viernes, 27 de enero de 2017

Proteccionismo y caos


Andrés Piqueras:

"Pero la irrupción económica y política de China ha hecho cambiar las cosas. Tanto que la superpotencia norteamericana ha reculado en su proyecto expansivo, “globalizador”. Ya hizo abortar la Ronda de Doha tocando de gravedad a la propia OMC. Ahora comienza a retirarse de los Tratados con los que tenía atado a buena parte del mundo para que sus transnacionales (y en segundo plano, las de sus adláteres) pudieran exprimir la riqueza del planeta sin obstáculos. Ya se sabe, no es lo mismo practicar el “libre mercado” con quienes no pueden competir contigo que con quien te supera. Entonces los poderosos prefieren sin disimulos el proteccionismo (...)
Por ahora, el sistema financiero ha empezado a compartir la importancia del yuan, que se aprecia en la misma proporción en que China ha comenzado a deshacerse de las reservas de moneda extranjera y de bonos estadounidenses. Dado el actual estado de cosas, la lógica sistémica llevaría a levantar un nuevo entramado financiero internacional apoyado en una bolsa de monedas en la que el dólar perdiera parte de su peso. A esto puede la superpotencia resistirse más o menos tiempo, pero tarde o temprano la tendencia “lógica” es a que primen las monedas ancladas a la energía y a la economía productiva.
Tanto la una como la otra ya no están en el Eje Anglosajón. Sino en Asia, y sobre todo en el Eje chino-ruso.
Este está intentando construir otra   globalización, que en vez de estar basada en el desenfreno financiero, la especulación, la rapiña de recursos mundiales, la multiplicación de recortes sociales y planes de ajuste, “paraísos fiscales” y capital ficticio, proporcione un entramado energético-productivo, multipolar. Toda un área transcontinental integrada económicamente mediante una nueva “Ruta de la Seda”. En ella se incluye la Unión Económica Euroasiática, con India y su zona de influencia, pero también Brasil-Argentina y la Unasur-Celac, Sudáfrica y la Unión Africana. Una red con moneda internacional centrada en el yuan y la canasta de monedas BRICS, con un Banco de Infraestructura y Desarrollo, un Fondo de Fomento, un sistema propio de compensación de intercambio, un plan de infraestructura y desarrollo que muy pronto llegará a Inglaterra con un tren de mercancías de alta velocidad.
La resistencia a ese escenario puede acarrear el intento de implantación de un nuevo telón de acero por parte de EE.UU. contra China. Hasta ahora la facción globalista financiera del poder estadounidense ha mantenido una “entente cordiale” con China debido precisamente al entramado financiero que le une a ella. Mientras que enfrentaba a Rusia para arrebatarla su poderío energético (...) asediándola económicamente y empujando a la OTAN a las mismas puertas de su casa.
Pero la subida de Trump significa que la facción “nacionalista”, de imperialismo clásico, ha asumido temporal y parcialmente el relevo de poder, para intentar volver a cierta economía productiva (...)
Sin embargo, las cosas no se le presentan fáciles a este bloque de poder. Un aumento del gasto público en infraestructura y en revertir la deslocalización empresarial, requerirá una mayor demanda de materias primas y la competencia con China por su procura. Lo cual provocará la subida de los precios de las materias primas y la energía. Esto, a su vez, pondrá en serios aprietos a la economía estadounidense, dado que sus reservas de oro parecen ser muy escasas (aunque hace tiempo que contraviniendo todos los acuerdos internacionales, la FED no da noticia de las mismas) y la credibilidad del dólar puede caer en picado (...)
Con respecto a la credibilidad del dólar, la economía estadounidense está en una coyuntura de doble negatividad. El proyecto reindustrializador requiere de aumentos de la tasa de interés del dinero para atraer las inversiones extranjeras. Eso haría subir el dólar. Pero rompe la economía doméstica (en un país en el que las hipotecas afectan al 80% del valor de las propiedades): la deuda de los hogares y la deuda pública se hacen impagables. Un dólar fuerte permitiría disponer de dinero para inversiones, pero no para exportarlas. ¿Significaría esto mayor aislamiento norteamericano? (...) 
Pero sin EE.UU. como principal comprador planetario, el sistema mundial capitalista queda gravemente herido.
De hecho, los monstruosos niveles de deuda que mantiene sólo son posibles dado aquel papel del dólar, el cual a su vez sólo es viable por el poderío militar estadounidense.
Dólar fuerte – dólar débil. Ahí se juega la partida, en suma (...)
Ha sido EE.UU. quien ha lanzado la «guerra contra el terrorismo»  desde hace más de dos décadas, y con ella ha arruinado países y destrozado sociedades enteras: Afganistán, Somalia, Irak, Libia, Siria… (Además, esa especial guerra perdura y se extiende hoy por más de 60 países, principalmente a través de operaciones secretas...) Es su estrategia para devastar territorios, hacerlos ingobernables, y así parar la construcción del entramado energético-productivo que pretende China (con el apoyo ruso). Porque el gigante asiático está intentando lanzar una suerte de keynesianismo global, vía grandes inversiones, para proveer de las herramientas infraestructurales adecuadas a las redes comerciales globales o regionales que necesita para prosperar (...)
¿Para qué querrían China o Rusia, en estas condiciones, destruir territorios, sobre qué bases se sustentaría su interés por la guerra, si lo que precisan son mercados e integraciones regionales? Lo que está haciendo EE.UU., hasta ahora, en cambio, es prueba evidente de lo contrario"

martes, 24 de enero de 2017

La matanza de Atocha revisitada


Gregorio Morán:

"El próximo martes, día 24, se conmemora –si tal expresión tiene sentido en este caso– la que fue famosa matanza de abogados de la calle Atocha. Una panda de colegas franquistas –llamarlos fascistas sería un exceso de precisión porque la mayoría no tenía ni idea ni de fascismo ni de nada, eran carne de chulo al servicio del Caudillo– se presentan en un bufete dependiente de Comisiones Obreras y del Partido Comunista, y nada más abrir empiezan a disparar con la conciencia de no dejar a ninguno vivo. Se lo había dicho el presidente del Sindicato del Transporte franquista, Francisco Albadalejo. ¡Todos rojos!, darles un buen escarmiento porque me están jodiendo con una huelga. ¡Qué mejor escarmiento que matarles!
Y así fue. Entraron, descargaron las pistolas ante unos laboralistas perplejos ante aquellos asesinos a los que no habían visto en su vida. Quedó un inmenso charco de sangre. Luego se fueron y tres de ellos, Fernández Cerrá, García Juliá y Lerdo de Tejada, que habían encontrado plaza para aparcar a escasos metros, se fueron a coger el coche. Nunca ninguno de los tres negó que se tomaran una caña de cerveza mientras llegaba la madera con su ruido de sirenas.
Así fue la transición, entre otras cosas, ese popurrí de lo viejo muy viejo y lo viejo disfrazado de nuevo. Hasta ahí la primera parte. Nadie salió corriendo, siguieron viviendo en sus casas, mientras los comunistas trataban de salvarse de lo que amenazaba una razzia, que a más de a uno se le ocurrió y era posible. Figuraba de ministro del Interior, como no podía ser menos, Rodolfo Martín Villa, el ciego, sordo y mudo manipulador de la transición. La maquinaria de la represión no se puso en marcha hasta pasadas muchas horas de la matanza. Aquellos arrogantes del patriotismo franquista no tenían nada que temer hasta que les advirtieron que la sangre corrida era mucha y que las cosas amenazaban cambio. La mayoría ni se inmutaron. La policía política del franquismo y ellos eran uña y carne, en este sentido nada había cambiado y no iba a ser Martín Villa quien les diera un curso de adaptación.
Pero matar abogados no es lo mismo que asesinar albañiles. No está bien decirlo, pero es una verdad incontrovertible. Y los abogados se movieron en la que fue la segunda parte de la matanza de Atocha. La primera se situó en el Ministerio del Interior y el audaz demócrata Martín Villa, en pleno tránsito, con Rosón de gobernador civil de Madrid, entendió aunque muy despacio que había que cortar con aquello. Que no se limitaba a meter a Carrillo en los despachos de la dirección general de Seguridad y preguntarle si le gustaba más España o el plomizo cielo de París. Ahora se iniciaba la segunda parte y luego otra tercera, hasta que se ocupó la semana entera de enero.
Había que encontrar una puerta de escape a los asesinos. Entre ellos había hijos y parientes de personajes notables. El Bernard de las supuestas Manos Limpias andaba por ahí, entre el Sindicato del Transporte, Fuerza Nueva y la familia Tejada. Como toda nuestra historia de los últimos años, es un pozo sin fondo, eso que algunos llaman, en culto, sentina o pozo ciego, y el común alcantarilla. No apareció que yo recuerde la singularidad de que “las manos limpias” fueran colegas de las manos sangrientas; no es que la gente haya olvidado, es que sencillamente nadie quiso contarlo"




viernes, 20 de enero de 2017

El otro rey de los saudíes


"Entre los presidentes y ejecutivos de empresas españolas que acompañaban a Felipe IV en la visita, se encontraban empresarios de ferrocarriles RENFE, CAF, Talgo, de constructoras OHL, Acciona, FCC y Sacyr, un grupo del sector electrónico; y por último, las más llamativas, un nutrido grupo de industrias militares, Navantia, INDRA, Sener y Arpa. Por si no se sabe, Arabia Saudí fue en 2015, el mayor comprador de armas del mundo y España que le suministra armas un productor importante de estos artefactos. Sí que se sabe, que Arabia Saudí está inmerso en una guerra abierta en Yemen, donde intervienen sus tropas y su aviación bombardea a menudo ese territorio donde los rebeldes huzíes, de la rama chiita, se levantaron en armas contra el dictador Saleh.
Pero hay más cosas que insultan nuestra inteligencia. Arabia Saudí de la corriente sunita, denominada wahabismo, ha estado financiando al yihadismo, existen pruebas fehacientes de ello, y entre otras, a una de las corrientes más sectarias del Islam, los salafistas, a quienes les ha proporcionado recursos, armas y ha estado detrás de los grupos armados que actúan en la guerra de Siria contra el régimen de Al Asad, de la corriente chiita y apoyado por Irán. País con quien se enfrenta por la hegemonía militar en Oriente Medio en una carrera de armamentos que no presagia más que nuevos conflictos. Entre las múltiples acusaciones de financiar el yihadismo se encuentra el hecho de que 15 de los 19 terroristas que atentaron contra Estados Unidos el 11-S de 2001, eran sauditas.
A su vez, Arabia Saudí es un país denunciado por Amnistía Internacional y Human Rights Watch como uno de los mayores violadores de los derechos humanos, mujeres y trabajadores sin derechos, país donde homosexuales y lesbianas son condenados a muerte, un país donde todos los años unas 300 personas son ejecutadas.
Con ese tipo de país el Gobierno de España se va a hacer negocios, y entre otros intenta venderle cinco corbetas por un valor de 2.000 millones de euros que debe fabricar Navantia en las factorías de Cádiz y El Ferrol. Ventas de armas que según indica la Ley española que regula el comercio de armas deberían estar prohibidas, pues viola los criterios de la ley y de obligado cumplimiento que recoge de la Posición Común de la UE, y que prohíbe vender armas a países que participan en conflictos, donde se producen graves violaciones de los derechos humanos, así hasta ocho criterios. Y no sólo viola la Ley española y la Posición Común de la UE, también la del reciente Tratado de Comercio de Armas internacional aprobado en Naciones Unidas y que España ha ratificado"



martes, 17 de enero de 2017

A mi Andalucía




"Maimónides y Averroes 

La  cultura  judía  y  la  cultura  musulmana  habían  florecido,  juntas,  en  la España de los califas.
Dos  sabios,  Maimónides,  judío,  y  Averroes,  musulmán,  nacieron  casi  al mismo tiempo, en Córdoba, en el siglo doce, y fueron caminantes de los mismos caminos.
Los dos fueron médicos.
El sultán de Egipto fue paciente de Maimónides y Averroes cuidó la salud del califa de Córdoba, sin olvidar jamás que, según escribió, la mayoría de las muertes ocurre por causa de la medicina.
Los dos fueron, también, juristas.
Maimónides ordenó la ley hebrea, hasta entonces dispersa, y dio coherencia y unidad a los muchos escritos de los rabinos que se habían ocupado del tema.
Averroes fue la máxima autoridad judicial de toda la Andalucía musulmana y sus sentencias sentaron jurisprudencia, durante siglos, en el derecho islámico. 
Y los dos fueron filósofos.
Maimónides escribió la «Guía de perplejos», para ayudar a los judíos, que habían  descubierto  la  filosofía  griega  gracias  a  las traducciones  árabes,  a superar la contradicción entre la razón y la fe.
Esa contradicción condenó a Averroes. Los fundamentalistas lo acusaron de poner  la  razón  humana  por  encima  de  la  revelación  divina.  Para  colmo,  él  se negaba a limitar el ejercicio de la razón a la mitad masculina de la humanidad, y decía  que  en  algunas  naciones  islámicas  las  mujeres parecían  vegetales.  Pagó pena de exilio.
Ninguno de los dos murió en la ciudad donde había nacido. Maimónides en  El  Cairo,  Averroes  en  Marrakech.  

Una  mula  llevó  a  Averroes  de  vuelta  a Córdoba. La mula cargó su cuerpo y sus libros prohibidos"
 

"Piedra 

Cuando  el  triunfante  poder  católico  invadió  la  mezquita  de  Córdoba, rompió la mitad de las mil columnas que tenía y la llenó de santos sufrientes. Catedral de Córdoba es, ahora, su nombre oficial, pero nadie la llama así.
Es  la  Mezquita.  Este  bosque  de  columnas  de  piedra,  las  columnas  que sobrevivieron, sigue siendo un templo musulmán, aunque estén prohibidas las plegarias a Alá.
En  el  centro  ceremonial,  en  el  espacio  sagrado,  hay una  gran  piedra desnuda.
Los curas la dejaron estar.
Creyeron que era muda"
 


"El agua y la luz 

Allá por el mil seiscientos y algo, el escultor Luis de la Peña quiso esculpir la luz. En su taller, en una callecita de Granada,  se pasó la vida queriendo, y no pudiendo.
Nunca  se  le  ocurrió  alzar  la  mirada.  Allá  en  lo  alto  de  la  colina  de  tierra roja, otros artistas habían esculpido la luz, y el agua también. 
En las torres y en los jardines de la Alhambra, corona del reino musulmán, esos artistas habían hecho posible la hazaña imposible.
La  Alhambra  no  es  una  escultura  quieta.  Respira  y  juega  los  juegos  del agua y de la luz, que se divierten encontrándose: luz viva, agua que viaja"

 Eduardo Galeano  Espejos. Una historia casi universal


viernes, 13 de enero de 2017

Ecosocialismo en tiempos de colapso


Jorge Riechman:

"Si atendemos a la mejor información científica disponible, resulta difícil evitar la conclusión de que estamos en una trayectoria de colapso. La primera persona del plural se refiere a esa civilización industrial que, en la forma de capitalismo fosilista y patriarcal, se ha hecho por desgracia dominante en el mundo entero.
Eso no quiere decir “destrucción del planeta” (el fenómeno vida es extraordinariamente persistente, fuerte y resiliente; la vida como tal seguirá adelante) sino destrucción de las perspectivas de vida buena para los seres humanos, y por supuesto para muchos otros seres vivos también. Quiere decir ecocidio acompañado de genocidio.
Quizá una imagen que capta bien la situación en que nos encontramos sea la siguiente. En su huida hacia adelante, las sociedades industriales se parecen a un corredor en una carrera de obstáculos, pero con vallas que van acercándose y aumentando de altura (¡rendimientos decrecientes condicionados por la segunda ley de la termodinámica!)… y el corredor lo fía todo a sus zapatillas mágicas, que la multinacional del ramo está a punto de construirle –le aseguran.
P-¿Qué representan estas vallas?
Una valla es el cénit del petróleo (peak oil), pero un poco más allá está la valla aún más temible del “pico” conjunto de todas las formas no renovables de energía. Y muy cerca de ella el agotamiento de los fosfatos (con devastadoras consecuencias para el modelo dominante de agricultura industrial). Y un poco más allá la esquilmación de los acuíferos, y también la de las pesquerías mundiales. Y cerca, igualmente, los “picos” de metales y minerales esenciales para las economías industriales, desde el neodimio al litio pasando por el tantalio. Y también múltiples vallas vinculadas con la degradación de los ecosistemas y la Sexta Gran Extinción de especies vivas… Y las terribles vallas del calentamiento global, claro está, con sus múltiples consecuencias (entre ellas la acidificación de los océanos). Un horizonte que, según las previsiones optimistas, se tornará apocalíptico en la segunda mitad del siglo XXI; y según las previsiones pesimistas, antes de esas fechas (dentro de lustros, no de decenios) (...)
Resulta demasiado arriesgado fiarlo todo a las zapatillas mágicas de la tecnociencia (por no hablar del significado ético de tanta devastación)… Así que todo indica que el colapso ecosocial va a producirse, sí o sí. En el brutal choque del capitalismo contra los límites biofísicos del planeta que determina nuestro presente, basta con poder posponer uno de esos choques contra un límite concreto unos años en el tiempo para ver aparecer otro límite enseguida, aún más imponente. Y miremos hacia donde miremos, por lo demás, los plazos se nos han acortado. No es realista -–creo yo- seguir planteando horizontes de cambio a 2050. Lo que necesitaríamos es una “contracción de emergencia” anticapitalista e igualitaria, ecosocialista y ecofeminista –pero ¿hay fuerzas para ello? (...)
De Cuba podríamos aprender lecciones valiosas: de qué forma una sociedad industrial compleja y petrodependiente hace frente a una súbita escasez energética, como ocurrió allá cuando la implosión de la Unión Soviética redujo drásticamente el abastecimiento de petróleo en muy poco tiempo, a partir de 1991-92. Emilio Santiago Muíño ha escrito una excelente tesis doctoral sobre el “Período Especial” cubano, con la vista puesta en nuestros propios “Períodos Especiales” hacia los que vamos: se titula Opción Cero y está disponible en su blog (Los Niños Perdidos, entrada del 16 de marzo de 2016).
Pero otras experiencias históricas nos ofrecen también lecciones parciales, de las que cabe aprender: el libro Colapso de Jared Diamond (2005) está precisamente articulado sobre esa premisa, vale la pena releerlo.
Un caso interesante es Bizancio. Confrontado a la posibilidad de colapso, Bizancio reaccionó bien: Joseph A. Tainter contrasta el Imperio romano de Occidente, y su triste final, con el imperio bizantino donde en el siglo VII se adoptó “una estrategia que es realmente rara en la historia de las sociedades complejas: la simplificación sistemática”. También Lewis Mumford trató esta importante cuestión histórica en El pentágono de poder.
Me gustaría insistir sobre algo que enfatizaba Joaquim Sempere: “La sociedad productivista-consumista genera incesantemente expectativas materiales cada vez más altas, lubricando así la tendencia al crecimiento, pero con efectos psicológicos y morales devastadores porque reproducen sin cesar la insatisfacción (que a su vez realimenta el deseo de más cosas). Tenemos que aprender a controlar la formación de nuestras propias expectativas, a adaptarlas a lo que es psíquicamente razonable y ecológicamente posible. La palabra clave en esto es autocontención”



martes, 10 de enero de 2017

Los grandes males y sus grandes remedios


 Belén Fernández es autora de The Imperial Messenger: Thomas Friedman at Work, publicado por Verso. Es colaboradora de la revista Jacobin.

"Empezando el año nuevo con un buen chupinazo, el Financial Times acaba de publicar un artículo de Erik Prince, el tristemente célebre fundador y ex director ejecutivo de la firma Blackwater , empresa militar privada y grupo responsable de actuaciones como la masacre de la Plaza Nisur de 2007 contra niños y civiles iraquíes.
La compañía ha emprendido una serie de esfuerzos a lo largo de estos años a fin de renovar su imagen e intentar distanciarse de connotaciones abiertamente tóxicas.
La biografía sobre Prince que presenta el Financial Times le identifica discretamente como “ex SEAL de la Marina de EEUU [y] presidente ejecutivo del Frontier Services Group (FSG)”, una entidad con sede en Hong Kong.
Según su página web , FSG ofrece “servicios logísticos y de seguridad en mercados frontera ”.
En una investigación de The Intercept, se informaba que las actividades de Prince en el FSG incluían afanes diversos para vender en África aviones fumigadores con armamento incorporado como parte “de lo que un colega llamó su ‘obsesión’ por construir su propia fuerza aérea privada”. Al igual que muchas de las operaciones de Prince, la fachada de legalidad suele ser muy imprecisa.
Baste decir que el Financial Times no está acumulando muchos puntos en el frente ético al promocionar a un hombre cuyo modus operandi ha consistido esencialmente en convertir muerte en exterminio (...)
En su debut en el Financial Times, Prince hace sonar la alarma de que Europa está desbordada de refugiados y que “la existencia misma de la UE está en peligro”. No obstante, por fortuna para la humanidad, Prince tiene “una solución que devolverá la estabilidad a Libia y mitigará la crisis”, una solución que, según él, se “basa en sus muchos años de experiencia en negocios militares y civiles”.
No importa que el mismo Prince haya estado implicado en gran parte de la destrucción y el caos sembrados en Iraq, Afganistán y otros lugares que ahora sirven de fuentes primarias de –sí, lo adivinaron- migración hacia Europa.
La “solución” para los refugiados propuesta por Prince implica una “asociación público-privada”, un eufemismo de lo que parece ser, en definitiva, una guerra privatizada contra los refugiados. Imagina una serie de “campamentos base” para el personal de seguridad “a lo largo de una nueva valla fronteriza” en Libia, con policía de fronteras “consistente en un grupo de mentores en un contexto de cuerpos de seguridad europeos, con el apoyo de personal local entrenado en una serie de habilidades básicas clave”.
Prince escribe: “Todo el personal estaría armado y se habrían acordado reglas de intervención y políticas de detención y repatriación de los migrantes. Cada base dispondría de vigilancia aérea y de búsqueda y rescate, así como vehículos armados para las fuerzas de reacción rápida. Las operaciones aéreas, así como los servicios médicos de evacuación, las llevarían a cabo operadores profesionales externos (...)
En la realidad de Prince, la carencia actual de seguridad en las fronteras libias significa que cualquier migrante puede “viajar sin control” hasta la costa y subirse a una barca para el “breve aunque peligroso” viaje hacia Europa.
Llámenme aguafiestas, pero no me gustaría presentar el encarcelamiento, tortura y violación habitual de migrantes en Libia bajo la categoría de “viajar sin control”.
Mientras tanto, el ferviente compromiso de Prince con la paralización del flujo de determinados seres humanos no se traduce, naturalmente, en una oposición generalizada al movimiento humano.
Por ejemplo, a los mercenarios de la seguridad privada se les deberá permitir, por supuesto, que crucen las fronteras a voluntad; así como a las personas de apellido Prince que se trasladan a Abu Dhabi para montar ejércitos secretos"



domingo, 8 de enero de 2017

Y John Berger lloró


"Se arremangó, y bajó al mundo de los que hacen el pan y hacen el amor con el mismo sudor. A ese mundo en extinción bajó; más que a mirarlo, se puso a oírlo y a escucharlo, a olerlo; decidió aprenderle su intemperie. En esa travesía, desde lo entrañable, descubrió que en el mundo todos somos iguales; pero algunos, menos iguales. Que hay humanos que huelen a trabajo y humanos que no huelen. Antes que eso se dio cuenta de que “el trabajo huele a vinagre”.
Puesto a escuchar, llegó a descubrir que “cuando el hacha entra en el bosque, los árboles dicen: ¡Mira, el mango es uno de los nuestros!”
Una noche vio a un pastor derrumbado por una trompada; ese pastor, con todo el cielo arriba, supo que las estrellas son indiferentes.
Trajinando los secretos eslabones del vivir aprendió que si se pudiera dar un nombre a cada cosa que sucede, sobrarían las historias, estarían de más. Estaba convencido de que la vida, la vida de aquí abajo, “suele superar a nuestro vocabulario. Falta una palabra y entonces hay que relatar una historia.”
Un día Berger, John Berger –así se llama el entrañable–, no tuvo la palabra necesaria para lo que su imaginación desataba, y entonces escribió sobre un campesino que estaba en el pajar desnudo de la cintura para arriba; su carne sin sol parecía la de un hombre y la de un niño… Es Berger, ese John Berger el que ahora mismo nos está contando; escuchémoslo:

“Terminado el ordeño, entró en la cocina… allí la quietud y el silencio eran totales. Sacó una silla de debajo de la mesa, se sentó y se puso a llorar. Con el llanto iba inclinando la cabeza hacia adelante hasta que tocó con la frente el hule. Es extraño cómo los animales reconocen los sonidos del dolor. El perro se acercó por detrás y, levantándose sobre sus patas traseras, apoyó las de adelante sobre la espalda del hombre”.
El hombre con la frente sobre el hule “lloró por todo lo que no podía volver a suceder. Lloró por su madre haciendo buñuelos de patatas. Lloró por ella podando los rosales del jardín. Lloró por su padre gritando. Lloró por el trineo que tenía de niño. Lloró por el triángulo de vello entre las piernas de Zuzanne, la maestra. Lloró por el olor de una mujer planchando sábanas. Lloró por el puchero de mermelada borboteando en el fogón. Lloró por su granja, en la que no había niños. Lloró por el sonido de la lluvia cayendo sobre las hojas de rubarbo y por su padre vociferando: ¡escucha eso! Lloró por el heno que quedaba por segar todavía. Lloró por los cuarenta y cuatro años que habían pasado y lloró por él mismo.”



viernes, 6 de enero de 2017

John Berger, in memoriam


A John Berger, muerto hace pocos días:


"El Bosco
 
Un condenado caga monedas de oro.
Otro cuelga de una llave inmensa.
El cuchillo tiene orejas.
El arpa ejecuta al músico.
El fuego hiela.
El cerdo viste toca de monja.
En el huevo, habita la muerte.
Las máquinas manejan a la gente.
Cada cual en lo suyo.
Cada loco con su tema.
Nadie se encuentra con nadie.
No tienen nada en común, salvo el miedo mutuo.
—Hace cinco siglos, Hieronymus Bosch pintó la globalización—comenta John Berger"



" La dibujé toda la tarde y los resultados fueron muy malos. Uno de los dibujos le gustaba a ella y se lo di, pero más bien avergonzado. Más tarde, a eso de la medianoche, cuando ya estaba solo, decidí intentarlo otra vez con un dibujo en colores acrílicos –los otros habían sido con carboncillo y tinta. Y entonces algo empezó a ocurrir. Ya no la estaba mirando, pero ni siquiera estaba intentando recordar su aspecto. Dibujaba completamente a partir de algo en mi interior. Lo único que tenía que hacer era sintonizar íntimamente con aquello. De manera que hice aquel dibujo con mucha rapidez, con trazos grandes. En cierto lugar agujereé el papel. Pero al final el parecido era real porque su semejanza había entrado en mí.
Dices algo parecido cuando escribes acerca de Picasso y sus dibujos de Marie-Thérèse Walter. Tu impresión es que había existido tanta intimidad que él se vuelve ella, y el acto de dibujar llega a ser una especie de autorreconocimiento.
Si hablamos del arte que cuenta, ahí se da la intimidad y la veracidad del artista hacia sí mismo, pero también una intimidad igual para con el Otro. Pienso que esos dibujos de Picasso son de ese tipo; las pinturas de Rembrandt también. Creo que el artista que logró eso más a menudo probablemente fue Van Gogh.
Pero en Van Gogh la relación raramente es con una mujer.
No, no es con una mujer en absoluto. Pero me parece que da igual, eso de lo que estamos hablando puede darse igualmente con una silla. Si eres el tipo de persona que observa y mira apasionadamente, puede apasionarte la intimidad de una silla consigo misma"

 http://rebelion.org/noticia.php?id=221307

lunes, 2 de enero de 2017

Geopolítica del corazón


El más humilde de tus mentores, pero como Sócrates siempre el más irónico 
 

Chomsky en La Jornada:

"Obama de hecho ha roto todos los récords de apoyo a Israel, tanto diplomático como económico. La realidad es descrita con exactitud por el especialista del Financial Times en Medio Oriente, David Gardner: “Los tratos personales de Obama con Netanyahu tal vez fueron ponzoñosos con frecuencia, pero ha sido el más pro israelí de los presidentes: el más pródigo con la ayuda militar y el más confiable en el ejercicio del voto estadounidense en el Consejo de Seguridad… La elección de Donald Trump hasta ahora ha traído poco más que espumarajos de tuits sobre éste y otros embrollos geopolíticos. Pero los augurios son ominosos. Un gobierno irredento en Israel, inclinado hacia la ultraderecha, se ve unido ahora por un gobierno nacional populista en Washington que transpira islamofobia”.
En un comentario interesante y revelador, Netanyahu denunció la conjura del mundo como prueba de la parcialidad del viejo mundo contra Israel, frase reminiscente de la distinción que hacía Donald Rumsfeld entre la vieja y la nueva Europa en 2003. 
Se recordará que los estados de la vieja Europa eran los chicos malos, los principales estados europeos, que se atrevieron a respetar la opinión de la abrumadora mayoría de sus pobladores y por tanto se negaron a secundar a Estados Unidos en el crimen del siglo, la invasión de Irak. Los estados de la nueva Europa eran los chicos buenos, que desoyeron a una mayoría aún más grande y obedecieron al amo. El más honorable de los chicos buenos fue José María Aznar, de España, quien rechazó una oposición virtualmente unánime en su país a la guerra y fue recompensado con una invitación a estar al lado de Bush y Blair en el anuncio de la invasión (...)
Las tendencias que se desarrollan en el orden mundial merecen alguna atención. Como se indicó, Estados Unidos está aún más aislado que en años recientes, cuando encuestas dirigidas por este país –que no se informan aquí, pero son sin duda conocidas por Washington– revelaron que la opinión mundial lo considera la mayor amenaza, con mucho, a la paz mundial, con ninguno siguiéndolo siquiera de cerca. Con Obama, el país está ahora solo en su abstención sobre los asentamientos ilegales israelíes, contra un Consejo de Seguridad unánime. Con Trump y sus seguidores de ambos partidos en el Congreso, la nación estará aún más aislada en el mundo en apoyo a los crímenes israelíes. 
Desde el 8 de noviembre, Estados Unidos está aislado en el aspecto mucho más crucial del calentamiento global. Si Trump cumple su promesa de salir del acuerdo de Irán, es probable que los otros participantes persistan, con lo que Estados Unidos quedará aún más aislado de Europa. También está mucho más aislado de su patio trasero latinoamericano que en el pasado, y lo estará todavía más si Trump retrocede de los vacilantes pasos de Obama hacia la normalización de relaciones con Cuba, emprendidos para prevenir la probabilidad de que su país quedara excluido de organizaciones hemisféricas a causa de su continuo ataque a Cuba, en aislamiento internacional. 
En gran medida ocurre lo mismo en Asia, porque incluso aliados cercanos estadunidenses (aparte de Japón), como Reino Unido, recurren al Banco de Desarrollo de Infraestructura de Asia, con sede en China, y a la Sociedad Económica Regional Ampliada, también basada en China, y en este caso con Japón incluido. La Organización de Cooperación de Shanghai incorpora los estados de Asia central, Siberia con su riqueza de recursos, India, Pakistán y pronto probablemente Irán y tal vez Turquía. Esta asociación ha rechazado la solicitud de Estados Unidos de sumarse como observador y en cambio le exigió que retire todas sus bases militares de la región. 
Inmediatamente después de la elección de Trump, presenciamos el interesante espectáculo de la canciller alemana Angela Merkel asumiendo el liderazgo en leer la cartilla a Washington sobre valores liberales y derechos humanos. Entre tanto, desde el 8 de noviembre, el mundo mira hacia China por liderazgo para salvar al planeta de la catástrofe ambiental, en tanto Estados Unidos, una vez más en espléndido aislamiento, se dedica a socavar esos esfuerzos.
Por supuesto, el aislamiento estadunidense no es completo. Como quedó de manifiesto en la reacción a la victoria electoral de Trump, Estados Unidos cuenta con el apoyo entusiasta de la ultraderecha xenofóbica en Europa, incluidos sus elementos neofascistas. Y el retorno de la ultraderecha en partes de América Latina ofrece a Washington oportunidades de alianzas allí también. Y, desde luego, conserva su alianza cercana con las dictaduras del Golfo y con Israel, que también se separa de sectores más liberales y democráticos de Europa y se vincula con regímenes autoritarios a los que no les importan las violaciones israelíes del derecho internacional y sus duros ataques a los derechos humanos elementales. 
El cuadro que se perfila sugiere el surgimiento de un Nuevo Orden Mundial, muy diferente de los retratos usuales dentro del sistema doctrinal"



Confrontar la dictadura del euro


A P. de vuelta, junto con su homólogo caído del Retiro madrileño misterio por resolver (no spoilers hasta entonces). Y a la artista ex neoyorkina, la artesanía marroquí prometida va de camino al instituto.

Conferencia de Eric Toussaint:

"Estoy absolutamente convencido de que si el Gobierno de Grecia hubiera implementado un programa a partir de final de febrero en términos de suspensión de pagos, auditoría, moneda complementaria, control de capital, socialización de la banca, derogación de las leyes austeritarias, etc., habrían podido vencer a los acreedores y a la Comisión Europea (CE) con el apoyo del pueblo. Porque en las peores condiciones, el 62% del pueblo griego rechazó la exigencias de los acreedores y estaba dispuesto a la confrontación y a la expulsión de la zona euro (...)
Ya en el turno de preguntas, ante la cuestión formulada por uno de los asistentes “¿Se puede pasar de la deuda ilegítima al impago? Personalmente pienso que un país dentro de la UE no puede hacerlo”, el portavoz del CADTM respondió: “Yo haría una pregunta diferente: ¿Es posible dentro de la UE, respetando las exigencias de la CE, romper realmente con la austeridad? Tú dices que hay grandes márgenes. Personalmente, no lo creo. Romper realmente con la austeridad sin enfrentarse la CE y sin desobedecer claramente a los tratados es imposible. Van a entrar en confrontación contigo, van a multarte, etc. y el tema será si vas a someterte o no como Gobierno. Hay que ver lo que ocurrió en Grecia. El Gobierno griego no quiso la confrontación, siguió pagando, y ya, el 4 de febrero 2015, el presidente del Banco Central Europeo ( BCE ), Mario Draghi, decidió impedir a los bancos griegos tener acceso a la línea de crédito normal.
Estaremos de acuerdo en que seguramente no puede Draghi adoptar en España el mismo tipo de medidas tan brutales como se permitió hacer con Grecia, pero él va a tratar de desgastar lo más rápidamente posible un gobierno de izquierda, progresista, que realmente podría significar una alternativa a nivel de Europa. El BCE no va a querer abrir una puerta que permita romper con la austeridad, porque la orientación del BCE no es solamente ideológica, el BCE tiene una agenda de ir más allá contra la legislación del trabajo, de la negociación colectiva, etc. Entonces pienso que hay que prepararse a una confrontación mucho más dura de lo que estás imaginando. Y por eso, en un momento dado, medidas como la auditoría amenazando con un impago es un elemento fundamental para construir una correlación de fuerzas frente a los demás países y a la CE”.
Otra de las preguntas versó sobre la relación entre la deuda ilegítima y el problema del sistema monetario. Al respecto, Toussaint se refirió al debate teórico de si se podría reformar el euro: “Pero no se puede imaginar que Alemania, Francia y Benelux, que se aprovechan del euro tal y como existe, vayan a aceptar una reforma del euro favoreciendo a los países periféricos. Las grandes empresas alemanas, francesas, de Bélgica y Holanda y las empresas financieras de Luxemburgo, Austria y Finlandia no lo van a aceptar”.
Para finalizar, se mostró convencido de “la necesidad, como Gobierno progresista, de lanzar una moneda complementaria, se llama moneda fiscal, no convertible, a través de la cual un Gobierno hace ciertos pagos, para disminuir la dictadura del euro y del BCE. Pero seguramente en varios casos la salida del euro aparece también como una opción posible que hay que debatir de manera seria. Es la conclusión a la que llegó el exministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, y sus consejeros, James K. Galbraith y el joven Daniel Munevar: Finalmente habrían tenido que prepararse a la salida del euro y no era tan traumático como ellos mismos habían pensado”

domingo, 1 de enero de 2017

Feliz año nuevos amos del mundo


Feliz 2017  a Jorge y Cristina, mis ángeles andaluces; y en general a la magia de la comunicación que estoy aprendiendo milagrosa, pese a todo nuestro aparataje tecnológico para abatirla.


Javier de Rivera Codirector del Máster CCCD, miembro del grupo de investigación Cibersomosaguas (UCM) y coeditor de Revista Teknokultura.

"Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft son las empresas más valoradas en bolsa y las que generan una mayor cantidad de ingresos, a pesar del relativo poco personal que emplean de forma de directa. Además, estas grandes empresas tecnológicas controlan los flujos de información, lo cual les convierte en un sector clave de la economía mundial.
El poder que acumulan les permite influir en los flujos económicos y políticos, lo que en muchos aspectos les sitúa incluso por encima de las grandes empresas financieras. Por lo tanto, no es exagerado considerar a sus directivos como Los nuevos amos del mundo, título que utilizó La Sexta Columna para el documental que dedicaron a estas empresas, emitido el 2 de diciembre de 2016.
Además de los datos que aporta el programa, se incluyen entrevistas a diferentes expertos, entre los que tuvieron la amabilidad de incluirme. A continuación, reproduzco el borrador que preparé por escrito para esta entrevista, en el que se incluyen algunos de los comentarios más críticos con estas empresas y que no fueron emitidos.
Imagínese que tengo una StartUp, y quiero dominar el mundo, qué cinco consejos me daría, ¿qué cinco cosas debo hacer?
Lo primero es tener la capacidad de crear un sistema tecnológico que funcione bien y que pueda ser rentable. Lo segundo es disponer de una grandísima fuente de financiación, como por ejemplo los 1.000 millones de dólares que gastó Facebook antes de empezar a dar beneficios en 2009. Desde ahí, todo va más rápido. Lo siguiente son unas buenas relaciones públicas para convencer a la población de que les beneficia darte acceso a todos sus datos, y a los gobiernos para que no legislen en tu contra y te vean como una aliado del progreso y no como una institución de control.
Le cuento las que hemos elegido nosotros: Vende a tus usuarios, sus datos. Hazte gigante, compra y crece sin parar. No gastes en trabajadores, ten poco empleo. No pagues impuestos. Ten una idea y cambia el mundo, para bien o para mal.
Bien, pero os habéis olvidado de la financiación inicial que es clave. Sin ella no existiría ninguno de estos proyectos, que son un producto del capitalismo financiero. Y luego, tampoco ahorran en empleados, de hecho les pagan bastante bien, lo que pasa es que la tecnología aumenta la productividad, y por lo tanto hacen falta menos trabajadores, y eso implica que mucha gente se quedará fuera.
Si tuviéramos que resumir el poder mundial que tienen estas cuatro grandes: Google, Amazon, Facebook y Apple, en una frase, ¿cuál sería? (Son los nuevos amos del mundo)
Sería neo-feudalismo. Este el término que utilizan algunos autores para referirse al mundo que están creando estas empresas. Al contrario de lo que sucede en el capitalismo financiero, en el que el control lo tiene la junta de accionistas representada por el consejo de administración, en estas instituciones digitales existe un sistema dual de acciones por el cual los fundadores acumulan todo el poder de decisión, aunque tengan solo el 5% de las acciones. Estas acciones con superderechos de voto son como títulos nobiliarios adscritos a la persona y que les convierte en señores de sus territorios digitales.
¿Somos conscientes de la información que le estamos dando a las GAFA?
Mucha gente sí es consciente, lo que pasa es que hay poco margen para reaccionar, porque no hay iniciativas colectivas con capacidad de presentar una alternativa. Y tampoco hay fondos para crearlas. Así que la mayoría de la gente se acaba resignando.
¿Merece la pena el servicio a cambio de la cesión que hacemos? ¿Compensa esa pérdida de intimidad?
Merece la pena a corto plazo y a nivel individual. En una sociedad tan competitiva como la nuestra, es muy difícil resistirse a las ventajas que ofrecen esos servicios. Pero a largo plazo y desde un punto de vista social, no compensa en absoluto, porque estamos delegando colectivamente la gestión de nuestra información y de nuestras relaciones, y eso nos hace dependientes de los designios de empresas con mucho poder.
¿Son demasiado grandes estas empresas?
No son demasiado grandes, son demasiado poderosas. Principalmente porque su control tecnológico hace que estén fuera del alcance de la regulación o incluso de la luz pública. El funcionamiento de su tecnología es muy poco transparente y eso hace que no se pueda controlar lo que hacen con ella. Es decir, no hay ningún organismo público o internacional capaz de controlar el uso que hacen de los datos, por lo que ni sabemos si respetan sus propias normas de privacidad.
¿Puede un estado enfrentarse a una GAFA y regularla? 
La regulación no puede llegar a resolver el problema del todo. Lo que hace falta es ofrecer alternativas, la única solución al problema de abuso de poder por medio de la tecnología es el Software Libre. Los estados deberían de invertir en promocionar el software libre y los proyectos basados en software libre, facilitando la creación de sistemas de comunicación que se pudieran ofrecer como bienes públicos o bienes comunes, y no como los sistemas propietarios de los que dependemos actualmente que explotan nuestros datos y vulneran nuestra privacidad.
¿Hay sitio para todos en la nueva economía que capitanean las GAFA o terminarán acabando con el comercio y las pymes de toda la vida?
Estas plataformas aspiran a crear monopolios en los que todas las transacciones tengan que pasar por ellas. Entonces, seguirá habiendo pymes y comercio, pero este sucederá a través de ellas, que harán el papel de reguladoras del comercio minorista. Esto ya se está empezando a producir, con Amazon, y con las plataformas que llaman de “consumo colaborativo”, como Uber o Airbnb que lo que hacen abrir un mercado desregularizado, en el que no hacen falta licencias para operar, y hacen una competencia desleal a otros sectores.
¿Se puede competir contra los gigantes?
La única forma de afrontar esta situación es desde el software libre y la soberanía tecnológica, que es un concepto basado en la soberanía alimentaria, que quiere decir que  los países, las comunidades o incluso las personas sean realmente dueñas de los recursos que necesitan para comunicarse, y no como sucede ahora, que dependemos totalmente de estas empresas privadas.
¿Hacia qué modelo laboral global nos llevan estas empresas? Da la sensación de que se basan en una deslocalización salvaje hacia lugares que compiten excesivamente por salario. Es decir, hacia un mundo cada vez más desigual.
Estas instituciones son hijas del neoliberalismo. Son la punta de lanza del proyecto neoliberal. La ideología que anima muchos de los proyectos de Silicon Valley es lo que en inglés llaman “libertarian”, que es una ideología anti-estatal y por el gobierno absoluto de los sistemas de mercado, y esto obviamente implica más desigualdad, ausencia de derechos sociales, e incluso políticos, y por supuesto de bienes públicos o bienes comunitarios.
La sociedad hipercompetitiva no es un resultado no deseado del progreso, es el objetivo explícito de la ideología que anima estos proyectos.
¿Queremos, nos interesa ese modelo?
Tú verás.
¿Contribuyen lo que deben las GAFA, pagan los impuestos que les corresponde?
Obviamente no. Su modus operandi es escapar en todo lo posible de las regulaciones que no vengan impuestas por ellos mismos.
¿Se oculta la insolidaridad fiscal de una multinacional cualquiera bajo la apariencia “guay” de start-up venida a más?
La imagen de ser empresas modernas y enrolladas que tratan de hacer un mundo mejor forma parte de su retórica de relaciones públicas. Pero se corresponde muy poco con sus prácticas reales, por lo tanto no es más que un engaño estético.
¿Por qué no se les puede obligar a pagar los impuestos que deberían?
Como a todas las grandes empresas, los estados compiten entre sí por ver quien les ofrece el trato más favorable. Vivimos en un sistema en el que la legitimidad política se somete al poder económico, esa es la base del modelo neoliberal.
¿Cómo ha cambiado, o están cambiando el mundo empresas como Google, Amazon, Facebook o Apple? Para bien y para mal
Lo están cambiando a bien para ellos y para los que quieren ser como ellos, y a mal para el resto del mundo"