sábado, 16 de diciembre de 2017

De la manifestación en Lavapiés


En homenaje a los muertos de Frontex y nuestras grandes empresas de seguridad, y de los CIEs de concentración

Texto de la manifestación:

1. Sobrevivir no es un delito.
2. Señores diputados no miren a otro lado.
3. De Norte a Sur, de Este a Oeste.
4.No somos delincuentes, somos trabajadores.
5.No somos invisibles, somos ciudadanos.
6. Ningún ser humano es ilegal
7. Menos policía y más justicia (somos el país con mayor número de agentes represivos por 100.000 habitantes de la UE)
8. Manteros, lateros unidos jamás serán vencidos
9. Basta ya de invisibilidad, criminalización no es la solución
10. De Barna a Madrid, los migrantes hoy aquí (manifestación correlativa en la Plaza de Catalunya en Barcelona)
11. Migrar para vivir, no para morir (vallas y CIEs están matando gente; alusión al Tarajal y a los Guantánamos hispanos en las pancartas)
12. Que cierren los CIEs y abran las fronteras.
13. Papeles para todos, o para ninguno
14. Papeles papeles por derecho
15. Migrantes represión, no es la solución
16. Alé alé ala ala solidaritat avec les sense papels
17. Ni CIEs ni fronteras ni muerte en las pateras
18. Migrar es un derecho, no un delito
19. Europa canalla, abre la muralla
20. La guerra mata, Europa remata
21. Ayer emigramos, hoy discriminamos
22. La ley de extranjería es una porquería
23. La ley de extranjería mata gente cada día
24. El derecho a emigrar es a vivir con dignidad
25. Ni CIEs ni deportaciones, acogida en buenas condiciones
26. CIEs, vallas, fronteras, así se construye la riqueza europea

---------------------------------------------------------------------------------


"Israel aguanta, que ya viene Trump.
 
Petroleras adelante, que ya viene Trump.

Ojivas nucleares multiplicaos, que ya está aquí Trump (...)
 

Rezad por el ecosistema, miles de millones que lo vais a llevar crudo.

Preparaos bien, millones de trabajadores con papeles que le votasteis

y millones de trabajadores sin papeles que tembláis más incluso que con Obama.

Porque es el mundo entero el que pierde los papeles"
 
 

martes, 12 de diciembre de 2017

Spanish revolution

 
Miguel Urbán:
 
"Alexis Tocqueville en su famosa obra “El Antiguo Régimen y la Revolución” sostenía que realmente la revolución francesa se inició no en 1789 sino dos años antes cuando la aristocracia se negó a pagar impuestos en la llamada “revuelta de los privilegiados”. Esta situación forzó a Luis XVI a convocar los Estados Generales aliándose con el Tercer Estado para acabar con los privilegios de la aristocracia. El 19 de junio de 1790 se aprobó la supresión de los títulos de la nobleza hereditaria y que todas las exenciones fiscales pasaran a consideradas “delito nacional”.
Algo más de doscientos años después de la revolución francesa, las élites económicas mundiales se han conformado en una nueva aristocracia que se cree con el derecho de no pagar impuestos. Filtración tras filtración descubrimos nuevos nombres de multinacionales, multimillonarios, famosos o políticos que utilizan empresas offshore o pantalla para ocultar su verdadero patrimonio en paraísos o guaridas fiscales al margen de las obligaciones tributarias. La evasión y elusión fiscal de las grandes fortunas y empresas están en el corazón de las razones del vertiginoso aumento de la desigualdad, así como en el de la carestía recaudatoria de los estados. Solo para hacernos a la idea de la magnitud del problema, en la comisión de investigación de los Papeles de Panamá del Parlamento Europeo hemos calculado que la Unión Europea pierde un billón de euros anuales de recaudación tributaria producto de la evasión y la elusión, un montante económico casi equivalente al producto interior bruto de un país como España.
Estos años de aguda crisis, hemos visto como mientras desde las instituciones europeas se piden esfuerzos a los pueblos, se recortan derechos y se practica una política autoritaria para “salir” de la crisis; las grandes fortunas, gracias al entramado mundial de paraísos fiscales, han acelerado el proceso de concentración de poder y riqueza. Desde el inicio de la crisis la desigualdad no ha parado de crecer en el mundo, hasta tal punto que, como indica el informe de Oxfam Intermón, el 1% más rico de la población mundial posee más riqueza que el 99% restante de las personas del planeta en la crisis social de desigualdad más aguda desde que tenemos datos estadísticos en este sentido.
Pero ha sido el impacto mediático y social de los escándalos de filtraciones como la de lista Falciani, Luxleaks, Papeles de Panamá o Papeles del Paraíso los que han obligado a las autoridades europeas a que tengan que escenificar su lucha contra la evasión fiscal. En este contexto nació la comisión de investigación parlamentaria de los Papeles de Panamá en el Parlamento Europeo para poder ofrecer información adicional y concreta, de un fenómeno que, por desgracia, no es coyuntural sino estructural, sujeto a los fundamentos del capitalismo líquido de nuestra época.
La comisión de investigación ha sufrido restricciones en el acceso a documentación completa y a tiempo, porque varios países miembros, el Consejo y la Comisión no han colaborado como hubiera sido necesario. También la comisión de investigación ha contado con competencias limitadas, lo que no le ha permitido garantizar la presencia de personas o entidades a las que se llamó para estar presentes o para aportar declaraciones (...)
Cuando la revolución francesa obligó a Luis XVI a abolir los derechos hereditarios de la nobleza hiriendo de muerte al antiguo régimen, acto seguido tuvo que poner en marcha un catastro de propietarios para poder recaudar efectivamente impuestos. Hoy en día es fundamental desarrollar un catastro público de beneficiarios reales coordinados con los registros de propiedad de acceso a las autoridades fiscales para poder tener una fiscalidad justa y progresiva como una herramienta efectiva de redistribución de la riqueza, acabando en parte con los privilegios de esta nueva “aristocracia” planetaria que se cree exenta de pagar impuestos. Puede que para todo esto no nos sirva con una comisión o un cuaderno de quejas, sino que tengamos que volver a vivir una revolución"
 
 
 
 
"No le resta más alternativa a Rajoy que poner a galope el caballo de Santiago y cierra España, un corcel que no ha sido despertado por el nacionalismo catalán. Ahí estaba  bien instalado, tanto en la más alta institución del Estado como en las cloacas del Estado; intacto, desde una transición que aún en 2017 no ha sido narrada tal y como exactamente sucedió, en virtud de una correlación de fuerzas muy desfavorables para las fuerzas democráticas. De  todos aquellos lodos que ayer acompañaron inevitablemente la II Restauración de los Borbones, estos polvos que hoy nublan la cuestión catalana. Sobre ese talón de Aquiles de todas las fuerzas progresistas españolas, clavan certeramente  sus flechas los arqueros del 155 bien dispuestos  a vivir políticamente en la Moncloa desde, por y para la intervención intermitente en Cataluña. O, lo que viene a ser lo mismo, a gobernar sin oposición en España.
Será probablemente también el azar o la necesidad el que ha hecho coincidir los juicios de la Gürtel con los de los ERES. Que Manuel Chaves, José Antonio Griñán, Magdalena Alvárez y otros 22 altos cargos de la Junta de Andalucía vayan hoy a sentarse en el banquillo de los acusados, al mismo tiempo que lo hace la mafia del PP, permite facilitar un cambio de cromos postjudiciales siempre y cuando el PP y el PSOE sigan en amor y compañía en el 155 intermitente.  La desconfianza  de Rajoy hacia Pedro Sánchez es inexistente, lo que intenta es controlar todo aquello que puede para seguir contando con el aval socialista, incluso para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado,  en caso de que el PNV no los votara por la permanencia del 155. En aras del interés de Estado español, enfrentado al problema catalán, cabría el voto favorable del PSOE.
Por último, por orden que no por importancia, soplan muy malos vientos sobre las perspectivas de una cantada recuperación de la economía española, sustentada hasta ahora en la energía barata, la política monetaria del Banco Central Europeo y la depreciación del dólar. Ninguno de esos tres factores van a continuar y, por lo tanto, los recortes en sanidad, educación, gasto social y pensiones previstos en los Presupuestos Generales, todavía por aprobarse, van a multiplicarse ya con el simultáneo incremento de la tensión social. Nada mejor, pues, que aprovechar el 155 tanto a efectos represivos como políticos tendentes a recoser con hilatura rojigualda una cierta cohesión social rota desde el inicio de la crisis hace ahora diez años. O, sea, que Puigdemont o Urkullu se lleven las bofetadas que deberían llevarse Fainé o Botín, para  con Rajoy sentado en la Moncloa sigan forrándose los patriotas de su bolsillo"
 
 
 
 "Hay una parte de la sociedad está a favor de la tortura":

https://www.lamarea.com/2017/12/12/torturas-intxaourrondo/


 
 
 
 

viernes, 8 de diciembre de 2017

Fascismo ¿de qué nos suena?

 
El fascismo prosigue victimando a cientos al año, pero a media voz. La lucha antiterrorista debe proseguir: encarcelemos raperos y tuiteros.
 
Daniel Bernabé:

"Si bien es cierto que la ultraderecha se ha valido del problema político catalán resulta totalmente fallido acusar a éste de ser el último responsable de su auge. Primero porque no se puede cargar la responsabilidad sobre los hombros de quien es señalado por el fascismo, al margen de que se considere su proyecto político erróneo, desaforado o basado en falsedades y máxime cuando el independentismo de izquierda es netamente antifascista. Segundo porque se establece un precedente peligroso, ya que se podría considerar, siguiendo esta argumentación, que la inmigración es culpable del racismo, el feminismo de la violencia de género o que la propia izquierda radical contribuye con su existencia a una contraparte de extrema derecha. De hecho, más que precedente, este es el proceder argumental, de forma más o menos taimada, que la mayoría de medios liberales difunden cuando hablan del auge de los ultras: existen, sí, y son un peligro, pero en el fondo no son más que una reacción exagerada a un peligro aún mayor derivado de los enemigos radicales-populistas-comunistas de la democracia..
El fascismo, en su versión histórica, fue efectivamente una reacción contra los movimientos revolucionarios de izquierda del primer tercio del siglo XX. Lo que se suele omitir es que fue una reacción patrocinada, financiada y alentada por los propios liberales y la burguesía, que si bien no deseaban los desastrosos resultados últimos –más por una cuestión de beneficios que de humanidad– pensaron que aquellos chicos uniformados y vocingleros serían una buena medicina transitoria frente a los rojos. Si tienen dudas pregunten a March o Krupp.
La visión generalizada sobre los extremos no solo es errónea sino interesada, ya que el fascismo no es una versión en negativo de la izquierda revolucionaria, sino una continuación esencialista de la derecha liberal, poniendo los intereses de clase de los propietarios por encima de todo y despojándose de los ropajes primigenios del liberalismo social de carácter histórico progresista. El fascismo fue, pese a lo comúnmente entendido, escasamente original, pero sí exitoso en su mezcolanza de elementos. Intentó usurpar el centro del tablero de su época mediante la apropiación de un lenguaje obrerista, en alza en los años treinta, rechazando la lucha de clases y sustituyéndola por una unidad de destino interclasista en lo nacional. Ante la ausencia de un horizonte liberador tomó todo lo que pudo de las mitologías nacionales creadas por el romanticismo reaccionario en el siglo XIX, para engrandecerse mediante un pasado ficticio que retornaba triunfante como garantía del mañana.
Las apelaciones al orden establecido ya estaban presentes, al menos desde cincuenta años antes, justo desde que la nueva clase social dirigente, la burguesía, vio amenazado su reino por el movimiento obrero y tuvo la necesidad de establecer qué era lo razonable y qué no, en materias que iban desde la familia hasta la organización política. Por último, el racismo diferenciador era parte indispensable de la justificación imperialista: entre el supremacismo anglosajón victoriano y el nazi hay muy pocas diferencias.
 El fascismo de los años treinta fue derrotado por el Ejército Rojo, por una cuestión ideológica y de supervivencia, con ayuda de los aliados occidentales, que actuaron por necesidades tácticas, defensivas y geoestratégicas. Pero no desapareció. En países como el nuestro se mantuvo durante cuarenta años en el poder, ya que, una vez encarrilado por la senda utilitarista, las discrepancias con los gobiernos liberal-demócratas se hicieron nimias en el escenario de la Guerra Fría. En el contexto europeo quedó dormitando, agazapado en las esferas del poder económico, por si alguien volvía a necesitarlo. Desde el año 45 hasta la actualidad el fascismo –ya como simiente ultraderechista de diversa índole– ha estado ahí a disposición de los intereses de clase de la burguesía para cuando ha sido menester. Por ejemplo en la masacre de París del 61, los asesinatos de estudiantes en la RFA, la matanza en la estación de Bolonia, las dictaduras del cono sur latinoamericano o la propia Transición española, con centenares de muertos por el terrorismo ultra. Un sinfín de acontecimientos silenciados y segmentados para evitar la imagen global.
El fascismo no es una etapa histórica olvidada, ni una cuestión de tribus urbanas. En los últimos 25 años en nuestro país las víctimas de agresiones fascistas se estiman en unas 4.000 al año, con 88 víctimas mortales, según el proyecto Crímenes de odio. Cifras similares o mayores se dan en nuestro entorno. En Estados Unidos auténticas bandas paramilitares entran en escena cada vez que las cuestiones migratorias o de derechos civiles son puestas sobre la mesa.
La ultraderecha ha tenido un auge a escala occidental desde el inicio de la crisis de 2008, lo cual, como hemos visto, no significa que hubiera desaparecido desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Las causas son varias, pero comúnmente se citan el descrédito de la democracia liberal como sistema político subyugado por los intereses económicos, la globalización y su ruptura de identidades individuales y comunitarias, el retroceso del movimiento obrero desde el inicio de la restauración neoconservadora, la entrega total de la socialdemocracia al libre mercado y, menos a menudo pero con igual importancia, la deriva posmoderna que ha hecho de los movimientos críticos contemporáneos una herramienta inútil para los problemas cotidianos de la gente. Bajo estas premisas, la crisis política catalana ha sido tan solo una excusa para que la ultraderecha haya tomado un mayor protagonismo. Sin su existencia la excusa podría haber sido cualquier otra, desde el terrorismo islamista hasta una victoria electoral del propio Podemos"

https://www.lamarea.com/2017/12/05/iglesias-el-fascismo-y-el-espectaculo/

 

lunes, 4 de diciembre de 2017

Y Rusia bombardeará Catalunya


Pascual Serrano:
 Leyendo el portal Europrensa el 30 de noviembre, descubrimos que el gobierno catalán ilegalizado burló las leyes pagando sus servidores de internet con criptomedas como bitcoins. Para ello debió recurrir a la complicidad de Google Estados Unidos para que le autorizara tras presentarles un expediente informativo. O sea, que no fueron los rusos ni Putin los que ayudaron a la operación independentista catalana, sino los estadounidenses y la empresa Google.

 
"Ahora que se agota el filón de Venezuela e Irán para desprestigiar a Podemos, los genios del establishment han descubierto Rusia, el enemigo número uno que -según publicó El País el pasado 20 de noviembre- ha metido en un Caballo de Troya a Pablo Iglesias y a su banda para minar la unidad de Europa.
La amenaza rusa está empezando a adquirir la importancia del cambio climático, si hacemos caso a los grandes periódicos españoles que escriben al dictado de Washington y Bruselas, centros de poder que gozan de gran prestigio, por su honestidad e imparcialidad, a nivel planetario.
Muchos políticos y empresarios de la casta sintieron un gran alivio con la muerte de Eduardo Galeano y Günter Grass (ambos fallecieron el 13 de abril del 2015), ya que se habían convertido en la conciencia incómoda de América Latina y Europa.
Ni Eduardo Galeano, autor de Las venas abiertas de América Latina, ni Günter Grass, que sorprendió al mundo con su Tambor de Hojalata, se mordieron la lengua a la hora de decir la verdad, esa cosa que tanto daño hace a los gobernantes que han desconectado de la realidad y viven de espaldas al pueblo.
Günter Grass, que tuvo que soportar un constante acoso mediático por sus posiciones políticas, hizo hincapié en dos asuntos que molestaron sobremanera a ambos lados del Atlántico. Primero dijo que comprendía que Rusia se sintiera amenazada por la OTAN, ya que Europa había colocado en sus fronteras decenas de misiles nucleares. Y segundo criticó duramente al Gobierno de Tel-Aviv diciendo: “Israel, potencia nuclear, pone en peligro una paz mundial ya por sí quebradiza”. Es necesario reaccionar “porque mañana podría ser demasiado tarde”. (declaraciones de 2012).
A juicio de Grass, el hecho de que David estuviera armado con bombas atómicas y que los misiles del Tío Sam y sus escuderos estuvieran apuntando, desde la misma frontera, al corazón de Rusia, podrían traer consecuencias nefastas, incluso una Tercera Guerra Mundial.
Muchos intelectuales españoles y latinoamericanos que utilizaron como referente El País durante décadas, ahora están asqueados de esa gaceta que se ha convertido en el cortijo de Cebrián, del exsocialista y exconsejero de Gas Natural Fenosa, Felipe González (el Oso Panda de Susana Díaz) y de voceros bien untados que no dejan de demonizar a todo partido político y grupo que se encuentra a la izquierda del PSOE.
La prensa del establishment, con “El Señor de los Anillos” (Prisa) a la cabeza, está obsesionada con destruir o quebrar a Podemos y a las alcaldesas de Madrid y Barcelona, Manuela Carmena y Ada Colau respectivamente, y ese objetivo ya es crónico y endémico. Pero, como dice la pensadora Hannah Arendt, no están teniendo en cuenta que “sus enemigos” tienen la "cualidad esencial del guerrillero", que es "no quebrarse".
Aquí nos viene al pelo otra reflexión de Arendt, una de las primeras espadas de la teoría política del siglo XX: 
"Hoy existen historiadores que afirman que Truman dejó caer la bomba sobre Hiroshima para asustar a los rusos (...) con el resultado que todos conocemos. Si esto es cierto, y tal vez lo sea, en ese funesto crimen de guerra que puso fin a la última guerra mundial podemos ubicar la raíz del desprecio por las verdaderas consecuencias de determinada acción".
Y vuelve a cantar Quiquiriquí el Noble Gallo Beneventano para dar las gracias a EE.UU. por permitir que vivamos bajo el cielo protector de la OTAN y por habernos salvado de la “amenaza de Irak” con una guerra iniciada con mentiras y que concluyó con el nacimiento del Estado Islámico"
 
 
 
 
 

viernes, 1 de diciembre de 2017

Más incluso que los rusos, India e Israel

 
La UE se queda atrás en la ciberguerra, más incluso que de los rusos en manos de Israel, pero al menos se plantea importar de ellos sus técnicas brutales de interrogatorio.
 
"En el libro, los periodistas responden a estos interrogantes: “por qué se asiste a una generalización de las fugas masivas desde hace 10 años. ¿Cómo son los entretelones de estas manipulaciones?. ¿Quién maniobra y, sobre todo, a quiénes benefician?”. Lo primero que constatan los autores es que, al principio, “los espías se vieron sobrepasados por el fenómeno, pero hoy van hasta encargar el robo de datos”. Gracias a esos leaks, los “Estados y los intereses privados pueden llevar a cabo “ataques nucleares de información instantáneos con un arma que no cuesta gran cosa”, explica Pierre Gastineau. Un ejemplo imperdible es el pirateo mortal de los mails del equipo de campaña de la ex candidata demócrata Hillary Clinton. Según los dos periodistas, los rusos se convencieron de que los Panamá Papers eran “la obra” de la administración Obama. Ello “generó una paranoia en el seno del aparato del Estado ruso y Moscú decidió hacer lo mismo” (...) La guerra de la información empezó a ocupar un lugar preponderante en la doctrina rusa a partir de 2010 y se acelera entre 2012 y 2013. Otro aspecto importante es el hecho de que mientras la mayoría de los países reducía sus presupuestos de espionaje e información al final de la Guerra Fría, Rusia mantuvo intacto el suyo”. En el libro aparece justamente el testimonio de un espía ruso que confiesa que en la academia donde se capacitan los agentes, “las técnicas de manipulación e influencia constituyen los cursos a los cuales se les da más valor”.
El resto lo hizo la misma actualidad y, en ella, dos símbolos: el ex soldado Bradley Manning y el ex consultor de la Agencia de Seguridad norteamericana (NSA), Edward Snowden. Cuando Moscú vio el daño que los leaks le habían hecho al imperio “entendió rápidamente que disponía de un arma de un altísimo grado de desestabilización”. Pero los rusos, desde luego, no son los únicos actores de estas guerrillas digitales. Otro ejemplo reciente es la ruptura de las relaciones diplomáticas entre los países del Golfo Pérsico y Qatar a raíz de unas declaraciones del emir de Qatar a través de la agencia oficial qatarí. Según esa fuente, el emir dijo que Irán era un “socio” honorable y que el movimiento palestino Hamas era el “único representante de la Autoridad Palestina”. Sólo que nada de ello fue verdad. La declaración “fue introducida por un hacker en el hilo de la agencia oficial”, cuenta Vasset. Pero… ¿quién y por que la introdujo?. Aquí la razón: “hoy sabemos que fueron los Emiratos Árabes Unidos quienes contrataron y pagaron a los piratas que introdujeron la falsa información. Y lo hicieron para vengarse del hackeo del email de su Embajador en Washington, del cual responsabilizaron a Qatar”.
Esto lleva a los autores de Armas de Desestabilización masiva a corroborar que se trata ahora “de una nueva guerra clandestina donde un Estado o una empresa pueden ser puestos de rodillas sin que el golpe se vea venir. Es una suerte de Guerra Fría en donde los conflictos entre las grandes potencias se desarrollan en el ciberespacio a través de actores como los hackers, los cuales, a su vez, se ven atrapados en lógicas que los sobrepasan y cuyos objetivos sirven para el arreglo de cuentas entre Estados, empresas y otros actores poderosos” (...) En esta rueda digital de la fortuna o el infortunio, Rusia no es, desde luego, el único demonio que hace tambalear el sistema. Ni muchos menos. Cuando se interroga a Vasset y Gastineau acerca de los amos del trabajo clandestino, la respuesta es contundente: India e Israel. Philippe Vasset resume su investigación: “Israel y la India optaron por desarrollar plataformas informáticas muy ofensivas y, por consiguiente, capacitar a hackers para luego integrarlos a sus servicios secretos. Pero en vez de retenerlos, los dejaron que fueran a otras partes a vender sus técnicas…sin perder jamás la relación con ellos para que no actúen contra su propio país. Rusos y ucranianos son también muy activos. Sin embargo, si se mira más de cerca, mucho se reduce a India e Israel. Los hackers suelen ser ex miembros de los servicios del inteligencia que crearon empresas privadas, start-up, con ayudas del Estado, el cual, a su vez, es el primer cliente de las empresas de ciberinformación. El Mossad acaba de crear Liberad, un fondo especial consagrado a esas empresas”. Otras dos constantes aparecen también en esta mega investigación. La primera de ellas es que, ante las fugas y sus consecuencias, los europeos y los norteamericanos se quedaron “desnudos”, congelados en una suerte de “estrategia defensiva. Invirtieron enormemente en complejos aparatos para tratar de frenar las fugas de información en vez de servirse de ellas”. La segunda evidencia radica en que los intereses de los Estados y las empresas, o sea, las ciberguerras cruzadas, empezaron a ser defendidas o montadas con los instrumentos que antaño empleaban los activistas de la sociedad civil: “en apenas una década, esas técnicas de los activistas se volvieron las técnicas de los poderosos, alega Vasset (...)
El Consorcio internacional de periodistas de investigación, (ICIJ), jamás reveló la fuente de los Panamá Papers o los 13 millones de documentos correspondientes a los Paradise Papers. Por ello, Pierre Gastineau y Philippe Vasset admiten que “los periodistas no siempre fueron lo suficientemente atentos a las motivaciones de las fugas masivas que ellos mismos contribuyeron a difundir. Con lo cual, a veces se hicieron cómplices de operaciones cuyos intereses estaban mucho más allá de las informaciones que se publicaban”. En este mar de guerras asimétricas, espías, hackers, mentiras robotizadas y espionaje masivo, los dos periodistas franceses sólo tienen una recomendación destinada a la sociedad civil o a los grandes poderes: “verifiquen sus conexiones en la red y cambien sus contraseñas: bienvenidos al mundo de las cibertrincheras”. "
 
 
 

jueves, 23 de noviembre de 2017

Máscaras del sadismo



El Experimento Milgram; el Experimento de la cárcel de Stanford.
Sobre sadismo y manadas institucionales, manadas callejeras y manadas en red.
Porque el sádico se parapeta siempre en el uniforme o el rol institucional, en la violencia grupal, en la máscara y el anonimato, y siempre por muy buenas razones: semblanzas del mal.
Y homenaje a los auténticos individuos: frente a la masificadora cultura del yo basada en el consumo y autoensalzamiento, la del idiotés griego centrado en su propio ombligo... paradójicamente la única individualidad posible es la sociocéntrica centrada en el nosotros.
(Materiales sobre el bullying en red para alumnos de ESO y Bachillerato. Gracias a las aportaciones de la magnífica psicóloga visitante)
 


La pendiente resbaladiza de la maldad





 

lunes, 20 de noviembre de 2017

Interludio a mis happy few

A Maroua y a Rosa, amigas a distancia telefónica en movimiento; a Elena, que se olvida de sus poemas troyanos lunes, jueves y viernes. De nuestras conversaciones, vosotras sabéis por qué:


"Una sinfonía agridulce, esta vida
intentas juntar los extremos,
eres un esclavo del dinero y luego mueres"




"Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.
A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.
- El mundo es eso - reveló -. Un montón de gente, un mar de fueguitos.
Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende"

El Libro de los Abrazos- Eduardo Galeano
 
 
 

martes, 14 de noviembre de 2017

De Madrid al cielo

 
Que Montoro devuelva las llaves económicas a Madrid, pero antes aún que el jefe militar israelí devuelva las llaves de la ciudad otorgadas por una insensible Carmena
 
Eduardo Garzón:
 
"¿Cómo es posible que Montoro haya decidido intervenir las cuentas de un ayuntamiento que tiene más de 1.000 millones de superávit y que ha reducido la deuda un 40% en apenas dos años? Lo lógico en principio es pensar que una intervención de las cuentas tiene sentido cuando su administración responsable tiene problemas económicos, pero no es el caso del Ayuntamiento de Madrid. ¿Entonces?
La explicación oficial del Ministerio radica en que el Ayuntamiento de Madrid, aunque tenga superávit y reduzca deuda, incumple la Regla de Gasto. Esta Regla nació en 2012 con la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera (LOEPSF) -que es el desarrollo del reformado artículo 135 de la Constitución Española- y su razón de ser es limitar la cantidad de gasto que puede registrar una administración pública. Ese límite no tiene nada que ver con los ingresos (como podría parecer lógico, para no gastar más de lo que se ingresa), sino que queda fijado en función del crecimiento estimado de la economía española (la estimación la realiza el Ministerio y, por cierto, raramente acierta con ella). Por lo tanto, esta Regla suele provocar que el gasto de las administraciones sea menor que los ingresos, para que así quede suficiente dinero sin gastar, engrose el superávit y pueda ser utilizado para pagar deuda a los bancos. Ése es el objetivo de la Regla de Gasto (recordemos, hija del artículo 135 de la Constitución): priorizar el pago de la deuda frente a cualquier otro tipo de gasto público.
Por lo tanto, lo que el Ministerio está criticando del Ayuntamiento de Madrid no es que tenga las cuentas saneadas (que a todas luces las tiene), sino que haya incrementando tanto la inversión y el gasto social y provocado por lo tanto una notable reducción del superávit y del dinero que se paga a la banca. Pero es que en esto consistía el proyecto económico que Ahora Madrid recogía en su programa electoral y que está aplicando exitosamente: priorizar -a diferencia de lo que ocurría con gobiernos del PP- la gestión honesta y eficaz de los recursos públicos con el objetivo de maximizar el bienestar de la ciudadanía madrileña. Poner la economía al servicio de la gente y no de los bancos. Para ello es preciso utilizar el dinero del Ayuntamiento en aras de incrementar las inversiones y el gasto social, que en sólo dos años han crecido un 102% y un 74%, respectivamente. Evidentemente, todo ese dinero que se utiliza en mejorar la ciudad es dinero que dejas de tener en la cuenta bancaria, que dejas de utilizar para engrosar el superávit y que dejas de utilizar para pagar deuda a los bancos.
Pero lo cierto es que el Ayuntamiento de Madrid no es la única administración que incumple esta particular regla. De hecho, la administración de cuyas cuentas es responsable el ministro Montoro, la administración central, ha incumplido sistemáticamente esta regla (con la excepción de 2016, y debido a un cambio de metodología). Lo mismo ocurre con muchas comunidades autónomas y otros muchos ayuntamientos. Entonces, ¿por qué esa evidente obsesión del Ministerio con Madrid, que le ha llevado por primera vez en la historia a intervenir las cuentas de un ayuntamiento por este motivo?
Muy fácil: porque el superávit del Ayuntamiento de Madrid es el más voluminoso de todos y es el que más necesita Montoro para presentar unas cuentas bonitas en Bruselas.
La clave es que cuanto más superávit tenga el Ayuntamiento de Madrid, más déficit público puede tener la administración central que gestiona Montoro. Esto es así porque Bruselas no mira las cuentas de cada una de las administraciones sino que mira las cuentas del conjunto de ellas. El superávit de Madrid sirve para maquillar las maltrechas cuentas de Montoro, y por eso éste se niega a que el Ayuntamiento de la capital reduzca su superávit para invertir en infraestructuras o incrementar la inversión social. Es decir, no se trata de un castigo al Ayuntamiento por no manejar bien sus cuentas, sino que es una maniobra para aprovecharse del superávit de la capital. Montoro puede permitir que un pequeño ayuntamiento se salte la Regla de Gasto y pierda algunos millones de superávit, pero no puede permitir perder los casi 1.000 millones de euros de Madrid. Sobre todo porque permitirlo podría hacer que el ejemplo de Madrid fuese imitado por tantas otras administraciones, ¡y es que el conjunto de las corporaciones locales registra un superávit superior a los 7.000 millones de euros que Montoro necesita como el comer!
Ni que decir tiene, además, que en todo este movimiento también hay una cuestión política de enorme calado: el Ministerio está encantado de poner palos en las ruedas a un ayuntamiento que está demostrando que hay alternativas a las políticas de austeridad. El gobierno de Ahora Madrid ha puesto ya de manifiesto que se pueden sanear las cuentas al mismo tiempo que pones la economía al servicio de la mayoría social y no de los bancos. Los fanáticos de la austeridad, entre los que se encuentra Montoro, no pueden permitir que este ejemplo triunfe y se difunda, y por eso están tratando por todos los medios que su proyecto político no prospere.
Pero el Ministerio se ha extralimitado en sus competencias, y es lo que el gobierno de Ahora Madrid está utilizando en los tribunales para defenderse de los ataques políticos de Montoro. Resulta que -tal y como explica la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, AIReF- la Regla de Gasto española es mucho más restrictiva que la Regla de Gasto de la Unión Europea porque ésta se aplica sobre el conjunto de las administraciones y no sobre cada una de ellas y además ni siquiera es de obligado cumplimiento. Pero es que hay más: el Ministerio está realizando una interpretación de la Regla de Gasto que no viene recogida en la legislación que fue aprobada en el Congreso de los Diputados, sino que se apoya en una orden ministerial que no tiene carácter normativo y que excede los criterios que la ley establece para la Regla de Gasto. Es decir, que existe una discrepancia de interpretación de la Regla de Gasto entre el Ministerio y el Ayuntamiento que tendrán que dirimir los tribunales.
Veremos en qué acaba la cosa"
 
 
 
 
 
 
 

viernes, 10 de noviembre de 2017

La buena educación

 
Porque nos informan, incluso educan nuestros demócratas de toda la vida. Naomi Klein junto a Ada Colau: "Ni siquiera Trump ha encarcelado a políticos del gobierno estatal".  El país en que se destapa una policía política y a nadie le importa un comino, pese a la gran cantidad de titulares tóxicos que lleva produciendo en sus mentes contra ciertos partidos políticos. Donde sus cloacas consiguen, oh sorpresa, material avanzado en Israel para espiarse entre ellos, incluidos a sus propios servicios secretos. Donde no aparece en titulares la conclusión judicial de que al Presidente lo untaban a sobres las grandes empresas, ni la imputación del Jueves por bromear sobre una obviedad respecto a los antidisturbios y la cocaína. Un país todo Constitución en la mano, exceptuando los derechos.


"En Septiembre, devastadores huracanes azotaban Cuba y Puerto Rico. 20 días después del impacto, Cuba había restituido el 99 % de su sistema eléctrico. Por el contrario, un mes más tarde, el 80 % de la población de Puerto Rico seguía sin luz. Las autoridades prevén llegar al 50% del suministro dos meses después del huracán. Es una incómoda comparación que no leeremos –por supuesto- en la prensa corporativa.
En España, ningún juzgado ha encausado por “enaltecimiento del terrorismo” al portavoz del Partido Popular Pablo Casado: amenazó a Carles Puigdemont, president de la Generalitat catalana, con acabar como su antecesor Lluis Companys, fusilado por la dictadura de Franco. La prensa española ayudaba a Casado a “maquillar” sus amenazas: “El PP avisa a Puigdemont que puede acabar encarcelado como Companys”, leíamos en titulares, casi idénticos, de El Mundo, El País y ABC. Mientras, ninguno de estos diarios informaba de la entrada en prisión de Alfredo Remirez, uno de los 76 tuiteros encausados en la llamada “Operación Araña”. Su delito: haber copiado en Twitter la frase de una canción del grupo “Los Chikos del Maíz”, que alude al torturador y criminal de estado Enrique Rodríguez Galindo; y haber denunciado, mediante un muñeco, la política de dispersión de presos vascos. Pero quien “censura” las redes sociales –nos dicen- es el gobierno de Venezuela.
La sección digital “Planeta futuro” de “El País” publicaba un fotorreportaje sobre “asentamientos precarios” en República Dominicana. Leemos en él que miles de familias viven junto a aguas contaminadas y sus menores con discapacidad no tienen acceso a “medicación, pañales o sillas de ruedas”. Una miseria aséptica, sin relación –para “El País”- con el modelo económico vigente. Curioso, porque en este diario leemos decenas de artículos sobre el supuesto “fracaso” del modelo económico de Cuba, responsable –allí sí- del problema de la vivienda. Aunque la población cubana, incluso la que no tiene una vivienda adecuada, cuente con garantías de servicios básicos, atención de salud o protección a personas discapacitadas. El reportaje nos hablaba, además, de jóvenes dominicanos que sueñan “con emigrar”. No son –al parecer- como los de Cuba, que lo que quieren –leemos también en “El País”- no es emigrar, sino “huir”.
Los llamados “papeles del paraíso” implican a 127 figuras de la política, el mundo empresarial o del espectáculo con los paraísos fiscales. Eso sí: no veremos editorial ni artículo alguno que explique la relación de los paraísos fiscales con los intereses de poderosos gobiernos occidentales. Pero ¿se imaginan cómo cambiaría el “tono informativo” si en dicha lista aparecieran miembros del gobierno de Cuba o Venezuela?
Los medios españoles nos hablan de “persecución política” contra el opositor Freddy Guevara, que va a ser juzgado en Venezuela por organizar los actos violentos que causaron casi 150 muertes en aquel país. A la vez, jalean entusiastas el encarcelamiento en Catalunya, por “rebelión” y “sedición”, de un gobierno electo al completo y de activistas absolutamente pacíficos.
Así nos seguirá instruyendo sobre democracia y libertad la prensa española… mientras se lo sigamos permitiendo"
 
 
 

domingo, 5 de noviembre de 2017

De las empresas sociopáticas


Tom Kucharz, activista, y Miguel Urbán, eurodiputado
 
"Puentes, no muros. Una acción que simbolizaba el derribo de un muro inauguró la semana pasada los días de movilizaciones del #BindingTreaty en Ginebra, con cientos de organizaciones y movimientos sociales del mundo que llevan años luchando por compromisos y avances sustanciales en el proceso de negociaciones en Naciones Unidas hacia un instrumento, un acuerdo vinculante sobre transnacionales y derechos humanos.
Diariamente empresas transnacionales comenten violaciones a los Derechos Humanos por todo el mundo, obteniendo enormes beneficios de ello. Para comprobarlo solo tenemos que hacernos algunas preguntas:
¿Qué responsabilidad tiene la empresa transnacional Benetton en la muerte de Santiago Maldonado en Argentina?
La comunidad mapuche que apoyaba Maldonado se encontraba en pleno reclamo del territorio de la Compañía de Tierras del Sud, propiedad de Benetton, que posee un total de 900.000 hectáreas (una superficie que supera al tamaño de la Comunidad de Madrid) en la Patagonia donde produce hasta el 10 % de la lana de la marca de ropa.
¿A quién beneficia la guerra en las fronteras contra las personas migrantes?
Hay relaciones “estrechas” entre la agencia de fronteras Frontex y la industria militar y de seguridad. Multinacionales tales como Airbus, BAE Systems, Finmeccanica, Indra, Safran y Thales hacen negocios con la situación en las fronteras donde ocurren violaciones sistemáticas de Derechos Humanos y donde mueren miles de personas cada año. Precisamente estas compañías beneficiarias de los contratos de seguridad en las fronteras europeas están también entre las mayores vendedoras de armas a Oriente Medio y el Norte de África, lugar de origen de buena parte de las personas refugiadas. Las empresas que se benefician de los conflictos armados reciben licencias de los estados europeos para exportar armas y contratos para militarizar las fronteras.
¿Quien gana con los centros de tramitación de refugiados?
En Australia, Ferrovial a pesar de las multiples denuncias por violación de derechos humanos continúa haciendo fortuna con la desesperación de las personas refugiadas en la gestión de los Centros de Tramitación de Refugiados (RPC) a través de su filial Broadspectrum que está acusada de haber cometido abusos en Nauru y la isla de Manus, considerados como los “guantanamos del Pacifico”. Amnistía Internacional ha denunciado numerosas veces los abusos en dichos centros. “El gobierno australiano ha creado en Nauru una isla de desesperación para las personas refugiadas y solicitantes de asilo que, sin embargo, es una isla de lucro para empresas que ganan millones de dólares con un sistema tan intrínsecamente cruel y abusivo que constituye tortura”
Frente a los múltiples casos de violación de derechos humanos por parte de empresas multinacionales, en junio de 2014 la movilización internacional consiguió que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU estableciera el Grupo de Trabajo Intergubernamental para la creación de un instrumento legal vinculante que regule la actuación de las empresas transnacionales y asegure que éstas sean juzgadas por eventuales crímenes que cometan tanto a los derechos humanos como al medio ambiente. Durante la pasada semana este Grupo de Trabajo Intergubernamental se reunió en Ginebra por tercera vez de forma ordinaria para avanzar en la negociación del futuro tratado con la participación de 101 Estados y más de 200 delegadas/os de más de 80 países representando a movimientos sociales, sindicatos y la sociedad civil global.
La compañera de Podemos Lola Sánchez Caldentey presentó en esos días un llamado de 250 parlamentarios (http://bindingtreaty.org) en el que apoyamos un marco regulador que obligue a los Estados a asumir la responsabilidad por abusos cometidos por las transnacionales, y que éstas estén obligadas a cumplir el Derecho Internacional de los Derechos Humanos. Así mismo, el Parlamento europeo ha aprobado varias resoluciones apoyando la creación del instrumento vinculante, dando una importante legitimidad a las negociaciones del Grupo de Trabajo Intergubernamental. Por ello es injustificable que la Unión Europea tratara de bloquear el proceso de espaldas a la ciudadanía. En este sentido los Estados Unidos, que nunca participaron en este proceso, aparecieron “de la nada” en la reunión clave de las consultas entre Ecuador y los Estados el viernes por la tarde, después de un almuerzo entre los diplomáticos de la UE y los EEUU, para plantear que el grupo de trabajo necesitaría un nuevo mandato del Consejo de DDHH para continuar, intentando boicotear las conclusiones de la sesión.

Debemos recalcar la fundamental participación activa y la presión política de los movimientos sociales, ONG y comunidades afectadas por violaciones de derechos humanos que lograron vencer el bloqueo de la UE y de otros Estados intentando hacer peligrar la continuidad del proceso. Así, de acuerdo a las recomendaciones de la presidencia (Ecuador) del Grupo de Trabajo del Consejo de Derechos Humanos de la ONU que negocia el tratado, en 2018 debe realizarse una cuarta sesión de negociaciones, y ya sobre un texto borrador de tratado internacional, que será enviado a los países por lo menos cuatro meses antes de la nueva reunión en Ginebra. Las recomendaciones de la presidencia no pueden ser modificadas ahora por ningún Estado ni ser bloqueadas por la Unión Europea o los Estados Unidos. Si bien los Estados y todas las partes interesadas tienen tiempo hasta finales de febrero de 2018 para enviar sus contribuciones a los elementos para el proyecto de instrumento internacional jurídicamente vinculante que la presidencia presentó el mes pasado
Vivimos en el momento de la mercantilización y la privatización generalizada del mundo. Una no va sin la otra. No se trata solo de la privatización de las industrias y de los servicios, sino también de lo vivo, del saber, del agua, del aire, del espacio, del derecho, de la información, de las solidaridades. Esta contrarreforma liberal planetaria alimenta una cuádruple crisis: social, ecológica, democrática, ética. Hay que elegir entre una lógica competitiva implacable, “el aliento helado de la sociedad mercantil”, como escribía Benjamin, o el “aliento cálido de las solidaridades y del bien público”, que decía Bensaid. Tenemos que tomar partido por la defensa de los derechos humanos y la buena vida"
 
 
 
 

miércoles, 25 de octubre de 2017

Psicologías del odio

 
¿Y dónde aparece Venezuela en nuestros medios y elites políticas estos días, ahora que el chavismo ha arrasado en las municipales? ¿Se han atascado nuestros absurdamente obsesivos GPS de cabecera impuestos desde arriba (la P es de psicópatas y la S de sodomitas a sueldo)?
 
"Nadie vive amando todo el tiempo, ni nadie, tampoco, puede vivir odiando todo el tiempo. Esos son momentos puntuales, pasajeros. En tal sentido, podríamos llegar a decir que el odio hace parte de la normalidad, en tanto un momento de la afectividad.
Ahora bien: ¿qué pasa si ese sentimiento en particular se manipula? Porque, y aunque parezca patéticamente imposible, eso sucede. De hecho, es parte de ciertas operaciones psicológicas que tienen por finalidad promover determinadas respuestas.
La guerra psicológica existe, es una realidad. Para decirlo en palabras de un autor especialista en el tema, el estadounidense Steven Metz: “Busca generar un impacto psicológico de magnitud, tal como un shock o una confusión, que afecte la iniciativa, la libertad de acción o los deseos del oponente; requiere una evaluación previa de las vulnerabilidades del oponente y suele basarse en tácticas, armas o tecnologías innovadoras y no tradicionales”.
Esa Psicología, como parte de un complejo entramado de acciones político-militares, tiene por objetivo controlar poblaciones enteras. Es, ni más ni menos, un eslabón de una estrategia de dominación a favor de grupos poderosos. De hecho, los estrategas estadounidenses, desde hace unas décadas, la vienen denominando “guerra de cuarta generación”. Es decir: una guerra donde el oponente es una población completa a la que se “bombardea” con mensajes ideológico-culturales. Una guerra sin bombas y sin sangre, pero igualmente dañina. ¡O más aún!, por cuanto ni siquiera permite percibir que se es parte de un enfrentamiento feroz. Una guerra, en definitiva, hecha con sutiles técnicas de manipulación psicológica que hasta pueden resultar placenteras a quien es objeto de ellas. Y ahí, en medio de esa despiadada guerra (que entra por las pantallas de televisores, computadoras, teléfonos celulares, videojuegos) se puede inocular odio.
La geoestrategia de Washington, desde hace tiempo, tiene puesto sus ojos (o sus garras) en Venezuela, dadas las inconmensurables riquezas naturales que anidan en el país. La nación bolivariana es poseedora de las cinco fuentes principales de energía natural: petróleo, gas, carbón, hidroelectricidad y solar. A lo que habría que agregar la orimulsión. De hecho, contiene en su subsuelo las reservas petroleras probadas más grandes del mundo: 300.000 millones de barriles, suficientes para 341 años de producción al ritmo actual. Además, de sus entrañas surgen importantes recursos minerales, como hierro, bauxita, coltán (una de las reservas más grandes del mundo), niobio y torio (quinta reserva mundial. Y valga decir que un kilogramo de torio equivale a 3.000 toneladas de petróleo). A lo que habría que agregar enormes yacimientos de oro y de diamantes. Junto a ello hay que destacar que es el noveno país del mundo en biodiversidad en su Amazonia (53.000 km2 de selvas tropicales) -utilizable para la generación de medicamentos y alimentos- y décimatercera fuente de agua dulce (la enorme cuenca del Río Orinoco).
Todo ello la convierte en un preciado botín para los gigantescos pulpos multinacionales, estadounidenses en lo fundamental, que ansían no perder esas riquezas. Claro que… ¡esas riquezas son venezolanas!, y ahora, desde hace casi 20 años, con la Revolución Bolivariana en curso, tales recursos son administrados por un gobierno nacionalista y popular, que ha elevado significativamente el nivel de vida de las grandes mayorías eternamente olvidadas. Esto es lo que tiene en jaque al imperio, a los grandes capitales corporativos que ven perder sus negocios futuros.  
Por lo pronto, está en marcha una intrincada operación político-psicológica-militar para detener el proceso bolivariano y volver a colocar los recursos en manos de una oligarquía vernácula tecnocrático-petrolera afín a los dictados de la Casa Blanca. Ello constituye la Operación Venezuela Freedom-2 . En pocas palabras, lo que se pretende es:
1. provocar desabastecimiento de productos de primera necesidad
2. impulsar el mercado negro
3. fomentar la inflación
4. crear violencia callejera con bastantes muertos (es lo que se hizo en meses anteriores, con el saldo de 120 personas fallecidas)
5. difundir mundialmente una matriz mediática que muestre al país como un caos total manejado por una dictadura sangrienta que hambrea a su población
6. inducir una división tajante dentro de Venezuela entre chavismo y visceral antichavismo
7. buscar una guerra civil
8. pedir airadamente por todos los medios posibles (incluyendo la ONU y la OEA) una intervención extranjera para “restablecer la democracia”, robada por la actual “dictadura”
9. no está escrito en el plan, pero es el objetivo real: quedarse con las distintas reservas, las petroleras en principio.
Todas estas estrategias, según formula una estudiosa de asuntos internacionales como la argentina Ana Esther Ceceña, ya están debidamente probadas en varios lugares, siendo altamente eficaces: “Métodos [terroristas y desestabilizadores] han sido usados en Libia y Siria. Siempre aprovechando y atizando las contradicciones ya existentes y llevándolas a un nivel de confrontación absoluta, que propicia la introducción de fuerzas adicionales (fuerzas especiales de mercenarios), de operaciones encubiertas o incluso de bombardeos del exterior, que no sólo elevan la tensión sino que garantizan el acaparamiento de los lugares estratégicos (pozos petroleros, puertos, pasos o rutas).
Para lo que nos interesa ahora: ¡fomento del odio! Como se decía más arriba, todos los seres humanos estamos cortados por la misma tijera, por lo que todos, dadas las circunstancias, podemos odiar (la Madre Teresa de Calcuta también; no existe la “bondad pura”). Incluso todos, dadas esas circunstancias, podemos matar al otro en nombre de algo. Transformando el otro de carne y hueso en un “enemigo” se le despersonaliza y se autoriza su eliminación. El ideal en nombre del que se le elimina puede ser loable incluso (guerra revolucionaria), o deleznable (el racismo, por ejemplo), pero siempre funciona (...)
Lo patéticamente desgarrador es que en ese maquiavélico plan urdido para Venezuela, el punto 6) (“inducir una división tajante dentro de Venezuela entre chavismo y visceral antichavismo”) se ha venido cumpliendo a la perfección. Hoy, sin que un ciudadano antichavista pueda explicar por qué, “odia a muerte” a un chavista, odia a muerte el chavismo. Las supuestas razones son tan opacas como el sentimiento en cuestión: “el chavismo es castro-comunismo”, “te van a expropiar tu casa y pondrán a vivir otra familia en tu sala”, “te habrán de secuestrar los hijos y enviarlos a un campo de entrenamiento comunista en Cuba”, “el país lo están dirigiendo los cubanos y los chinos”, “Raúl Castro -y antes su hermano Fidel- escuchan todas tus conversaciones privadas a través de las lámparas ahorradoras de procedencia cubana que tienes instaladas en tu casa”, etc., etc.
El sueño de la razón produce monstruos”, inmortalizó Francisco Goya en su pintura. Absoluta verdad: eso es lo que busca esta malintencionada operación psicológica fomentando el odio entre venezolanos. En nombre de esa irracional lógica, se puede linchar y prender fuego a un chavista (eso ya ha pasado varias veces) por la sencilla razón de ser eso: un chavista. Cuando el odio prima, la razón, la civilización, las normas sociales caen (...)
Oponer al odio inoculado un amor sin límites es improcedente. Tonto quizá… ¡o suicida! A los balazos y a las bombas no se le pueden oponer flores. Como dice el colombiano Estanislao Zuleta: “No oponerle a la guerra, como han hecho hasta entonces casi todas las tendencias pacifistas, un reino del amor y la abundancia, de la igualdad y la homogeneidad. (…) Es preciso, por el contrario, construir un espacio social y legal en el cual los conflictos puedan manifestarse y desarrollarse, sin que la oposición al otro conduzca a la supresión del otro, matándolo, reduciéndolo a la impotencia o silenciándolo”. 
De lo que se trata es de desarmar la campaña político-mediática-psicológica en juego. Desarmarla, descomponerla en sus elementos, enseñar con precisión científica cómo está fundamentada. Resuenan ahí las enseñanzas del creador de todas estas manipulaciones psicológicas, el Ministro de Propaganda del régimen nazi, Joseph Goebbels: “Miente, miente, miente… Una mentira repetida mil veces se transforma en una verdad”. Lo que debemos mostrar es cómo está estructurado el plan, por qué se fomenta ese odio visceral, irracional, “loco”, entre los venezolanos. Mostrar a quién sirve este “divide y reinarás”.
No debe olvidarse al respecto que esta nueva generación de “guerras preventivas” que nace en la geoestrategia de Washington a partir de la caída de las Torres Gemelas, tiene como objetivo básico: 1) fomentar un odio quasi irracional contra los musulmanes (supuesta encarnación del mal absoluto), para poder invadir los países donde anida ese “terrorismo sanguinario” antes que ellos ataquen a las “civilizadas” naciones occidentales, sin decir que a esos países “terroristas” se les puede 2) arrebatar (¡robar!) el petróleo que “casualmente” tienen en sus subsuelos.
A la inoculación del odio, a ese adormecimiento de la racionalidad, a esa lógica de muerte que se pretende enseñorear, a los crímenes de odio que estamos viviendo hoy día, hay que oponerles la Verdad. Desenmascarar racional y críticamente lo que está atrás de todo esto es el único camino."
 
 
 

martes, 24 de octubre de 2017

A grandes males, FMI

 
Alejandro Nadal:
 
"El médico de cabecera de la economía mundial es curioso. En la última consulta le dijo al paciente: Mire usted, por el momento no tiene problemas serios. Pero sus coronarias no están bien y más vale que se prepare para el infarto masivo al miocardio que va a sufrir con toda seguridad.
Ese es el diagnóstico del Fondo Monetario Internacional en su último Informe sobre estabilidad financiera mundial (disponible en imf.org). El documento señala que el sistema financiero global continúa fortaleciéndose en respuesta al estímulo de las políticas económicas puestas en marcha después de la crisis de 2008. La salud de los bancos en las economías desarrolladas sigue mejorando y la mayoría de las instituciones sistémicas están adecuando sus modelos de negocios para restablecer su rentabilidad. Lo más importante es que se han reducido las amenazas para la estabilidad financiera en el corto plazo.
El vocabulario es transparente, a pesar de la jerga diplomática utilizada. Eso de instituciones sistémicas se refiere a los bancos que en su momento fueron calificados como siendo demasiado grandes para dejarlos quebrar. Pero esos bancos no han sido divididos en unidades más pequeñas y el FMI lo sabe bien. Por eso su informe busca tranquilizar con el giro retórico de que ya están adaptando sus planes de negocios. Sólo que la sensación de alivio desaparece cuando descubrimos que esos nuevos planes de negocios no son otra cosa que la exploración de mejores oportunidades de especulación para precisamente restablecer su rentabilidad.
Las políticas macroeconómicas que se aplicaron en la estela de la crisis de 2008 en efecto contribuyeron a fortalecer el sistema financiero internacional. Recuérdese que en primer lugar se aplicó el rescate de los bancos con problemas, sobre todo para los más grandes con ramificaciones globales. En segundo lugar se usó una política monetaria de tasas de interés cercanas a cero. Pero como la economía mundial seguía en una trayectoria deflacionaria, que el crédito bancario no fluía y que el crecimiento se mantenía débil, se procedió a inyectar un océano de liquidez en las instituciones financieras por medio de la llamada política monetaria no convencional.
A través de esa política monetaria los bancos centrales de Estados Unidos, Japón y la eurozona, compraron activos de los bancos privados con el fin de incrementar el crédito y reactivar la economía. La Fed suspendió su programa en 2014 pero no ha normalizado su hoja de balance y la liquidez que inyectó sigue moviéndose en los mercados financieros del mundo. Además, Japón y la eurozona también aplicaron sus versiones de flexibilización monetaria (en Europa al ritmo de 60 mil millones de euros mensuales este año).
Para esas operaciones los bancos centrales crearon dinero de la nada. Pero como la inflación se mantiene por debajo de las metas de esos institutos monetarios y el crecimiento sigue siendo endeble, la pregunta de todo analista es la misma: ¿dónde acabó todo ese dinero ligado a la flexibilización monetaria?
La respuesta es que la política monetaria no convencional sirvió para crear la burbuja especulativa más grande en la historia del capitalismo. Por eso los indicadores de las bolsas de valores más importantes del mundo se ven tan rozagantes y vigorosos. Pero cuidado, las apariencias engañan y más que un anuncio de rehabilitación económica esas señales del mercado bursátil muestran que el crecimiento de precios de activos financieros es desmedido y poco sustentable. El FMI lo reconoce al señalar en el informe citado que la expansión monetaria ha generado aumentos injustificados en el valor de activos financieros y constituye un incentivo para el apalancamiento y el endeudamiento del sector privado. Es decir, los riesgos para la estabilidad financiera se están trasladando desde el sector bancario a todo el sistema financiero y no financiero.
En síntesis, la flexibilización de la política monetaria sirvió para crear lo que tanto daño hace en las economías capitalistas, un episodio de inflación en el precio de activos; es decir, una mega-burbuja. Y cuando esa bomba explote, no sólo los mercados financieros entrarán en una crisis, sino que la economía real (no financiera) se verá afectada por una onda de expansión destructiva que hará palidecer a la de 2008"
 
 
 

jueves, 19 de octubre de 2017

Uninacionales


http://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2017/10/18/por-que-las-derechas-y-muchas-izquierdas-espanolas-no-entienden-o-no-quieren-entender-lo-que-pasa-en-catalunya

¿Y a cuántos de los paniaguados que hoy abogan por el diálogo como solución, desde un discurso ampuloso y vacuo que incurre en la habitual banalidad política equidistante, calculada para reforzar lugares comunes e insustanciales, se les oyó bramar cuando en los pactos poselectorales los medios en su totalidad nos decían que no daban los números para un gobierno progresista PSOE-Podemos a la portuguesa, por cierto un éxito tanto económico como electoral, por la sencilla razón de que era tabú sentarse a hablar con los nacionalistas catalanes para pedirles su abstención, lo que podría haber sido una buena idea para tratar de evitar a lo que hemos llegado, la represión brutal jaleada desde los balcones ultranacionalistas rojigualda, pero condenada en Europa y la prensa internacional?
¿Alguien ha oído hablar en toda esta jauría de semanas y antidisturbios, finalmente monjiles, el debate del federalismo y la reforma constitucional pertinente, siempre bloqueada por el tándem PP-PSOE con la bendición de la gran prensa y televisión nacionales?
Suelen ser los mismos que fomentan la histeria en las redes con las reiteradas fotos de los niños muertos en las Ramblas, pero luego les hablan de los niños palestinos y se ponen despreciativamente estetas.
Un país uninacional, de una sola nación: la de los listísimos. Tanto como manipuladores -incluso expertos en refinada tortura psicológica y ambigüedad, lectores profusos de El País- como manipulados.
 
 
 

martes, 17 de octubre de 2017

El peligro nuclear del sistema doctrinal

 
Noam Chomsky:
 
 

"En el sistema doctrinal, Irán es una amenaza dual: es el principal partidario del terrorismo y sus programas nucleares plantean una amenaza existencial a Israel, posiblemente al mundo entero. Es tan peligroso que Obama tuvo que instalar un sistema avanzado de defensa aérea cerca de la frontera rusa para proteger a Europa de las armas nucleares iraníes —que no existen, y que, en cualquier caso, los líderes iraníes utilizarían sólo si poseyesen un deseo de ser incinerados al instante a cambio—.
Ese es el sistema doctrinal. En el mundo real, el apoyo iraní al terrorismo se traduce en el apoyo a Hezbolá, cuyo principal crimen es que es el único elemento disuasorio para otra invasión israelí destructiva del Líbano, y para Hamás, que ganó unas elecciones libres en la Franja de Gaza, un crimen que instantáneamente provocó duras sanciones y llevó al gobierno estadounidense a preparar un golpe militar. Es cierto que ambas organizaciones pueden ser acusadas de actos terroristas, aunque nunca cerca de la cantidad de terrorismo que proviene de la participación de Arabia Saudita en la formación y acciones de las redes yihadistas.
En cuanto a los programas de armas nucleares de Irán, la inteligencia estadounidense ha confirmado lo que cualquiera puede fácilmente averiguar por sí mismo: si existen, forman parte de la estrategia disuasoria de Irán. También hay que tener en cuenta el hecho inconfundible de que cualquier preocupación por las armas de destrucción masiva iraníes podría ser aliviada escuchando y dando relevancia al llamado de Irán a establecer una zona libre de armas de destrucción masiva en el Medio Oriente. Esta zona está fuertemente respaldada por los Estados árabes y la mayor parte del resto del mundo y está bloqueada, principalmente, por los Estados Unidos, que desea proteger las capacidades de las armas de destrucción masiva de Israel.
Dado que el sistema doctrinal se desmorona al inspeccionarlo, nos queda la tarea de encontrar las verdaderas razones de la animosidad estadounidense hacia Irán. Las posibilidades son fácilmente interpretables. Estados Unidos e Israel no pueden tolerar una fuerza independiente en una región que ellos toman como suya por derecho. Un Irán con un elemento de disuasión nuclear es inaceptable para los estados canallas que quieren arrasar lo que les apetezca en todo Oriente Medio.(...)
Corea ha sido un problema sustancial desde el final de la II Guerra Mundial, cuando las esperanzas de los coreanos para la unificación de la península fueron bloqueadas por la intervención de las grandes potencias, donde los Estados Unidos tienen la principal responsabilidad.
La dictadura norcoreana bien podría ganar el premio por la brutalidad y la represión, pero está buscando, en cierta medida, llevar a cabo el desarrollo económico, a pesar de la carga abrumadora que tiene su enorme sistema militar. Ese sistema incluye, por supuesto, un creciente arsenal de armas nucleares y misiles, que representan una amenaza para la región y, a largo plazo, para los países de más allá, pero su función es de disuasión, algo que es poco probable que el régimen norcoreano abandone mientras siga bajo amenaza de destrucción.
Hoy, se nos enseña que el gran desafío que enfrenta el mundo es saber cómo obligar a Corea del Norte a congelar estos programas nucleares y de misiles. Tal vez deberíamos recurrir a más sanciones, ciberguerra, intimidación; al despliegue del sistema antimisiles de la Defensa de Área de Alta Altitud Terminal (THAAD), que China considera una grave amenaza para sus propios intereses; tal vez incluso atacar directamente a Corea del Norte —que, se entiende, provocaría represalias por parte de artillería masiva, devastando Seúl y gran parte de Corea del Sur incluso sin el uso de armas nucleares—.

Pero hay otra opción, que parece ignorada: simplemente podríamos aceptar la oferta de Corea del Norte de hacer lo que estamos exigiendo. China y Corea del Norte ya han propuesto que Corea del Norte congele sus programas nucleares y de misiles. La propuesta, sin embargo, fue rechazada de inmediato por Washington, tal como lo había sido dos años antes, porque incluye un quid pro quo: hace un llamamiento a los Estados Unidos para que detenga sus amenazantes ejercicios militares en las fronteras de Corea del Norte, incluyendo simulacros de bombardeos de B-52.
La propuesta chino-norcoreana no es nada irracional. Los norcoreanos recuerdan bien que su país fue aplastado literalmente por los bombardeos estadounidenses, y muchos pueden recordar cómo las fuerzas estadounidenses bombardearon grandes presas cuando ya no quedaban otros blancos. Había informes optimistas en publicaciones militares americanas sobre el emocionante espectáculo de una enorme inundación de agua que aniquilaba los cultivos de arroz de los que depende "el asiático" para sobrevivir. Son muy dignos de leer, una parte útil de la memoria histórica.
El ofrecimiento de congelar los programas nucleares y de misiles de Corea del Norte a cambio de poner fin a acciones altamente provocativas en la frontera de Corea del Norte podría ser la base de negociaciones más profundas que podrían reducir radicalmente la amenaza nuclear e incluso poner fin a la crisis de Corea del Norte. Contrariamente a muchos comentarios encendidos, hay buenas razones para pensar que tales negociaciones podrían tener éxito. Sin embargo, aunque los programas de Corea del Norte se describen constantemente como la mayor amenaza que enfrentamos, la propuesta entre China y Corea del Norte es inaceptable para Washington y es rechazada por los comentaristas estadounidenses con una unanimidad impresionante. Esta es otra entrada en el registro vergonzoso y deprimente de la preferencia, casi por acto reflejo, por la fuerza cuando las opciones pacíficas pueden estar disponibles.
Las elecciones de Corea del Sur de 2017 pueden ofrecer un rayo de esperanza. El recién elegido presidente Moon Jae-in parece dispuesto a revertir las duras políticas de confrontación de su predecesor. Ha pedido explorar las opciones diplomáticas y dar pasos hacia la reconciliación, lo que sin duda es una mejora en comparación con los gestos amenazantes, que podrían llevar a un verdadero desastre"
 
 
 
 
 
 

miércoles, 27 de septiembre de 2017

La clase media


Daniel Bernabé:

"La clase media es una ficción pensada para el control social, un relato escrito por dedos de manicura esmerada.
La clase media fue la metáfora que, como cabeza de playa, ganó la guerra de conquista cultural ante un proletariado ausente de sí mismo.
La clase media es una mediocridad pagada a crédito.
La clase media es una fantasía de horizonte, un viaje a ninguna parte.
La clase media es como el gato de Schrödinger, su existencia depende únicamente del punto de vista del observador.
La clase media es un chaqué de alquiler para una boda destinada al divorcio entre las aspiraciones capitalistas y el decadente ahora.
La clase media es firme defensora de los derechos humanos siempre dentro de los límites de su sala de estar.
La clase media es el pilar de la democracia espectacular, un asentimiento ruin ante el poder del director de la representación.
La clase media es siempre una tragicomedia.
La clase media es simbiótica a la mentira de la excelencia, el emprendimiento y la formación continua.
La clase media niega al resto de clases sociales, un constructo liquidador por agregación.
La clase media es un prestidigitador social que hace desaparecer el conflicto en su chistera transformándolo en vasallaje amable.
La clase media es un joker sonriente con una ortodoncia mediocre.
La clase media, como propuesta, tiende siempre hacia el aburrimiento y el hastío, es la zombificación de la vida total.
La clase media es Paquito el Chocolatero pasado por el tamiz de un coreógrafo de Telecinco en los 90.
La clase media entiende la aventura como la variación del índice bursátil, al amor como inversión y la amistad como entente societario.
La clase media no folla, amplía capital en su pyme familiar.
La clase media entiende la vida como una sucesión de acontecimientos comerciales, trasunto de antiguas celebraciones religiosas.
La clase media es una imitación en plástico barato de la burguesía.
La clase media heredó el complejo de la burguesía frente a la nobleza. Lo somatiza con muebles rústicos y fotos de pared en un asador.
La clase media ahuyenta el peligro en complicadas ceremonias rituales llamadas seguros multirriesgo.
La clase media pasa del útero materno al monovolumen sin solución de continuidad.
La clase media ha desarrollado una capacidad de percibir las radiaciones de los tonos pastel sin parangón en el mundo animal.
La clase media encuentra belleza en una serigrafía barata impresionista que cuelga encima de la taza del váter.
La clase media es, ante todo, un permanente intercambiable. El éxito por la asimilación molecular con el vecino.
La clase media sabe que la realidad empieza allí donde termina el campo de golf.
La clase media vive presa en su urbanización residencial. Un confinamiento con altas vallas, cámaras de seguridad y rie(s)go automatizado.
La clase media es el metro de platino iridiado con el que medir los valores dominantes de un mundo en descomposición.
La clase media fagocita modas y tendencias al carecer de una identidad propia. Una persecución inútil de cualidades asociadas.
La clase media se escinde entre la imagen de quien cree ser y el reflejo que les devuelve el escaso rendimiento de sus productos bancarios.
La clase media es antes ahorradora que ciudadana.
La clase media cree entender el mundo financiero de la misma forma que los sabios medievales la cosmología.
La clase media española vivió su máximo esplendor en el momento de máxima especulación. Toda una declaración de principios formales.
La clase media sustituyó el confesionario por el despacho del director de sucursal bancaria.
La clase media desarrolla todas sus parafilias sexuales en torno al fetichismo del dinero.
La clase media quiere ser propietaria por encima de cualquier consideración. Cuando ni siquiera posee la llave de su existencia.
La clase media brilla con especial particularidad en los suelos pulidos de los centros comerciales, ungida por la luz fluorescente.
La clase media toma su vestuario de la caza, la hípica y el reaganismo textil. Un conjunto desafortunado de inmundicias estéticas.
La clase media mide la calidad del calzado por lo efectivo que resulta a la hora de pisar seres humanos en su carrera profesional.
La clase media es la previsible sonrisa del hombre del tiempo mientras que el huracán arrasa calles en el croma.
La clase media entiende de manera supersticiosa cualquier cambio como la amenaza que le desposee de sus conquistas.
La clase media, ante cualquier crisis, reacciona histérica buscando culpables ajenos a la estructura que les sostiene.
La clase media, ante el cambio inevitable, se posiciona como un perro guardián que ha perdido su territorio y la comida.
La clase media cree aspirar a ocupar el lugar de sus superiores pero solo busca nuevos amos más eficaces.
La clase media manifiesta su cansancio ante sí misma mi(s)tificando la experiencia vacacional como “unos días inolvidables”.
La clase media configura el imperialismo mediante el turismo.
La clase media busca “escapaditas” de fin de semana como el niño enrabietado que finge huir de sus padres sin perderlos de vista.
La clase media moriría de inanición sentimental ante el fin súbito de la ficción televisiva.
La clase media es la resaca que nos dejó el self made man.
La clase media ama los parques temáticos ya que la diferencia entre lo verdadero y lo falso le parece un capricho excéntrico.
La clase media entiende la felicidad como un nuevo sistema para agilizar los trámites burocráticos.
La clase media busca “experiencias enriquecedoras” porque padece de un trastorno severo de objetivos propios.
La clase media ha sustituido la biblia por el libro de autoayuda. La nueva religión de la eficiencia.
La clase media como gif animado: una repetición enfermiza de un momento aislado sin contexto aparente.
La clase media observa la cultura como una tiranía interrogativa sustituible por la comodidad del entretenimiento.
La clase media observa la ideología como una tiranía interrogativa sustituible por la ideología totalitaria de la no ideología.
La clase media odia Trayecto en noche cerrada.
La clase media prefiere la asepsia de la pornografía antes que el olor del sexo.
La clase media se cobija en la ironía permanente ante la ausencia de capacidad crítica.
La clase media detesta la líneas que surgen de la relación con la producción, pero es incapaz de vivir sin ellas.
La clase media intuye las amañadas reglas sociales pero niega su existencia como el marido infiel sorprendido con la amante.
La clase media está montada en el ascensor social pero como ascensorista de uniforme ridículo que mira las plantas a través de las puertas.
La clase media es el helecho de plástico en la oficina del máximo accionista.
La clase media es el ácaro que agradece vivir de la piel muerta que cae del macilento rostro de un banquero.
La clase media accede al orgasmo mediante la designación como mando intermedio o asesor de confianza.
La clase media siempre ficha dos veces por si la primera no ha quedado registrada.
La clase media es una carretera de planta circular en permanente atasco.
La clase media busca la salvación mediante los alimentos ricos en fibras y bajos en colesterol.
La clase media son las rebajas del capitalismo post-industrial
La clase media se define, sobre todo, por lo mezquino de sus sueños: aspiraciones individualistas entre cupones de descuento.
La clase media sustituyó la caridad por la solidaridad mediante métodos telemáticos.
La clase media domina el virtuosismo del escapista siempre que se habla de inicios biográficos.
La clase media mantiene una relación con el mando a distancia del televisor claramente fálica.
La clase media se refugia en la enología como el alemán del 39 en la obediencia debida.
La clase media está convencida de poder categorizar el mundo en los huecos del armarito de las especias.
La clase media piensa que el placer es tan solo la ausencia de dolor.
La clase media entiende como paraíso estético el diseño impersonal de los aeropuertos.
La clase media tiende a la mitomanía como un Dorian Gray mediante renting.
La clase media española utiliza el anglicismo con la esperanza de reconocimiento como buen salvaje aplicado.
La clase media mide el nivel de desarrollo de una sociedad por la profesionalidad y pulcritud personal de los limpiacristales del semáforo.
La clase media adora los posters inspiracionales y los discursos épicos del entrenador antes de un partido crucial.
La clase media mantiene la misma relación con la tecnología que sus abuelas con San Pancracio.
La clase media entiende la elegancia como un blasón nobiliario que se puede adquirir en unos grandes almacenes.
La clase media entiende la música como el hilo musical que no molesta para hacer “cosas”.
La clase media entiende la literatura como un proceso de acumulación de libros gruesos cuyo único fin es llegar a la última página.
La clase media entiende el cine como una forma óptima de presumir delante de su vecino de la alta definición del televisor.
La clase media entiende la pintura como un objeto rectangular inservible que se revaloriza con el tiempo.
La clase media entiende la escultura como el complemento perfecto para la rotonda o el jardín.
La clase media entiende el humor como el escarnio del inmediatamente inferior a él.
La clase media es capaz de probar el veneno si en la sección de Gente y Estilo de su semanal preferido lo recomiendan.
La clase media entiende la gastronomía como una forma óptima para presumir delante de sus amistades de una sensibilidad excelsa.
La clase media se desarrolla en el lugar común como las bacterias en una herida purulenta.
La clase media fagocita cualquier elemento asumido por el sistema rechazando con hostilidad la versión real del mismo.
La clase media solo admite la pasión en la música ligera o como texto publicitario.
La clase media ha sustituido el catecismo por la publicidad.
La clase media entiende el catolicismo como un branding personal algo esotérico.
La clase media siempre está donde tiene que estar, siempre habla lo debido y calla lo necesario.
La clase media se sentiría más cómoda si en las citas el otro llevara una etiqueta con el precio tatuada en la frente.
La clase media practica un tipo de higiene social refinada que consiste en calcular el poder adquisitivo del desconocido en cuestión de segundos.
La clase media entiende el concepto de responsabilidad como las directrices básicas para mantener un orden inalterable.
La clase media se sabe hija de su tiempo, hasta el punto de creer que el pasado es algo totalmente desconectado del presente.
La clase media ha reducido los Mandamientos cristianos a un código binario de conveniencia individual.
La clase media abjura del comunismo como el primate desdentado y famélico ante el fuego.
La clase media es capaz de crear virtualidades visuales sin ningún tipo de ayuda técnica.
La clase media se fascina con las biografías porque entiende la historia como la sucesión de decisiones de los “grandes hombres”.
La clase media es el ansiolítico más poderoso jamás creado por la mente perturbada del mercado.
La clase media aspira al turismo espacial en un futuro inmediato.
La clase media forma colas disciplinadas incluso en el caso de que no sepa ni a qué conducen.
La clase media agota la felicidad en el momento que el dependiente le entrega el producto adquirido.
La clase media observa la pobreza el tiempo suficiente para poder compadecerse de ella delante de sus amistades.
La clase media afirma que todo el mundo es clase media, pero ellos son más clase media que nadie.
La clase media media entre la lucha de clases.
La clase media no se merece una crisis, se merece un apocalipsis"