sábado, 31 de enero de 2015

Marcha por el cambio y cambio por la marcha.


El genial Varoufakis sabe jugar a la estrategia MAD (destrucción mutua asegurada) como buen Minotauro en el laberinto europeo. El fundamento desde el que Grecia puede negociar como un igual en dignidad.
Y sabe que está Rusia.
Su cuestionamiento de la legitimidad democrática de la Troika, antológico.
Me sigue pareciendo que entregarle a la derecha el Ministerio de Defensa explicita esa línea roja que concierne tanto a la oligarquía griega como a la OTAN, que no proyecta hoy por hoy traspasar.
Pero sabe que ahí está Rusia.



La Marcha del Cambio pone muy nerviosa a la derecha madrileña. Cifuentes apuesta ahora por la seguridad de guante blanco y el entendimiento con los manifestantes, en tiempos preelectorales.
Doña Aguirre apostaba por ilegalizarla. O en su defecto aplicar la habitual siembra de palos para poder seguir tildando a los manifestantes de filoterroristas.
Pero ¿a quién beneficiarían esta vez las tácticas parapoliciales reventadoras y represivas tan usadas hasta hoy? Ni a Cifuentes ni a Podemos. Y parece que hay sol en Sol.
Que transcurra pacífica y festivamente añadirá prestigio organizador a sus organizadores.
Lo suficientemente astutos para organizarse en la perspectiva de visibilizar cualquier intento de reventarles el acto colectivo.

Que quizás también pueda servir para que Podemos cambie en favor de posibles convergencias. 
Lo ha hecho con Ganemos en lo municipal en Madrid, plaza esencial. Magnífico. 
Pero también hacia IU en las autonómicas. 
Madrid, donde IU se quiebra por momentos, caso aparte.

 




miércoles, 28 de enero de 2015

Addenda

¿Con quién piensa pactar Susana Díaz para formar ese gobierno tan estable en Andalucía, si IU y Podemos parecen descartados de antemano, antes de lanzar el asalto a la secretaría nacional del PSOE?
En ambos casos, andaluz y nacional, suena irremediablemente a PP. Por eso dicen que la oligarquía la prefiere y promociona.
Creo que esa opción en Andalucía reforzaría electoralmente las tesis de Podemos sobre el régimen bipartidista, de cara a las generales.
Y la estratagema debe confiar en que muchos votantes andaluces no echen estas cuentas y acaben decantándose de antemano para contrarrestarla.

A Podemos se le plantea su primera gran disyuntiva. Sus votos unidos a los de IU podrían llegar a empatar con PSOE. Creo que eso lo agradecerían muchos andaluces, y les haría crecer a lo largo de este par de meses a costa del PSOE. Tienen a su favor la marea de Syriza, con toda la publicidad que acapararán desde el principio sus primeras medidas.
Pero me temo lo peor.

En la medida en que Syriza se vea apoyada por el PKK, que promete apoyo anti-OTAN y anti-Troika, o para una buena reforma fiscal o bancaria, sabremos la profundidad sociopolítica y económica de las políticas de Syriza.
Y en la medida en que se apoye en su socio de gobierno veremos cuánto puede acercarse dicho socio conservador y xenófobo a la socialdemocracia o a un New Deal, o cuánto piensa plegarse Syriza a la oligarquía griega.




domingo, 25 de enero de 2015

Ciutat Morta con vida



Ciutat Morta, imprescindible para repensar nuestra democracia.
Podemos o IU deberían agarrar por los cuernos ese cabo demasiado suelto, y plantear un saneamiento democrático de la Justicia y el aparato de seguridad del estado.
Lo avalan incontables informes sobre torturas y montajes policiales por parte de las organizaciones de derechos humanos desde hace décadas, y nada ha cambiado.
Una operación en curso está destapando una trama policial en Madrid que manipulaba las pruebas, y solo Público se ha hecho eco. Mucho silencio mediático hasta ahora.
Otro silencio escandaloso, como de ciutat morta.
Lo mismo para unas Fuerzas Armadas corruptas que se comen un pedazo inasumible de presupuesto y deuda. El teniente Segura sigue encarcelado por denunciarlo. Así tratamos a nuestros Manning.


La mayoría electoral se debate entre quienes consideran que estamos en una situación de emergencia social y los que no.
O entre los que lo creen pero consideran que no es suficiente motivo para enfrentarse a la Troika, porque a ellos no les toca.
Se trata de dos modelos humanos irreconciliables. Los que persisten en la vieja conciencia de burbuja, y siguen apostando por no pensar en otra cosa que en mantener su poder adquisitivo individual volcado hacia el consumo, y una mayoría creciente que empieza a pensar en colectivo y hace de la defensa de lo común un estandarte.
En Grecia lo tienen claro, van a otorgarle a Syriza una mayoría suficiente para gobernar, aunque sea con apoyos. Y sin contar con cientos de miles de votos escamoteados a la juventud primeriza por parte de Samaras -la burocracia griega, dice el chistoso El País.


Se leen argumentos estrafalarios como los del viejo politólogo de casta Vallespín. Dice en El País que Podemos depende de Grecia, el PP de la corrupción, en cambio el PSOE cuenta con la ventaja de depender de sí mismo.
¿Por qué entonces marca Podemos el frame del discurso electoral?
PSOE y PP se lanzan ahora a las asambleas vecinales. Aún peor, a distendidas charlas Sabadell plenas de piel. O Sánchez va a remolque de sus propuestas, desde la abolición del artículo 135 a su afán por retratarse con un Piketty que también apuesta por Syriza o Podemos.
Un Sánchez al que la prensa no indaga en su pasado en Bankia, porque andan muy ocupados en la empresa legalmente registrada en el registro mercantil de Monedero, fuente de financiación de la Tuerka, esa tertulia política imprescindible en este país de escasa pluralidad informativa (mucho menor de la que se da en Venezuela, por cierto)
Todos esos intelectuales orgánicos del sistema cuentan con que la experiencia de Syriza durante 2015 disuadirá al votante español.
Aunque incurran como el economista J C Díaz en contradicciones de bulto en sus análisis. En el mismo artículo, blande la amenaza de la salida del euro para Grecia para terminar admitiendo que ello traería consigo para la UE un crack peor aún que el de Lehman Brothers para EEUU en 2008.
Tampoco informan de que Syriza ya está gobernando en muchos municipios y está cumpliendo contra viento y marea, hecho que les ha reforzado electoralmente.


viernes, 16 de enero de 2015

Je suis Orwell


La policía trabaja para la Coca-cola, no para la Audiencia Nacional. En otros lugares del mundo lo hacen directamente los sicarios.


El gobierno trabaja para las farmacéuticas en sus patadas al hígado. A la recámara de la mayoría silenciosa el remedio.


Política también significa que los mismos jueces cambien de criterio de una vez para otra sobre la misma cuestión, en especial si concierne al uso político del terrorismo en año de elecciones. El malestar de muchas organizaciones legales vascas se publicita algo menos. ¿Intención de este gobierno de normalizar alguna vez el problema vasco? Obviamente ninguna.


O que el pequeño Nicolás operase entre las faldas del comisario de la guerra sucia contra el juez Garzón, por investigar la mafia gubernamental o la memoria histórica.


En general, qué poco se publicitan luego las liberaciones sin pruebas tras las diversas operaciones policiales para azuzar miedos colectivos. Las masivas detenciones de yihadistas en Melilla nunca se saldan con iguales portadas para la puesta en libertad sin cargos de la mayoría de los detenidos. Ese es un daño mediático intencionado.

 

O siempre cabe manipular pruebas custodiadas luego por la propia policía para cargarle cuatro años a alguien, como en el caso Alfon del que no se halló ninguna huella en dicho material explosivo tan felizmente hallado.


Controles en Internet, en las fronteras y criminalización policial de amplias gamas de población para salvaguardar nuestra libertad, amenazada por el yihadismo pero garantizada por la Ley Mordaza. Diga Orwell.


La Razón asegura que muchos yihadistas entran saltando la valla de Melilla. La prensa melillense lo aplaude desde el campo de golf. La devolución en caliente se suma entusiásticamente a la lucha antiterrorista. Lo mismo que ahora se dedica a los escraches y esto no les parece un insulto a las víctimas.


Ese Estado Islámico, principalmente masacrador de otros musulmanes, vendía petróleo robado de Irak a Israel mientras estaba
masacrando palestinos, entre ellos periodistas y medios de comunicación. Tan puros que se financian además con la droga y la pornografía.


Vista la oportunidad de un atentado así para un establishment europeo que se parapeta ante la llegada de Syriza y Podemos, amenazante arena social en el engranaje mafioso-financiero de la UE, o para el propio Netanyahu, no está de más plantearse dudas razonables sobre los orígenes y connivencias en dicho atentado.


En efecto, hubiera sido incómodo descubrir a estos yih
adistas de vuelta con las armas francesas con las que se dotó a los rebeldes que hoy componen el Estado Islámico o Al-Qaeda, y no los viejos kalashnikov con olor a semiótica de diseño.


¿Saben los mismos terroristas para quiénes trabajan en última instancia? No necesariamente. ¿Podría tener Al-Qaeda en Yemen un protagonismo tan lejano como el del propio Bin Laden respecto a la ejecución del 11-S, apenas simbólico?
¿Quizás la oleada emocional nos ha escamoteado hasta hoy mucha información relevante?


¿Y ante las narices de cuántos servicios secretos incluido el Mossad transcurrieron sin problema los diversos asaltos? Como en el 11-S, tanta oportunidad para la deriva totalitaria insidiosa prefiere ser llamada hoy "enormes fallos de seguridad", que 10.000 soldados resuelven enseguida. O la persecución policial francesa de toda disensión sobre cómo interpretar lo ocurrido en nombre de la Unidad nacional, incluso civilizatoria.




martes, 13 de enero de 2015

Libertad de expresión




La impagable propaganda hecha al vídeo de Facu Díaz con la intención de zaherir a Pablo Iglesias recordará a muchos que la definición del PP como organización delictiva procede de los jueces de la Gürtel y la Púnica, si hasta la rehabilitación de su sede se hizo en negro.

Bienvenida sea.

 
 

El gobierno que alienta esta denuncia o la Ley Mordaza se va a París a manifestarse por la libertad de expresión.

Tuit genial leído en Público: Un conservador español es aquel que ahorra en Suiza, se va a abortar a Londres y a manifestarse en París.

 


Precisión: el humor nunca es neutro ideológicamente.

Charlie Hebdo hubiera sido un medio más coherente con su línea de trabajo y más ecuánime si hubiera abundado en sátiras del estilo de Yahvé con gorrito ultraortodoxo y larga barba blanca desprendiendo en vez de caspa fósforo blanco o metralla sobre niños palestinos.

Al parecer había muy poca sátira contra el terrorismo israelí, según he leído.

El humor nunca es ideológicamente neutro. Tras sus presencias y ausencias en sus viñetas late un presupuesto ideológico sobre qué es terrorismo y qué no lo es. Esto es innegablemente ideológico.

Nadie merece ser ejecutado por sus sátiras, ni siquiera los periódicos daneses xenófobos donde comenzó este asunto de las viñetas. En esas estamos todos los que repudiamos cualquier terrorismo.

Ahora veamos el siguiente caso:

Un analista recordaba aquella portada del Charlie en que un joven egipcio masacrado se parapetaba tras el Corán y comprobaba que era una mierda porque no detenía las balas. El articulista se pregunta qué hubiera pasado si esos días alguien hubiese satirizado al director de la revista masacrado parapetado tras la revista y diciendo que era una mierda porque no detenía las balas.

Creo que la indignación e incluso ira popular por aquí hubieran sido monumentales. Más cercanas a lo que oigo a mi alrededor musulmán respecto a las viñetas de lo que querríamos admitir. Pero casi la totalidad de ellos sería incapaz de dispararles por ello. Otra cosa distinta pueden ser los marginados de origen argelino, humillados franceses de tercera generación fácilmente reclutables por ese nuevo monstruo nuestro creado en Siria e Irak o por nuestra vieja Al-Qaeda.

Hubiera sido una indudable cerdada tal viñeta. ¿Y no lo era la viñeta respecto a los jóvenes demócratas masacrados por la dictadura egipcia? La libertad de expresión no quita lo valiente de admitir esto. Por mi parte añadiré que esa viñeta en cuestión sostenía su humor sobre un simplismo ideológico, típico y muy erróneo: considerar que los masacrados en el mundo árabe lo son por la dependencia de sus creencias religiosas, y no por las dictaduras y terrorismos alimentados por el expansionismo geoestratégico occidental.

Si el mundo árabe no ha atravesado su propia Ilustración recuerdo que no es por el Corán: la Biblia no nos lo impidió a nosotros. Sino porque nuestras políticas imperiales y poscoloniales allí lo han impedido durante muchas décadas. De las Afganistán o Argelia socialistas a hoy. 

Y en ellas seguimos.

¿Creemos que no estamos en guerra solo porque tratamos de provocarlas lejos y confinarlas allá, y que no salpiquen acá? ¿En la era global? ¿En serio?

Simplemente el enemigo que hemos creado allí hace jugar a su favor el racismo de facto aquí, en nuestras desiguales sociedades de la prosperidad. La islamofobia rampante en Europa, ese es su mejor aliado para seguir haciendo daño aquí, multiplicando sus reclutables.
 
 
 

viernes, 9 de enero de 2015

Addenda


Huelga decir que esta barbarie es la nuestra especular. Somos nosotros mismos allí. Eso es innegable. No se puede enmascarar la realidad tras el comodín del terrorismo.
¿No se trata de compartir idéntico horror ante la matanza de civiles inocentes en todas partes?
Fascismos de ambos lados se retroalimentan, no por más trillado deja de ser verdad. Las víctimas suelen ser el resto que no apuesta por la violencia.
Y la libertad.
Veremos cómo reacciona Francia y en general Europa ante estos ataques y los que vengan, pero apunta a reforzar los emergentes fascismos si la ciudadanía no lo combate con la palabra y la razón. Eso implica posicionarse claramente en contra de la barbarie imperialista propia.
Esto no significa dejar de repudiar la barbarie ajena en nuestras entrañas, ni justificarla.
El Estado Islámico es lo más nuestro, como Al-Qaeda. Nuestra imagen más horrible en el espejo. Es resultado especular de la barbarie de EEUU y sus aliados europeos en Siria, Irak, Yemen y un largo etcétera.
Somos Charlie Hebdo, pero también debemos ser familias enteras arrasadas por los drones.
En España, además somos miles de desahuciados suicidas o padecemos hepatitis C.



jueves, 8 de enero de 2015

Y 2015 para continuar

 

* Amenaza alemana de expulsar a Grecia de la UE, bajo el pretexto falso de farol de que ya no es peligroso para la UE. Las bolsas europeas caen en rojos. Y solo cuando salen representantes de la UE advirtiendo que no existen institucionalmente mecanismos de expulsión, vuelven a recobrarse. ¿Esta incongruencia no la analiza José Carlos Díez en El País? Como explica Vicenç Navarro, Alemania no puede renunciar a cientos de miles de millones sin que sus bancos incurran en problemas. 
No digamos ya el caso español, una porción explosiva del PIB de la Unión.


No se pierdan además el resultado de los vaticinios de J C Díez como asesor de Zapatero cuando pinchaba la burbuja. No ha dado ni una hasta hoy:

"La revista catalana Cafèambllet, en diciembre de 2014, ha publicado un extenso artículo que muestra los diagnósticos y pronósticos de este personaje, contrastándolos con los datos empíricos que muestran hasta qué grado tal individuo ha errado en su práctica profesional. Veamos algunos ejemplos, contrastando lo que predijo y lo que ocurrió:
En El Mundo escribió el 09.06.2006 que “la probabilidad de ver una caída significativa del precio de la vivienda es cercana a cero”. Datos: según el Instituto Nacional de Estadística, desde 2007, el precio de la vivienda cayó nada menos que un 36%.
En Economía Exterior, en abril de 2007, escribió que “se tiene que contrarrestar el mito de la burbuja inmobiliaria en España”. Predeciblemente la patronal de la construcción distribuyó ampliamente dicho diagnóstico como parte de su campaña para “desmitificar los mensajes negativos que afectan a la confianza del comprador… No hay ningún peligro de que los precios bajen”. Datos: los precios bajaron y mucho.
En Cinco Días, el 22.11.2009, escribió que “los precios han tocado fondo. La demanda de viviendas se está recuperando”. Datos: los precios continuaron bajando.
Todos los datos empíricos, fácilmente accesibles, muestran lo profundamente erróneos que fueron sus diagnósticos. La realidad era opuesta a lo que el Sr. Díez pontificaba. La burbuja inmobiliaria fue una realidad muy fácil de predecir (como algunos de nosotros así hicimos), y cuando explotó creó un desastre. Más tarde, el Sr. Díez intentó ridiculizar aquellas voces críticas – como lo hace ahora – que vaticinábamos que las políticas públicas que se estaban siguiendo nos llevaban a una situación muy negativa, realidad que este economista mediático continuó negando. En Cinco Días el 06.12.2009 escribió que “los escenarios apocalípticos de seis millones de parados, con tasas de desempleo del 25%, están siendo refutados por la realidad”. Los datos: España entró en recesión el año 2008, de la cual salió brevemente en el segundo trimestre de 2010, para entrar de nuevo en el 2011. En 2012 se alcanzó el 26% de paro, con 6,2 millones de parados"
* Santiago Alba: "No es que uno no pueda hacer daño escribiendo y dibujando -enseguida hablaremos de esto-; es que escribir y dibujar son tareas que una larga tradición histórica compartida sitúa en el extremo opuesto de la violencia; si se trata además de la sátira y el humor, nadie nos parece más protegido que el que nos hace reír. En términos humanos, siempre es más grave matar a un bufón que a un rey porque el bufón dice lo que todos queremos oír -aunque sea improcedente o incluso hiperbólico- mientras que los reyes sólo hablan de sí mismos y de su poder. El que mata a un bufón, al que hemos encomendado el decir libre y general, mata a la humanidad misma. También por eso los asesinos de París son fascistas. Sólo los fascistas matan bufones. Sólo los fascistas creen que hay objetos no hilarantes o no ridiculizables. Sólo los fascistas matan para imponer seriedad. Pero hay un tercer elemento de horror que tiene que ver menos con el acto que con sus consecuencias. Ahora mismo -lo confieso- es el que más miedo me da. Y es urgente advertir de lo que nos jugamos. Lo urgente no es impedir un crimen que ya no podemos impedir; ni tampoco condenar asqueados a los asesinos. Eso es normal y decente, pero no urgente. Tampoco, claro, espumajear contra el islam. Al contrario. Lo verdaderamente urgente es alertar contra la islamofobia, precisamente para evitar lo que los asesinos quieren -y están ya consiguiendo- provocar: la identificación ontológica entre el islam y el fascismo criminal. La gran eficacia de la violencia extrema tiene que ver con el hecho de que borra el pasado, el cual no puede ser evocado sin justificar de alguna manera el crimen; tiene que ver con el hecho de que la violencia es actualidad pura, y la actualidad pura está siempre preñada del peor futuro imaginable. Los asesinos de París sabían muy bien en qué contexto estaban perpetrando su infamia y qué efectos iban a producir."
http://rebelion.org/noticia.php?id=194053



domingo, 4 de enero de 2015

2015 para empezar




Alemania que empiece por pagar la deuda contraída con Grecia desde la invasión nazi, en lugar de tanto chantajear a la democracia. Casualmente esta empezó en Grecia.

Juncker que se dedique a responder de la enorme corruptela fiscal de las transnacionales europeas de la que es responsable.

El ascenso de la xenófoba ultraderecha europea no ha merecido hasta hoy apenas presión del gobierno financiero de la UE, como que contaran con ellos para próximos tiempos socialmente revueltos.

El enemigo innombrable son los partidos de izquierda socialdemócrata auténtica, ahora que por fin habían domesticado a los partidos socialdemócratas nominales como el PSOE o el PS de Hollande, que se va a comer con patatas el premio de Piketty.

Es un síntoma claro que los nombres se hallen desplazados mucho más a la derecha que la realidad política europea.

Los destructores de la democracia europea llaman peligro contra la estabilidad democrática a las mayorías que empiezan a articularse políticamente en los países del sur europeo.

 

Rajoy impertérrito desenrolla leyes con concertinas policiales contra la protesta social, por si acaso muchos no creen en su final de la crisis.

Dice que el PP es la garantía en la lucha contra la corrupción. A fin de cuentas son ellos quienes saben quiénes y cómo lo hacen. Muy cierto.

Por eso caen jueces y mandos policiales uno detrás de otro cada vez que pretenden hacer su trabajo al respecto.

Como indica el filósofo Fernández Liria, el problema es que en este país hay mucha gente queriendo hacer su trabajo y el gobierno se lo impide, empezando por los inspectores de Hacienda que demandan recursos desde hace años contra el fraude, y siguiendo por médicos, profesores, cuidadores sociales, y un largo etc.

 

Grecia debería devolver intereses de la deuda en forma de armamento que los alemanes les obligaron a seguir comprando incluso en tiempos de rescate. ¿Y para qué? Siniestro interrogante.

España debería tomar ejemplo respecto a sus inflados presupuestos militares para que el ministro y sus secuaces industriales hagan negocio.
 



EEUU insiste en alimentar la nueva guerra fría contra Rusia desestabilizando el arco europeo, que era el que le faltaba, e incluso mundial con su guerra económica del precio del petróleo precipicio abajo. Una solución beneficiosa a corto plazo para EEUU, geopolítica y económicamente, pero globalmente desastrosa a medio plazo.

El ritmo lo marca un régimen tan respetuoso con los derechos humanos como Arabia Saudí. Ese país espantoso que nunca aparece mencionado cuando se mira con lupa a Cuba. A la propia EEUU de las revueltas raciales ni siquiera hace falta lupa para mirarla.

Lo mismo los países aliados en Suramérica de las grandes matanzas civiles, sean Méjico o Colombia. El problema es Venezuela.

Maduro ha tardado en tomar el camino que le sugería el prestigioso economista Mark Weisbrot para regular el problema de las divisas, pero lo ha hecho. Veremos en los próximos tiempos qué país está más en crisis, si la refulgente España de Rajoy deseosa de volver a votarles para autodestruirse socialmente, o la Venezuela que sufre el chantaje vil del petróleo junto con Rusia o Irán, cuya recesión se canta jubilosa en El País de las ultraderechas latinoamericanas.