mucho más allá, porque el defecto no se encuentra solo en las políticas aplicadas, sino en el propio diseño de la Unión, afecta a su propia esencia.
De ahí que los planteamientos de Stiglitz, tanto en el acto de Barcelona como en su nuevo libro, sean radicales. No constituyen una enmienda parcial, sino a la totalidad; no es un envite, es un órdago; la flecha se dirige al corazón, muestra la incongruencia del proyecto europeo"



jueves, 13 de octubre de 2016

A los despistados votantes del PSOE

No en vano hasta el CIS certificó que los votantes de Unidos-Podemos no solo eran los menos viejunos, sino los más formados cultural y políticamente

Vicenç Navarro:
 
"El PSOE estaba dividido desde el principio del proceso electoral entre la vieja guardia, que controlaba el aparato y que deseaba continuar con el bipartidismo, por un lado, y la militancia, que deseaba una coalición de izquierdas, por el otro. Y en medio estaba Pedro Sánchez, que habiendo sido elegido por la militancia estaba muy limitado por el aparato, que confabulaba contra él. Fue precisamente por tal influencia que Pedro Sánchez nunca respondió a la propuesta de Podemos en 2015, y de Unidos Podemos en 2016, de hacer un pacto que estableciera una coalición y buscara más apoyos a partir de esta coalición. La vieja guardia nunca aceptó esta posibilidad, que hubiera permitido sacar a Rajoy y a su partido del gobierno y establecer un nuevo gobierno liderado por las izquierdas. Ahora bien, Pedro Sánchez, en lugar de ser sensible, tras las elecciones del 2015, a esta propuesta, se alió primero con Ciudadanos a través de un pacto, para luego invitar a Podemos en una situación subalterna.
En el 2016 Pedro Sánchez nunca ha respondido a las peticiones de Unidos Podemos para explorar la posibilidad de establecer un gobierno alternativo, que siempre ha existido, pero siempre se ha ignorado cuando no ocultado (con la gran colaboración de los medios, liderados por El País, cuyo grado de manipulación ha alcanzado los niveles de La Razón). Pero el aparato del PSOE (dirigido por los barones) se ha opuesto por todos los medios a ello, pues siempre prefirió la continuación del bipartidismo, que pasa por el apoyo al PP en la investidura, a abrir una posibilidad de gobierno en la que esté Podemos. Y han depuesto a Sánchez, que había visto, por fin, que la única opción era crear una alternativa basada en una coalición con Podemos. Puesto que Ciudadanos siempre prefirió una alianza con Rajoy, no le quedaba otro remedio que explorar la alternativa que había sugerido Unidos Podemos de conseguir alianzas con los partidos nacionalistas (...)

Las mismas fuerzas financieras, económicas, políticas y mediáticas que han estado promocionando el neoliberalismo han estado imponiendo la visión uninacional de España. Y ello ha incluido al aparato del PSOE, siendo ello también causa de su gran deterioro en las naciones históricas que existen en España -Catalunya, País Vasco y Galicia-, donde el PSOE ha pasado a ser un partido minoritario casi residual. En estas naciones han aparecido fuerzas de izquierdas que han recuperado la visión republicana de España, que había caracterizado no solo a las izquierdas catalanas, vascas y gallegas, sino también a las españolas.
Un hecho ocultado, cuando no silenciado por el aparato del PSOE, ha sido su apoyo a la autodeterminación de los distintos pueblos y naciones en España durante la resistencia antifascista. La falta de sensibilidad de los dos partidos mayoritarios en España hacia la plurinacionalidad de España ha sido la causa del surgimiento de partidos de izquierdas con vocación transformadora, claramente antineoliberales, con otra visión de España, plurinacional, justa, democrática y solidaria, que han canalizado el voto de descontento de la población, y muy específicamente de los jóvenes y la clase trabajadora. La articulación de estos movimientos y partidos ha ido sustituyendo a las fuerzas nacionalistas periféricas conservadoras (que habían jugado un papel clave en la reproducción del bipartidismo a nivel del Estado), de orientación cristianodemócrata y liberal, conjugando el rechazo al neoliberalismo con el rechazo a la visión uninacional de España.
Este fenómeno coincidió con la aparición de un movimiento político-social iniciado en el movimiento 15-M, que se convirtió en un partido nuevo, Podemos, que hizo suya también esta visión plurinacional de España, habiéndose convertido en un periodo de tiempo muy breve (menos de dos años) en una de las fuerzas políticas de mayor peso y presencia en Las Cortes. Se alió con la renovada IU, estableciéndose la coalición Unidos Podemos, que significa una amenaza para los defensores del statu quo (...)

La defensa a ultranza del statu quo hizo que la vieja guardia del PSOE (Felipe González, José Bono, Alfredo Pérez Rubalcaba, Susana Díaz, y otros) se opusiera a que el PSOE se aliara con Podemos y con los que definieron como independentistas. Y han depurado, en un ejercicio golpista, al candidato Sánchez, que había sido elegido por la militancia y que había llamado a un referéndum entre los militantes para encontrar apoyo a su propuesta de negación a la investidura de Rajoy y recuperación de alternativas que pasaban, en primer lugar, por una alianza con Podemos. Esto fue lo que motivó el golpe del aparato frente a la militancia, que claramente favorecía a tal alternativa.
Expulsado el secretario general, Pedro Sánchez, se ha nombrado presidente de la gestora al presidente de Asturias, el Sr. Javier Fernández, próximo a Alfredo Pérez Rubalcaba y a Susana Díaz, y que había hecho de su postura “no a Podemos y no a los secesionistas” su mayor leitmotiv. La aceptación de Pedro Sánchez de la exigencia de Susana Díaz de que se votara a mano alzada (sin voto secreto) fue el síntoma de que el aparato había ganado, pues la mayoría de miembros del Comité Federal son funcionarios que ocupan cargos que dependen de los barones. Fue el triunfo del aparato frente a la militancia. Leyendo El País y sus editoriales, y escuchando a García Ferreras (próximo a Zapatero) en La Sexta cubriendo la jornada, puede verse el contubernio político-mediático movilizado para destruir a Pedro Sánchez. Una vez más, la defensa de la “unidad de España” ha servido para salvaguardar los intereses financieros, económicos y mediáticos del establishment español, dejando la vía abierta para (tras cesiones simbólicas) permitir la investidura del corrupto Rajoy y su corrupto partido (...)

Lo ocurrido el sábado es enormemente negativo para las izquierdas en España y para el bienestar de las clases populares, ya que facilitará la permanencia en el poder del partido más reaccionario que existe en España, expandiendo todavía más su plan económico y financiero neoliberal, y su ultraderechismo reaccionario. Se esperan al menos cuatro años más de un Estado represivo e insensible a las necesidades populares, Estado que continuará dominado por el bipartidismo, con el apoyo de Ciudadanos y las derechas nacionalistas. Ha sido, una vez más, la victoria de los de siempre. Frente a esta situación se necesita una amplia coalición y movilización de todas las fuerzas progresistas que confronte las políticas del gobierno Rajoy y sus aliados, tanto a través de la agitación social (más necesaria que nunca) como a través de la lucha parlamentaria, ayudando a la vez a las bases del PSOE a rebelarse frente a unos barones y un aparato que han continuado imponiendo una visión uninacional del Estado español, a la vez que han perpetuado un gobierno que está dañando a las clases populares de todos los pueblos y naciones de España. Así de claro"



martes, 11 de octubre de 2016

Fiesta

 Presidida por el rey que hace días mentía cínicamente en la ONU sobre la generosidad española respecto a los refugiados sirios, una vergüenza nacional:

"Una de las derrotas más grandes jamás conocida del ejército español se produjo en la Batalla de Annual en el Rif. Duelo que se saldó con más de 8.000 soldados españoles muertos y otros tantos miles de heridos. Luego vengarían la derrota el general Sanjurjo y el comandante Franco en una criminal ofensiva en la que utilizaron gas mostaza y armas químicas como fosgeno, difosgeno, cloropicrina. Su intención no era otra que exterminar a los rebeldes indígenas y cabileños y anular cualquier resistencia que pusiera en peligro la soberanía española. Un demencial genocidio que nos recuerda a los cometidos en América por Pizarro, Cortés, Jiménez de Quesada, Orellana, Lope de Aguirre, Nuño de Guzmán, Pedro de Alvarado, Diego de Almagro, Pedro de Valdivia…
De esta forma tan clara y categórica se demuestra como ya sean indígenas americanos o negros ecuatoguineanos (Bantú y Fang), Saharauis, Cabileños, rifeños, o tribus de las Filipinas como los Bontoc, Ibaloi, Ifugao, Isneg, Kalinga, Kankanaey, Tinguian, Palawanes, indígenas de Guam, las Marianas o las Carolinas todos han sufrido las consecuencias de ese “genocidio universal” del imperio español. Los castellanos se acostumbraron de vivir del botín, de robar a otros pueblos y amasar fortuna patrocinando la corrupción y el pillaje.
Tras la victoria en la guerra civil el caudillo Francisco Franco tenía planeado reconstruir el imperio español en el norte de África. De ahí que una de las principales exigencias para unirse a las fuerzas del eje -en su célebre encuentro en Hendaya el 23 de octubre de 1940 con Hitler- era que a cambió le cediera el Roussillon francés, la región de Orán en Argelia, Gibraltar y el Marruecos francés para de esta manera unirlo con el Sahara Occidental y así continuar la escalada expansionista hasta Senegal y Gambia (...)
Hacer fiesta de un holocausto sólo puede caber en la mente enfermiza de un psicópata o un asesino en serie. ¿Acaso la destrucción, la muerte, el expolio, la imposición, la violación y la tortura de millones de aborígenes, de pueblos y naciones, de culturas y civilizaciones es un motivo de júbilo? Los nostálgicos y soñadores de la gesta del descubrimiento, conquista y colonización olvidan el patíbulo, la picota, el hacha, el garrote vil, la daga, la hoguera, los perros rabiosos, la horca y todas las artes de la tortura inquisitorial. El reino de España sin ningún escrúpulo bebe, brinda y danza sobre los millones de cadáveres de su glorioso genocidio universal"


jueves, 6 de octubre de 2016

Eurobobismo

 Entrevista a Ramón Franquesa (Plataforma por la salida del euro):

"Respecto a los bancos, cuanto mayor es su dimensión más responsabilidad tienen. Y no quiero decir que los bancos españoles sean totalmente inocentes. Pero la que dirigió las inversiones especulativas desde Alemania hacia nuestro país, fue precisamente la banca alemana privada. Por tanto ellos son los grandes responsables de nuestra crisis inmobiliaria, los que introdujeron un capital especulativo que provocó el alza de precios de los productos inmobiliarios. Y ello, en un contexto en que los salarios en España tendían a la baja. Llegaban capitales de todo el mundo, pero sobre todo alemanes y en menor medida de Francia. Se pensaba que los pisos eran una inversión segura, y que nunca bajarían los precios.
-¿Tiene el gigante alemán los pies frágiles?
Que tiene los pies de barro es evidente, pero es un gigante, porque el Deutsche Bank ha acabado utilizando al Banco Central Europeo para su propósito. Tenemos un BCE que, primero, ha provocado una brutal recesión con el argumento de que no podía haber déficits presupuestarios; tampoco podía cubrir con emisión monetaria la deuda de los países más duramente golpeados por la crisis. Pero después, cuando las cuentas de los grandes bancos se mostraron hinchadas, falsificadas, llenas de agujeros y deudas, el BCE no tuvo ningún problema en emitir miles de millones de euros para rescatarlos. Ocurrió con el Deutsche Bank, Dexia y otros, también los españoles, lo que sucede es que las inversiones están cruzadas entre ellos. Se trata de bancos que apostaron su dinero en inversiones que no podían devolverse, y tampoco las podían cubrir con las exigencias de solidez que impone el mismo sistema bancario (...)
-El brexit ha sacudido con fuerza el consenso europeo durante los últimos meses. La libra esterlina ha llegado a caer hasta los niveles más bajos en tres décadas y la primera ministra británica, Theresa May, anuncia que en menos de seis meses comenzará el proceso de desvinculación de la UE. ¿Qué es lo más relevante del brexit?
Lo más destacado es el “no” de la población y demostrar –como lo están haciendo- que hay vida fuera de la Unión Europea. Todo el argumento de que Inglaterra se iba a derrumbar aparece como una falacia. Era la construcción (falsa) de la amenaza por abandonar un barco que, en el fondo, se está hundiendo. En el proceso de brexit irrumpen diferentes fuerzas: conservadoras, nacionalistas que sueñan con un pasado colonial…y aparece también la izquierda. Los sindicatos, en especial los industriales y mineros, se dan cuenta de que dentro de la Unión se hallan comercialmente desprotegidos, y se les quitan las competencias de la gestión monetaria sin que se establezca una unidad fiscal ni de derechos sociales. Esta situación provoca el derrumbe del estado social en Inglaterra (...) El brexit también supone una amenaza a la línea de flotación del TTIP (...)
-El periodista, cofundador de ATTAC y colaborador de Le Monde diplomatique Bernard Cassen, plantea un rechazo libre comercio, que contrapone a los derechos humanos y a la conservación del planeta. ¿Estás de acuerdo? ¿Qué opinas de la “desmundialización” como principio?
El comercio es un factor que en principio me parece positivo, siempre que esté a favor del desarrollo de la economía y de las sociedades. Lo que en cambio es un producto envenenado, tóxico, es el comercio sin ninguna regulación. Que se pueda comerciar libremente entre dos países que se ajustan a un mismo marco legal y de derechos es positivo, porque cada uno se especializa en aquello que puede producir mejor. Sin embargo, el libre comercio entre un país que permite el trabajo infantil y otro que no, es provocar que al final trabajen los niños en el país que en principio no lo permite (...)
-¿Qué relevancia atribuyes entonces a las iniciativas que plantea Unidos-Podemos como el trabajo garantizado, la renta mínima para el rescate ciudadano o los programas “keynesianos” de gasto?
Son medidas correctas, el problema es cómo van a financiarse cuando estás atado de manos a un banco central que controla la emisión monetaria, y que no te va a permitir emisiones dirigidas al rescate de las personas o la creación de puestos de trabajo; además va a inundarte con una moneda que va a servir para rescatar a los bancos. ¿Qué estamos viendo con los miles de millones de euros que el BCE ha inyectado en el Deutsche Bank y los bancos privados europeos? No han servido para estimular la actividad económica ni siquiera para sacarlos de la recesión, porque los bancos se han dedicado con ese dinero a especular de nuevo: contra los estados, la deuda pública y con los nuevos productos financieros artificiales; además, para mantenerse en un círculo de beneficios ficticios. En definitiva el banco central ha decidido rescatarlos, en lugar de que las entidades tuvieran que responder con sus activos y sus propios recursos al desastre donde se metieron (...)
-“Para demasiados intelectuales de izquierda es una grosería cuestionar la actual Unión Europea”, afirmaste hace unos meses…
El problema actual entre los intelectuales de izquierda, de derecha y en general, es un excesivo sometimiento a la idea de Europa como noción de “progreso”. Esto se ha convertido en una idea falsa. Pudo ser cierta en los años 80, porque veníamos de una dictadura y nos acercábamos a un modelo de Europa que era muy distinto del actual. Pero hoy, la UE es el instrumento para la destrucción del estado del bienestar y, por tanto, hemos de romper con ese “eurobobismo” que asocia ser europeo con mostrarse de acuerdo con la Unión Europea (...) Pensar en estos momentos que el sistema monetario es reformable y que se trata de buscar una mayoría distinta en el Parlamento, implica situarnos en un camino sin salida. Primero, porque las contradicciones van a estallar mucho antes de que se produzcan esas mayorías suficientes en una Europa con cada vez más diferencias entre sus territorios. Además, si se produce la ruptura se planteará un euro de dos tiempos o velocidades, para que el sistema bancario se asegure de que la deuda continúe siendo válida y la seguimos pagando. Romper con el euro implica, por tanto, contar con un instrumento para cuestionar la deuda ilegítima"





martes, 4 de octubre de 2016

Said y el BDS

 Para Sabina, Serrat y demás artistas que viajan a Israel a dar conciertos:

 Nada Elia, sobre Edward Said (grande su clásico "Orientalismo"):

"El reciente intercambio entre el antisionista antropólogo australiano libanés Ghassan Hage y Nir Avieli, presidente de la Asociación Antropológica de Israel, es un claro ejemplo del apego de los sionistas liberales a la idea de "diálogo", aún en condiciones cada vez peores para los palestinos, y en el que se cita a Said como el principal ejemplo de un intelectual palestino que habría accedido a dicho diálogo. Cuando Hage declinó la invitación a pronunciar el discurso de apertura en la reunión anual de la Asociación de Antropología Israelí, Nir Avieli, que le había invitado, contestó: “colegas que he consultado en Israel y en el extranjero me dijeron que invitar a un antropólogo palestino y/o de Medio Oriente para el discurso de apertura de la reunión anual de la Asociación de Antropología Israelí (IAA) sería inútil si no tonto: ningún intelectual palestino o árabe que se respete a sí mismo aceptaría tal invitación”, dijeron. Y agregaron “Sí, Edward Said vino”.

"Pero ese era Said y la visita tuvo lugar en un momento muy diferente", señaló correctamente Avieli. De hecho Said aceptó hablar una vez a la Asociación Antropológica Israelí en 1999. Repetir, una vez más, que ocurrió antes de la convocatoria del BDS [campaña de boicot antiapartheid contra Israel]

El rechazo absoluto de Said de dar concesiones a la potencia gobernante, que le hizo renunciar a su cargo en la OLP después de los Acuerdos de Oslo, no es diferente de la reescritura revisionista de Martin Luther King Jr., cuya postura desafiante había sido “saneada” y cuyos mayores conocimientos sobre el militarismo y el racismo han sido barridos debajo de la alfombra mientras que se les dice a los activistas del actual BlackLivesMatter que Martin Luther king Jr. no habría "perturbado" el tráfico comercial, aún cuando existe una amplia y fácilmente disponible documentación del hecho de que hizo exactamente eso, una y otra vez, con marchas importantes, protestas y boicots.

Es probable que los activistas del BDS de hoy no se ven ni se escuchan como Said, al igual que los activistas del BLM de hoy no se ven ni suenan como Martin Luther King Jr., pero en última instancia Said, hijo "cosmopolita" de la Jerusalén palestina, es nuestro héroe, nuestra inspiración, nuestro modelo a seguir como palestino desafiante tal como lo es la kufiya blanca y negra que se ponía ocasionalmente en sus últimos años. Cuando señalamos la verdad al poder, cuando rechazamos el racismo, cuando rompemos la narrativa sionista a través de nuestras acciones "disruptivas", cuando pedimos a los artistas que no se presenten ante el apartheid de Israel, nosotros, no los sionistas liberales, somos los que continuamos su legado. Somos los que llevamos hacia adelante la antorcha, de la misma manera que no vamos a permitir que su valor, su claridad, su integridad, sean desvalorizadas y desvanecidas en la historia pasada.

No pretendo hablar en nombre de Said, sus propias palabras deberían ser suficientes. Y a medida que leemos las palabras de Said no podemos dejar de reconocer que en el análisis final, y una década antes de la publicación de la convocatoria de BDS, Said había defendido inequívocamente sanciones contra Israel, denunciando su excepcionalidad y comparándolo con la Sudáfrica del apartheid:

"La pregunta que debe hacerse", escribió en The Politics of Dispossession, "es, ¿Cuánto tiempo puede ser utilizada la historia del antisemitismo y el Holocausto como una cerca para eximir a Israel de los argumentos y las sanciones contra él por su comportamiento hacia los palestinos, argumentos y sanciones que se utilizaron contra otros gobiernos represivos, como Sudáfrica? ¿Cuánto tiempo vamos a negar que los gritos de los pobladores de Gaza... se conectan directamente con las políticas del gobierno de Israel y no con los gritos de las víctimas del nazismo?"

De todos los "demás gobiernos represores” que Said pudo haber nombrado, nombró a uno como ejemplo: la era del apartheid de Sudáfrica. The Politics of Dispossession salió en 1994, el año en que el apartheid año fue oficialmente abolido en Sudáfrica y Said inmediatamente viajó allí para ver cómo se había librado y ganado la lucha. Said pidió que Israel sea objeto de "discusiones y sanciones... tales como las sanciones que se utilizaron contra Sudáfrica".

¿Alguien realmente podría interpretar que hoy “el arte puede elevarse por encima de la política", en lugar del Boicot, Desinversión y Sanciones"?