domingo, 1 de enero de 2017

Feliz año nuevos amos del mundo


Feliz 2017  a Jorge y Cristina, mis ángeles andaluces; y en general a la magia de la comunicación que estoy aprendiendo milagrosa, pese a todo nuestro aparataje tecnológico para abatirla.


Javier de Rivera Codirector del Máster CCCD, miembro del grupo de investigación Cibersomosaguas (UCM) y coeditor de Revista Teknokultura.

"Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft son las empresas más valoradas en bolsa y las que generan una mayor cantidad de ingresos, a pesar del relativo poco personal que emplean de forma de directa. Además, estas grandes empresas tecnológicas controlan los flujos de información, lo cual les convierte en un sector clave de la economía mundial.
El poder que acumulan les permite influir en los flujos económicos y políticos, lo que en muchos aspectos les sitúa incluso por encima de las grandes empresas financieras. Por lo tanto, no es exagerado considerar a sus directivos como Los nuevos amos del mundo, título que utilizó La Sexta Columna para el documental que dedicaron a estas empresas, emitido el 2 de diciembre de 2016.
Además de los datos que aporta el programa, se incluyen entrevistas a diferentes expertos, entre los que tuvieron la amabilidad de incluirme. A continuación, reproduzco el borrador que preparé por escrito para esta entrevista, en el que se incluyen algunos de los comentarios más críticos con estas empresas y que no fueron emitidos.
Imagínese que tengo una StartUp, y quiero dominar el mundo, qué cinco consejos me daría, ¿qué cinco cosas debo hacer?
Lo primero es tener la capacidad de crear un sistema tecnológico que funcione bien y que pueda ser rentable. Lo segundo es disponer de una grandísima fuente de financiación, como por ejemplo los 1.000 millones de dólares que gastó Facebook antes de empezar a dar beneficios en 2009. Desde ahí, todo va más rápido. Lo siguiente son unas buenas relaciones públicas para convencer a la población de que les beneficia darte acceso a todos sus datos, y a los gobiernos para que no legislen en tu contra y te vean como una aliado del progreso y no como una institución de control.
Le cuento las que hemos elegido nosotros: Vende a tus usuarios, sus datos. Hazte gigante, compra y crece sin parar. No gastes en trabajadores, ten poco empleo. No pagues impuestos. Ten una idea y cambia el mundo, para bien o para mal.
Bien, pero os habéis olvidado de la financiación inicial que es clave. Sin ella no existiría ninguno de estos proyectos, que son un producto del capitalismo financiero. Y luego, tampoco ahorran en empleados, de hecho les pagan bastante bien, lo que pasa es que la tecnología aumenta la productividad, y por lo tanto hacen falta menos trabajadores, y eso implica que mucha gente se quedará fuera.
Si tuviéramos que resumir el poder mundial que tienen estas cuatro grandes: Google, Amazon, Facebook y Apple, en una frase, ¿cuál sería? (Son los nuevos amos del mundo)
Sería neo-feudalismo. Este el término que utilizan algunos autores para referirse al mundo que están creando estas empresas. Al contrario de lo que sucede en el capitalismo financiero, en el que el control lo tiene la junta de accionistas representada por el consejo de administración, en estas instituciones digitales existe un sistema dual de acciones por el cual los fundadores acumulan todo el poder de decisión, aunque tengan solo el 5% de las acciones. Estas acciones con superderechos de voto son como títulos nobiliarios adscritos a la persona y que les convierte en señores de sus territorios digitales.
¿Somos conscientes de la información que le estamos dando a las GAFA?
Mucha gente sí es consciente, lo que pasa es que hay poco margen para reaccionar, porque no hay iniciativas colectivas con capacidad de presentar una alternativa. Y tampoco hay fondos para crearlas. Así que la mayoría de la gente se acaba resignando.
¿Merece la pena el servicio a cambio de la cesión que hacemos? ¿Compensa esa pérdida de intimidad?
Merece la pena a corto plazo y a nivel individual. En una sociedad tan competitiva como la nuestra, es muy difícil resistirse a las ventajas que ofrecen esos servicios. Pero a largo plazo y desde un punto de vista social, no compensa en absoluto, porque estamos delegando colectivamente la gestión de nuestra información y de nuestras relaciones, y eso nos hace dependientes de los designios de empresas con mucho poder.
¿Son demasiado grandes estas empresas?
No son demasiado grandes, son demasiado poderosas. Principalmente porque su control tecnológico hace que estén fuera del alcance de la regulación o incluso de la luz pública. El funcionamiento de su tecnología es muy poco transparente y eso hace que no se pueda controlar lo que hacen con ella. Es decir, no hay ningún organismo público o internacional capaz de controlar el uso que hacen de los datos, por lo que ni sabemos si respetan sus propias normas de privacidad.
¿Puede un estado enfrentarse a una GAFA y regularla? 
La regulación no puede llegar a resolver el problema del todo. Lo que hace falta es ofrecer alternativas, la única solución al problema de abuso de poder por medio de la tecnología es el Software Libre. Los estados deberían de invertir en promocionar el software libre y los proyectos basados en software libre, facilitando la creación de sistemas de comunicación que se pudieran ofrecer como bienes públicos o bienes comunes, y no como los sistemas propietarios de los que dependemos actualmente que explotan nuestros datos y vulneran nuestra privacidad.
¿Hay sitio para todos en la nueva economía que capitanean las GAFA o terminarán acabando con el comercio y las pymes de toda la vida?
Estas plataformas aspiran a crear monopolios en los que todas las transacciones tengan que pasar por ellas. Entonces, seguirá habiendo pymes y comercio, pero este sucederá a través de ellas, que harán el papel de reguladoras del comercio minorista. Esto ya se está empezando a producir, con Amazon, y con las plataformas que llaman de “consumo colaborativo”, como Uber o Airbnb que lo que hacen abrir un mercado desregularizado, en el que no hacen falta licencias para operar, y hacen una competencia desleal a otros sectores.
¿Se puede competir contra los gigantes?
La única forma de afrontar esta situación es desde el software libre y la soberanía tecnológica, que es un concepto basado en la soberanía alimentaria, que quiere decir que  los países, las comunidades o incluso las personas sean realmente dueñas de los recursos que necesitan para comunicarse, y no como sucede ahora, que dependemos totalmente de estas empresas privadas.
¿Hacia qué modelo laboral global nos llevan estas empresas? Da la sensación de que se basan en una deslocalización salvaje hacia lugares que compiten excesivamente por salario. Es decir, hacia un mundo cada vez más desigual.
Estas instituciones son hijas del neoliberalismo. Son la punta de lanza del proyecto neoliberal. La ideología que anima muchos de los proyectos de Silicon Valley es lo que en inglés llaman “libertarian”, que es una ideología anti-estatal y por el gobierno absoluto de los sistemas de mercado, y esto obviamente implica más desigualdad, ausencia de derechos sociales, e incluso políticos, y por supuesto de bienes públicos o bienes comunitarios.
La sociedad hipercompetitiva no es un resultado no deseado del progreso, es el objetivo explícito de la ideología que anima estos proyectos.
¿Queremos, nos interesa ese modelo?
Tú verás.
¿Contribuyen lo que deben las GAFA, pagan los impuestos que les corresponde?
Obviamente no. Su modus operandi es escapar en todo lo posible de las regulaciones que no vengan impuestas por ellos mismos.
¿Se oculta la insolidaridad fiscal de una multinacional cualquiera bajo la apariencia “guay” de start-up venida a más?
La imagen de ser empresas modernas y enrolladas que tratan de hacer un mundo mejor forma parte de su retórica de relaciones públicas. Pero se corresponde muy poco con sus prácticas reales, por lo tanto no es más que un engaño estético.
¿Por qué no se les puede obligar a pagar los impuestos que deberían?
Como a todas las grandes empresas, los estados compiten entre sí por ver quien les ofrece el trato más favorable. Vivimos en un sistema en el que la legitimidad política se somete al poder económico, esa es la base del modelo neoliberal.
¿Cómo ha cambiado, o están cambiando el mundo empresas como Google, Amazon, Facebook o Apple? Para bien y para mal
Lo están cambiando a bien para ellos y para los que quieren ser como ellos, y a mal para el resto del mundo"


1 comentario:

  1. Feliz año con retraso desde Melilla!

    Gran entrevista, se la paso a mis incrédulos de cuarto, porque para construir sobre las puntas del neoliberalismo hace falta conocimiento!

    Besitos

    ResponderEliminar