domingo, 25 de enero de 2015

Ciutat Morta con vida



Ciutat Morta, imprescindible para repensar nuestra democracia.
Podemos o IU deberían agarrar por los cuernos ese cabo demasiado suelto, y plantear un saneamiento democrático de la Justicia y el aparato de seguridad del estado.
Lo avalan incontables informes sobre torturas y montajes policiales por parte de las organizaciones de derechos humanos desde hace décadas, y nada ha cambiado.
Una operación en curso está destapando una trama policial en Madrid que manipulaba las pruebas, y solo Público se ha hecho eco. Mucho silencio mediático hasta ahora.
Otro silencio escandaloso, como de ciutat morta.
Lo mismo para unas Fuerzas Armadas corruptas que se comen un pedazo inasumible de presupuesto y deuda. El teniente Segura sigue encarcelado por denunciarlo. Así tratamos a nuestros Manning.


La mayoría electoral se debate entre quienes consideran que estamos en una situación de emergencia social y los que no.
O entre los que lo creen pero consideran que no es suficiente motivo para enfrentarse a la Troika, porque a ellos no les toca.
Se trata de dos modelos humanos irreconciliables. Los que persisten en la vieja conciencia de burbuja, y siguen apostando por no pensar en otra cosa que en mantener su poder adquisitivo individual volcado hacia el consumo, y una mayoría creciente que empieza a pensar en colectivo y hace de la defensa de lo común un estandarte.
En Grecia lo tienen claro, van a otorgarle a Syriza una mayoría suficiente para gobernar, aunque sea con apoyos. Y sin contar con cientos de miles de votos escamoteados a la juventud primeriza por parte de Samaras -la burocracia griega, dice el chistoso El País.


Se leen argumentos estrafalarios como los del viejo politólogo de casta Vallespín. Dice en El País que Podemos depende de Grecia, el PP de la corrupción, en cambio el PSOE cuenta con la ventaja de depender de sí mismo.
¿Por qué entonces marca Podemos el frame del discurso electoral?
PSOE y PP se lanzan ahora a las asambleas vecinales. Aún peor, a distendidas charlas Sabadell plenas de piel. O Sánchez va a remolque de sus propuestas, desde la abolición del artículo 135 a su afán por retratarse con un Piketty que también apuesta por Syriza o Podemos.
Un Sánchez al que la prensa no indaga en su pasado en Bankia, porque andan muy ocupados en la empresa legalmente registrada en el registro mercantil de Monedero, fuente de financiación de la Tuerka, esa tertulia política imprescindible en este país de escasa pluralidad informativa (mucho menor de la que se da en Venezuela, por cierto)
Todos esos intelectuales orgánicos del sistema cuentan con que la experiencia de Syriza durante 2015 disuadirá al votante español.
Aunque incurran como el economista J C Díaz en contradicciones de bulto en sus análisis. En el mismo artículo, blande la amenaza de la salida del euro para Grecia para terminar admitiendo que ello traería consigo para la UE un crack peor aún que el de Lehman Brothers para EEUU en 2008.
Tampoco informan de que Syriza ya está gobernando en muchos municipios y está cumpliendo contra viento y marea, hecho que les ha reforzado electoralmente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario