lunes, 3 de agosto de 2015

Gobierno global

 
Además de China...

Wim Dierckxsens, Observatorio Internacional de la Crisis:
 "El capital financiero franco-alemán, en otras palabras, busca todavía restaurar el antiguo régimen de la Triada (las tres regiones que dominan, o más bien han dominado hasta ahora, la economía mundial. Son los tres polos de poder tradicionales, el “occidente económico”: Norteamérica -EEUU y Canadá- ; Europa Occidental ; Japón-Corea del Sur-Australia-Nueva Zelanda). La Triada está en franco repliegue y su crisis se vislumbra en Europa con la crisis griega. La posición del ministro de finanzas alemán era la que mejor reflejaba esta posición de restauración. Fue extremadamente dura con Grecia y ´sorprendentemente´ mucho más que el propio FMI.
El proyecto del capital financiero franco-alemán ahora es aprovechar esta crisis para instaurar un Estado Supranacional en la Unión Europea antes de que se desmorone la UE. De lograrlo acabarían con la soberanía nacional y por lo visto con el antecedente griego también con toda la democracia a escala estatal. No es entonces nada casual que el presidente de Francia abogue públicamente en medio de la crisis europea y más precisamente el 20 de julio de 2015, por la creación de un gobierno para la zona euro ( Mish Shedlock , Hollande Pleads For Creation Of Eurozone Government , http://www.talkmarkets.com/ 20 de julio de 2015).
La mafia bancaria europea ha ganado la batalla en Grecia, pero su unión y el euro están bajo mucha presión y se vislumbra que están perdiendo el control. El mundo entero se indignó con el rol de los bancos y sobre todo con Alemania en el Drama Griego. Ha quedado a la vista de todo el mundo la maldad de su juego y se perciben nuevos planes nefastos de los banqueros. Ha quedado claro al mundo que al respetar las reglas de juego de los banqueros no hay salida de una bancarrota que sólo les favorece a ellos y no a la ciudadanía. La élite financiera no respeta la democracia ni la voz ampliamente mayoritaria de la ciudadanía. Grecia necesita de todos nosotros pero nosotros necesitamos de Grecia ya que mañana nos tocará. Si este dolor nos toca en carne propia en cuanto que grandes mayorías, será cuando adquiramos consciencia necesaria para empezar a enfrentar al sistema.
La meta de la élite financiera de Wall Street y la City de Londres, sin embargo, va más allá de la europea. Lo que procuran es crear un gobierno global a partir de un corralito a escala internacional. ¿Cómo podrán lograrlo? Al aumentar la Reserva Federal de manera significativa las tasas de interés (y lo harán antes de finalizar el año 2015), la crisis de la deuda se tornará mundial, las bancarrotas se darán en serie y el corralito pronto será un fenómeno internacional. Es el contexto para lograr el sometimiento de los pueblos a un nuevo gobierno global. También es la coyuntura para una indignación a escala global. En medio del colapso financiero a escala mundial de pronto se manifiesta la crisis del sistema capitalista como tal y podrán prosperar las reivindicaciones post-capitalistas (...) Los recientes reportes económicos señalan cada vez más la amenaza inminente de un colapso del sistema económico. En el preciso momento que la venta de oro y plata en forma física se ha detenido, observamos el 15 de julio de 2015 ´ejercicios militares´ en diferentes partes de los mismos EEUU. En otras palabras la élite en el poder se está preparando para la reacción popular ante un corralito en los propios EEUU. Cuando la Reserva Federal aumente las tasas de interés en el otoño de este año, las consecuencias para el servicio de todas las deudas serán nefastas. Es entonces que se sabe que el sistema económico basado en crédito sin límites (a su vez basadas en monedas fiduciarias como el dólar, el euro y muchas otras), está por colapsar. Estamos entrando a una época de oscurantismo donde la élite financiera está acabando con el capitalismo pero tratando de consolidarse en el poder. Será también la era de la pérdida de confianza generalizada en el capitalismo como sistema y por lo tanto también la era de una rebelión popular en el mundo entero"
 
 
 
 
 
François Morin: "El cataclismo está por venir, fundamentalmente porque los grandes bancos no cambiaron su lógica financiera. Estamos ante grupos privados que actúan según sus propios intereses y que son híperpoderosos. Por consiguiente, las mismas causas producen los mismos efectos. La inestabilidad financiera persiste y como las deudas públicas no hacen más que aumentar en todos los países desarrollados, nos encontramos con la amenaza creciente de una explosión de la burbuja de las obligaciones. Las deudas están constituidas por obligaciones financieras y, como la deuda aumenta, hay un momento en el cual la burbuja explotará y tendremos un cataclismo financiero tanto más grave que los vividos hasta ahora, ya que los Estados, debido a sus políticas de rigor fiscal, no podrán intervenir. No se ha cambiado ni un ápice de la lógica profunda de la globalización de los mercados y tampoco se ha querido romper el oligopolio. Resulta evidente que todas las condiciones están reunidas para que tengamos otro cataclismo.  (...) Nada ha terminado. Como se dice popularmente ¡si nos gustó la temporada uno en Grecia, vamos a adorar la temporada dos!"