miércoles, 22 de febrero de 2017

El experimento España


Fundadora de ATTAC Francia, su lúcido Informe Lugano profetizaba ya en los 90 hacia dónde conducía la globalización neoliberal en lo que refiere a la gran masa sobrante de la humanidad, así como lleva décadas avisando sobre los límites ecológicos del desarrollo hipertrófico.

Susan George:

"Estos tratados no son simplemente sobre “comercio”. Estos acuerdos sirven para dar más poder a las empresas. Poder para demandar a los gobiernos si creen que una ley, y no sólo leyes comerciales, puede afectar a sus beneficios. Sirven para que puedan estar presentes cuando se escriban esas regulaciones; de ese modo pueden introducir sus productos de alimentación sin probar si son dañinos para nuestra salud o no. También son tratados para facilitar la inversión, lo cual antepone los intereses de los inversores extranjeros sobre los locales (...)
El CETA es igual de peligroso, ya que tiene los mismos factores que tiene el TTIP. Además, todas las empresas norteamericanas tienen empresas subsidiarias o sedes en Canadá. La economía de ese país está fuertemente controlada por la estadounidense. De manera que si la empresa matriz X, con base en Estados Unidos, tiene un problema con una ley en España, puede pedir a su empresa subsidiaria Y, con base en Canadá, que denuncie al Gobierno español para tumbar esa ley. El CETA también tiene el mecanismo de arbitraje de diferencias inversor-estado (ISDS por sus siglas en inglés), con el cual las empresas pueden denunciar a gobiernos ante tribunales privados (...) 
No será fácil para los agricultores europeos competir en un mercado que se inundará de mercancías de Estados Unidos y Canadá, igual que no lo fue para los campesinos mexicanos que perdieron casi dos millones de empleos tras la firma del NAFTA, el tratado entre Estados Unidos, México y Canadá.
Siempre explica que la lucha contra el TTIP ha sido muy efectiva porque ese tratado afecta a muchos sectores, y estos sectores han luchado juntos. El problema global de la deuda externa también afecta a la mayoría de sectores pero no tiene el mismo apoyo. ¿Por qué?
Tuve el privilegio de conocer a un exministro de Economía brasileño durante lo que llamamos la “gran crisis de la deuda en el tercer mundo”, a finales de los 80 y principios de los 90, y le pregunté: “¿Por qué no os unís varios países y hacéis un impago hasta que se os conceda una quita?”. Me dijo que lo había intentado, habló con Argentina, Uruguay y otros países, pero no lo consiguió. Eso debe cambiar y debemos actuar de otra manera esta vez.
Ahora mismo hay varios países en Europa que se encuentran en la misma situación en que se encontraban esos países durante aquella crisis de la deuda. Los enemigos son comunes y sabemos quiénes son: el Fondo Monetario Internacional , la Comisión Europea y el Banco Central Europeo. Es un enemigo fuerte que tiene muchas formas de atemorizar y hacernos entrar en vereda. Hemos presenciado un buen intento y trabajo en este sentido en Grecia, de la mano de mi buen amigo Éric Toussaint, pero otros países no han apoyado a Grecia porque tienen miedo. Aquí está el problema y es lo que tenemos que cambiar. Los países bajo el yugo de la deuda se tienen que unir para decidir qué hacer con sus deudas y no pagarlas.
Remarca continuamente que la principal batalla debe ser la ecológica y energética. ¿Cómo debemos afrontarla?
Una de las principales metas que debemos tener en mente es Europa. Como uno de los continentes más poderosos, tiene una enorme responsabilidad en el medio ambiente mundial. Yo no creo que tengamos que gastar muchos esfuerzos en salvar Europa, pero en el tema climático creo que debemos intentar que Europa no se suicide, porque eso es lo que está haciendo ahora mismo con sus políticas energéticas y ecológicas. Por lo que tenemos que intentar cambiar el rumbo político de Europa.
Les he pedido a mis compañeros de ATTAC Alemania que centren un especial esfuerzo en intentar influir para ese cambio en su país, ya que actualmente las políticas neoliberales impuestas por Alemania al resto de Europa, y por ende las impuestas por Europa a gran parte de los otros continentes, son una amenaza directa para el planeta. Pero la población europea ya sabe que el problema ecológico y ambiental es real y que nos afecta, por lo que la batalla consiste en hacer ver a esa población que hace falta cambiar esas políticas europeas y a quienes las defienden.
Dice que “España ha sido usada como un laboratorio para ver cuánto podemos resistir”. ¿Ha acabado ya ese experimento?
No, no tiene pinta de que haya acabado. España sigue sufriendo las políticas impuestas de austeridad y de continuo endeudamiento, se sigue agrandando la desigualdad, y el poder de la Troika sobre España es cada vez mayor. Un cambio político en las últimas elecciones podría haber cambiado el rumbo de España y terminar con ese experimento. Pero parece que la coalición entre Podemos y PSOE fue imposible y España sigue en el mismo sitio y sufriendo las mismas políticas neoliberales que lleva aplicando desde que empezó la crisis.
Hace un año y medio dijo en una entrevista que “Podemos es una gran oportunidad, no sólo para España, sino para Europa”. ¿Todavía lo sigue pensando?
Sí, sigo pensando que Podemos puede ser una muestra muy positiva para el resto de países. Si llegaran al poder, ya sea dentro de una coalición con el PSOE o fuera de ella, podrían intentar cambiar el signo de la política española y mostrar el camino para otros partidos europeos que no parecen confiar en que un verdadero cambio del rumbo político de Europa sea posible"




lunes, 20 de febrero de 2017

La camarilla de Trump


Naomi Klein:


"Retrocedamos con la cámara y hagamos un reconocimiento de lo que está sucediendo en Washington ahora mismo. La gente que ya posee una porción absolutamente obscena de la riqueza del planeta, y cuya parte crece cada vez más cada año que pasa —en el último recuento, ocho hombres poseían tanta riqueza como la mitad del mundo — está determinada a quedarse todavía con más. Las figuras clave que pueblan el gabinete de Donald Trump no sólo son megarricos, son individuos que hicieron su dinero a sabiendas de que se perjudicaba a las personas más vulnerables de este planeta y al planeta mismo. Parece ser una especie de requisito para el puesto de trabajo.
Tenemos al banquero basura Steve Mnuchin, elección de Trump para Secretario del Tesoro, cuya “máquina de ejecuciones hipotecarias” sin ley arrancó a decenas de miles de personas de sus hogares.
Y de las hipotecas basuras a la comida basura, ahí encontramos al designado por Trump como Secrretario de Trabajo, Andrew Puzder. Como director ejecutivo de su imperio de comida rápida, no le bastaba pagar a sus trabajadores sueldos abusivos que no daban para vivir. Varias demandas judiciales acusan además a su empresa de robar salarios a los trabajadores al no pagarles trabajos y horas extraordinarias. 
Y pasando de la comida basura a la ciencia basura, aquí está el escogido por Trump para Secretario de Estado, Rex Tillerson. Como ejecutivo primero, y director ejecutivo después, de Exxon, su empresa costeó y dio mayor volumen a la basura científica, y presionó ferozmente entre bastidores en contra de las acciones internaciones significativas contra el cambio climático. Y debido no poco a estos esfuerzos, el mundo perdió decenas de años, cuando deberíamos haber estado quitándonos de encima nuestra adicción a los combustibles fósiles, acelerando por el contrario la crisis del clima. Debido a estos nombramientos, un número incontable de personas está perdiendo ya su hogar a causa de tormentas y de los mares en ascenso, pierde ya la vida por las olas de calor y las sequías, y en última instancia serán millones los que verán desaparecer su tierra natal bajo las olas. Como de costumbre, la gente que primero y peor sufre las consecuencias es la gente más pobre, de piel negra y morena en una abrumadora mayoría.
Casas robadas. Salarios robados. Culturas y países robados. Todo inmoral. Todo extremadamente rentable.
Pero la reacción popular iba aumentando, que es precisamente la razón por la cual esta banda de directores ejecutivos —y los sectores de los que provienen — andaba con razón preocupada de que la fiesta estuviera a punto de acabarse. Tenían miedo. Banqueros como Mnuchin se acuerdan del derrumbe financiero de 2008 y la forma franca en que se habló de nacionalizar bancos. Fueron testigos del ascenso de Occupy y después de la resonancia que alcanzó el mensaje contra la banca de Bernie Sanders durante la campaña. 
Jefazos del sector servicios como Andrew Puzder están aterrados por el creciente poder de la “Lucha por los 15 dólares” [principal campaña por el aumento del salario mínimo] que ha ido consiguiendo victorias en ciudades y estados de todo el país. Y si hubiera ganado Bernie lo que fueron unas primarias sorprendentemente reñidas, la campaña bien podía haber tenido a su adalid en la Casa Blanca. Imaginemos lo espantoso que resulta esto para un sector que depende de modo tan esencial de la explotación en el lugar de trabajo para mantener bajos los precios y elevados los beneficios.
Y nadie tiene más razones que Tillerson para temer a movimientos sociales en ascenso. Debido al creciente poder del movimiento climático global, Exxon se ve sometida a ataques en todos los frentes. Los oleoductos que transportan su petróleo se ven bloqueados, no sólo en los Estados Unidos sino en todo el mundo. Las campañas de desinversión se extienden como el fuego, lo que provoca incertidumbre en los mercados. Y en el último año, los engaños diversos de Exxon acabaron siendo investigados por la SEC [Comisión de Bolsas de Valores de los EE.UU.] y múltiples fiscales generales de los estados. La amenaza que plantea a Exxon el que se actúe contra el cambio climático es existencial (...)
Este es el telón de fondo del ascenso de Trump al poder: que nuestros movimientos empezaban a ganar. No estoy diciendo que fueran suficientemente fuertes, que no lo eran. No estoy diciendo que estuviéramos suficientemente unidos, que no lo estábamos. Pero algo estaba muy decididamente moviéndose"

jueves, 16 de febrero de 2017

La base antropológica del socialismo


Armando B. Ginés:

"Existe la creencia inveterada y de general aceptación popular que el egoísmo y la propiedad privada son instituciones naturales que explican la conducta del ser humano desde los albores del tiempo evolutivo.
No obstante, cuesta creer que millones de años atrás, nuestro homínido antecesor anónimo tuviera una conciencia mínima de las lindes territoriales y materiales de las que era dueño en exclusiva y que el motor filosófico, por llamarlo de algún modo, de su vida fuera el hacer acopio de más y más objetos o de mayor estatus que el resto de sus congéneres.
Pocas cosas hay en el ser humano innatas o naturales. Así lo viene demostrando el método científico desde hace siglos (...) 
La falacia natural transformada en tradición cuenta con una fuerza arrolladora y extraordinaria para ahormar la mente colectiva y alienarla con los intereses propios de las elites dominantes.
Volviendo al mítico ser de las cavernas, al que la imaginería más extendida lo ve como aislado en su hogar de roca, junto a una mujer decorativa y un tosco artilugio de defensa-agresión, cabría señalar que esa imagen no tiene nada que ver con la realidad descubierta por la paleontología y los análisis antropológicos.
Ese humano antropoide sobrevivía en comunidad, ya sean hordas, tribus o clanes, donde lo más probable es que todo fuera de todos, y las empresas de caza o cooperación fueran acometidas en común. La lógica de este aserto salta a la vista: cuesta menos energía cazar una pieza escurridiza aunando aportaciones mancomunadas al acervo colectivo que emprender el abatimiento de un animal un solo individuo. ¿Para qué competir gratuitamente con los de tu misma especie cuando es el entorno medioambiental el que obliga a luchar para sobrevivir? Convertir en adversario o enemigo acérrimo al de al lado es una treta ideológica de la sociedad jerarquizada en estamentos incomunicados o clases sociales (...)
Curioso es también que el egoísmo y la propiedad privada sean atributos de la libertad, esa idea tan manoseada que parece ser el culmen de la cultura humana. En realidad, da la sensación que tal libertad vinculada al egoísmo y la propiedad material sea más un pesado fardo que demarca una libertad acosada por miedos ancestrales a perderla en cualquier momento. Terrible paradoja: una libertad plagada de títulos y estatus que permanentemente hay que defender de sí misma ante el egoísmo de los otros, el resto de aspirantes a una libertad similar que la disfrutada por mí mismo (...)
Y es que el egoísmo no es natural en el ser humano como bien demuestra la ciencia contemporánea. Según recopila Richard D. Precht en su libro El arte de no ser egoísta, “(…/…) las recompensas materiales vician el carácter. Quien es condicionado a hacer cosas con contraprestación material lo tiene muy difícil después para arreglárselas sin ella. Es evidente que la conexión entre disposición a ayudar y recompensa material no está por naturaleza asentada en nuestro cerebro. Lo que sucede es que en nuestra niñez somos condicionados a ello y nuestro cerebro crea esa nueva conexión. Y una vez que está ahí constituye ya un reflejo casi automático. En otras palabras: no nacemos egoístas, nos hacen egoístas.”
Esclarecedor: nos hacen egoístas, en la familia, en la escuela, en el medio social. Nos programan para recibir recompensas por nuestro quehacer: premio para el infante bueno que va asumiendo los roles e interioriza adecuadamente las reglas legales y consuetudinarias para su conducta moral; alabanzas éticas para el adolescente modelo que saca notas excelentes; promoción laboral para la persona trabajadora que calla y otorga ante la orden ejecutiva del empresario; la promesa del cielo para el creyente resignado a su suerte que se deja sublimar por su hondo sentimiento de culpa y dolor; aplausos histriónicos para el ciudadano entregado al consumo de bagatelas y eventos vacíos de contenido.
Otro hecho incontrovertible contra la naturalización interesada y doctrinal de la propiedad privada y el egoísmo humano reside en que trabajar por propósitos y objetivos comunes libera tiempo para otros menesteres, pensar y reflexionar por ejemplo. ¿Cómo hubiera sido posible la evolución en sofisticada complejidad de nuestro cerebro sin momentos de paz, seguridad, cooperación, intercambio de experiencias y fantasías y sosiego vital alrededor del fuego comunitario? (...)
Lo urgente, en esa presunta conflagración bélica originaria, y la necesidad absoluta no habría dejado resquicio a la socialización del conocimiento. Ese darwinismo social alentado por las ideologías capitalistas de la competencia feroz por riquezas materiales y estatus simbólico no viene de serie ni en nuestros genes ni en nuestra historia. Pero de tales presupuestos mágicos se nutre la realidad de nuestros días (...)
Y la paradoja máxima estriba en aquellas personas que nada quieren tener, salvo su capacidad de vivir, aprender y convivir en mutua solidaridad humana. De ellas no se dice que sean libres más bien se las califica de indigentes y pobres. No tienen propiedades en exclusiva, no pueden perder nada más que su conciencia, su libertad y su erotismo por la vida. Y eso no se puede expropiar ni tiene precio tasado. De ahí que sean tachados de locos o inútiles"






domingo, 12 de febrero de 2017

El país que solo se entiende al revés



Pascual Serrano:
"Vivimos en un país donde un ministro de Hacienda (Rodrigo Rato) está acusado de defraudar al fisco 6,8 millones, donde el líder histórico del nacionalismo catalán (Jordi Pujol) y su familia se llevaban el dinero a Andorra. Un país en el que un ministro de Defensa (Federico Trillo) resulta ser quien menos defendió a sus militares, primero vivos, cuando les subió a un avión desvencijado; y después muertos, cuando ni se molestó en investigar la tragedia, identificar los cadáveres y tratar con respeto a las familias.
Vivimos en un país en el que la política más representativa del neoliberalismo enemigo del intervencionismo del Estado (Esperanza Aguirre) se embolsa 4,5 millones de ayudas públicas para la empresa que funda con su marido. Y el consejero delegado del principal grupo de comunicación que se presenta como defensor de la libertad de expresión (Juan Luis Cebrián) despide de su radio al periodista que en su diario publica la presencia de su esposa en los papeles de Panamá.

Vivimos en un país donde hasta un señorito andaluz (Bertín Osborne) termina reconociendo que el líder histórico del socialismo que llegó a presidente (Felipe González) es más de derechas que él
Para que un sistema –social, político, económico, o todo ello junto– tenga legitimidad en una sociedad es necesario que los ciudadanos perciban credibilidad y coherencia entre los representantes y figuras públicas. Si no es así, si los ministros de Hacienda no pagan sus impuestos, los ministros de Defensa dejan que mueran los militares, los gobernantes nacionalistas se llevan el dinero a otro país, los políticos liberales se quedan con las subvenciones del Estado, los periodistas son los censores de la información y los líderes socialistas son más de derechas que los terratenientes, vivimos en un país en que todo es mentira. Tan mentira como el resultado de las elecciones, en el que los ganadores llegan al poder con campañas electorales pagadas con dinero negro e ilegal, de donde solo pueden salir gobiernos ilegítimos"




sábado, 11 de febrero de 2017

Vista alegre


Esta es la España mofa de los corresponsales extranjeros. La de las explicaciones de Cospedal sobre Bárcenas y de las medallas policiales a vírgenes de madera que dan la vuelta al mundo como risa general. 
Donde las estafas de las eléctricas llegan a su apogeo en la ola de frío, mientras muere gente por la pobreza energética. Y Rajoy nos dice que ya lloverá. Y una vez más cuela como explicación, ¡y funciona! ¡El país del festival del humor continuo! Y como en 1984 de Orwell lo borran rápidamente de la memoria colectiva, la memoria de pez orwelliana de la mayoría. Y la agenda mediática pasará a otra cosa, estilo los trajes de reyes magos de Carmena o los titiriteros del terror, ¡y funciona! 
Cuando no las cloacas policiales inventarán informes falsos contra las nuevas formaciones que votan esos millones informados que aún quedan aquí, a los que criminalizar. Y los grandes medios las propalarán, sin retractarse nunca. Porque es gratis.
Desde el 11M en que jueces y policías españoles, servicios secretos marroquíes y ETA montaron una conspiración que incluyó al parecer llevar cadáveres congelados a Leganés donde nunca hubo islamistas suicidas ¡y los mismos periodistas siguen allí, porque somos tan oligofrénicos que no tienen ni que molestarse en cambiarlos de vez en cuando, sigue funcionando! 
Así de bien se hizo la Transición respecto a la conciencia e inteligencia política de los españoles. Fue un exitazo. Democracia alta calidad. 
La broma en serio, que dijo Stendhal sobre el fundamentalista Bossuet. 
La risa. Si no fuera porque es trágico, y lo será para cada vez más gente (empezando por los campos de concentración que llaman CIEs donde muere gente y no sale, las vallas con cuchillas y los asesinados en el mar a balazos de goma: y de ahí en adelante, nuestros niños y abuelos pobres, etc). Pero visto lo visto, no tiene remedio, solo nos queda la risa amarga.
O ejecutan otro chiste imposible como la defenestración de Sánchez en el PSOE para instalar de facto la Gran Coalición y seguir haciendo las mismas cosas desde los consejos de Administración del IBEX35 , y avalando los abusos increíbles de la oligarquía sobre la gente -bancos y pisos, constructoras y autopistas rescatadas, Iglesia e impuestos, patriotas suizos, etc- sin parangón en la Europa desarrollada a la que dicen que debemos parecernos ¡y funciona! 
Las explicaciones que nos dan hasta hoy, desde que nos convencieron de que las grandes deudas que estamos pagando eran las del sector público y el estado del bienestar, son putos chistes malos ¡y han funcionado! La segunda ya tal, no es preciso más. Ni siquiera han tenido que inventarse sofisticadas mentiras, para solaz y recreo de la prensa europea, porque no hace falta ¡funciona siempre!
Una risa de país. Eso sí, somos unos putos crack en Twitter, porque seguimos siendo el país del que se reía Cervantes por no llorar. Visto lo visto, solo nos queda la esperanza en las nuevas generaciones. Y resulta que dos millones de los más listos se han ido y no les dejan votar. Futuro asegurado, dadas las tendencias mundiales en Europa o EEUU. Y se quedan los que van a encontrar pobreza, precariedad y abusos de todo tipo ¿cuántos terminarán de nazis? 
Para echarse unas risas, hasta que los próximos años coronen lo que ya anuncian los esquemas básicos de los 30 que se repiten -ultraliberalismo, crack financiero, políticas de "austeridad" excepto financiera, fascismos, conflictos mundiales- y ya estaban en los libros de Historia de bachillerato que nunca calaron en el español medio.
Cuando se ponga jodido y toque irse.
Pero qué coño, ya lloverá.



Manuel Monereo:

"Podemos cambió la agenda política, desafió profundamente a la oligarquía dominante y modificó un sistema de partidos que había asegurado férreamente la gobernabilidad de España. El bipartidismo fue una forma, un modo de organizar el poder político al servicio de los grupos económicamente dominantes, que se aseguraban el control sobre el Estado y se beneficiaban enormemente del gasto público. En el centro, la corrupción.
Conviene detenerse un momento sobre la significación del bipartidismo. En España se dio, como en otros países, un fenómeno que tiene mucho que ver con la crisis de las izquierdas y, específicamente, de la socialdemocracia. La derecha española ha sido a lo largo de los años cada vez más de derechas, marcadamente neoliberal y con vinculaciones muy fuertes con una todopoderosa Iglesia Católica. El PSOE ha sido, en muchos sentidos, el partido del régimen cumpliendo un triple papel: garantizaba la modernización capitalista, se alineaba con los intereses de los grupos de poder económico y obtenía un enorme consenso en las clases trabajadoras. La clave era que se impidiese, costara lo que constara, el surgimiento de una fuerza política que pudiera competir con el PSOE, le obligara a negociar un programa más a la izquierda y le presionara para cambiar, entre otras cosas, un sistema electoral, que como es sabido, beneficia a los dos grandes partidos.
Podemos consiguió lo que la izquierda de Julio Anguita no fue capaz: construir una fuerza política que le disputaba la hegemonía al PSOE. Esto puso en crisis al sistema de partidos y al propio régimen. Como antes indiqué, durante muchos años el régimen logró un gran consenso social en torno al crecimiento económico, la ampliación de derechos y una Unión Europea garantía de prosperidad y de futuro. Este fue el discurso dominante que entró en crisis con las políticas de austeridad practicadas tanto por el PSOE como por el PP. El bipartidismo, no solo perdió legitimidad, sino que fue percibido como un obstáculo al cambio político en el país y a su regeneración democrática. La población percibió con toda claridad que la clase política estaba sometida a los intereses de la oligarquía financiera, que rescataba bancos y empresas, y que degradaba las condiciones de vida y de trabajo de las mayorías sociales.
La fase que se abría expresaba una lucha extremadamente dura entre los que defendían una propuesta de regeneración y de ruptura democrática y aquellas fuerzas que, de forma más o menos explícita, estaban organizando un proyecto de restauración acorde con la división del trabajo que se iba imponiendo en la UE. España se fue convirtiendo en un país económicamente cada vez más dependiente, subalterno políticamente y con una democracia limitada y sin soberanía. El modelo productivo que se fue profundizando y definiendo por las políticas de crisis se basaba, para incrementar la competitividad, en una devaluación permanente de la fuerza de trabajo, en la degradación sistemática de los derechos laborales y sindicales, y en una sustancial disminución de un Estado social que nunca fue muy fuerte en este país.
Podemos no es un partido, es un movimiento democrático con raíces sociales profundas y con una componente plebeya que le da una singularidad en el mapa político europeo. Hay muchos Podemos y su vertebración programática, organizativa y territorial será difícil. Los poderes lo saben. Nunca ha habido una tregua para Podemos, ha sido combatido más como enemigo que como adversario político, con un objetivo claro: que no se consolide como proyecto político y social alternativo. Cada conflicto interno es sobredimensionado y convertido en crisis, cada diferencia entre los dirigentes aparece como inicio de una ruptura. En el centro, siempre en el centro, demoler al secretario general Pablo Iglesias"

 http://rebelion.org/noticia.php?id=222813


lunes, 6 de febrero de 2017

La posverdad era posverdad


"El profesor de Estructura Social Contemporánea y Estructura Social de España en la Universidad Complutense señala esta renuncia a la teoría y a su potencial crítico en el libro “La criminalización del pensamiento”, publicado por Escolar y Mayo Editores en 2016. La realidad virtual ya prevalece sobre la experiencia directa. Pero abdicar de la capacidad de pensar implica negar la condición humana, sostiene Marcos Roitman, quien cede en este punto la palabra al filósofo Byung Chul-Han, autor de “La Sociedad del Cansancio” (Herder, 2012): “Hoy se habla de enfermedades nacidas en el tiempo de la hiperactividad”. Infinitos Whatsapp, Mails que responder, eventos en la página de Facebook, notificaciones en Twitter… “Estamos ante un sujeto que vive angustiado por el nivel de cobertura, sin tiempo para reflexionar, detenerse, ver el mundo que le rodea; incapaz de seleccionar y fijar conocimientos, no distingue lo fundamental de lo irrelevante, ni es capaz de situarse históricamente”, explica el ensayista coreano (...)

Marcos Roitman defiende la tesis de que el poder en las sociedades occidentales no se ejerce hoy, preferentemente, en forma de represión violenta. Se administra mediante otros modos más sutiles, como el “Storytelling”: contar historias que no sólo velan la realidad, sino que permiten –en palabras de Christian Salmon, autor de “Storytelling” (Península, 2011)- “compartir un conjunto de creencias capaces de suscitar la adhesión o de orientar los flujos de emociones”. Porque las historias “pueden ser prisiones”. Hace dos décadas el sociólogo Niklas Luhmann subrayaba que la función del poder es neutralizar la voluntad del inferior, no necesariamente doblegarla. De ahí la fragilidad de regímenes basados exclusivamente en la tiranía, entre los que Roitman destaca el del Sha iraní, Pinochet, Videla, Idi Amin o Stroessner. La elaboración de mitos políticos que legitimen la dominación y produzcan consensos remite a la antigüedad. Amamantados por una loba, Rómulo y Remo fundaron Roma; en la Historia Moderna, el mito étnico-racial de la superioridad hispánica –materializada en la cruz y la espada- ofreció cobertura ideológica a la expulsión de moriscos, judíos y a la conquista de América. El columnista de La Jornada apunta, entre las formas más cruentas de refrendo popular a la tiranía, la ocurrida durante el nazismo (...)

También las políticas neoliberales de los años 70 se basan en relatos y mitos propalados hasta el hartazgo, como la infalibilidad del mercado y la eficiencia máxima de las leyes de la oferta y la demanda. “No hay un estado contemporáneo en el que no exista un relato constituyente regulador de las relaciones de dominio y disciplina”, resume Roitman, también autor de “Tiempos de oscuridad. Historia de los golpes de Estado en América Latina” (Akal, 2013). La importancia de los relatos legitimadores se puede observar también en las Ciencias Sociales, y en el interés por controlarlas. Durante la “Guerra Fría” tal vez se alcanzara el grado máximo: “Se trataba de amordazar el pensamiento en todas sus dimensiones”. Infiltración en los movimientos sociales, creación de instituciones culturales, publicaciones y editoriales; compra de intelectuales…

En el capítulo dedicado a “El poder y la subversión”, Marcos Roitman destaca cómo los intelectuales del “establishment” reducen a la condición de anomalía o mera excrecencia algunos regímenes que, sin embargo, surgen del seno del sistema capitalista: las dictaduras en América Latina, África, Asia o los fascismos. Niegan además las posibles “alternativas” y el elemento catalizador de las luchas sociales que implica la utopía (...) Mientras, sin embozo se erigen monumentos y se dedican calles a magnos conquistadores como Hernán Cortes, Francisco Pizarro, Pedro de Valdivia o Diego de Almagro; y se celebra con pompa a las dinastías egregias, sean los Borbones, Habsburgo, Orange, Tudor, Saboya o Estuardo. El autor de “Las razones de la democracia en América Latina” y “Democracia sin demócratas” señala cómo Reagan, Bush, Menájem Beguín, Thatcher o Blair “salen airosos de sus guerras genocidas”. O se citan escasamente algunos episodios que enlodan la victoria de los aliados en la Segunda Guerra Mundial; es el caso de los centros especiales en los que F.D. Roosevelt encerró a miles de ciudadanos estadounidenses de origen japonés, sin prueba alguna.

La emprendeduría, la inteligencia emocional o creativa y las marcas se expanden sin freno. Unas palabras de Marcuse (“El hombre unidimensional”) recogidas por Marcos Roitman señalan todo el potencial integrador del capitalismo, que alcanza también a las supuestas “alternativas” espirituales (...) En resumen, Marcos Roitman se abona a una sencilla definición del pensamiento crítico, que consiste en desnudar al poder y exponer sus vergüenzas. Y sin olvidar que un pensamiento emancipador, puede tonarse institucional y reaccionario una vez alcanzado el poder. En menos de un siglo las luchas por la independencia en Estados Unidos (1776), encabezadas por Jefferson, Washington, Adams y Franklin cristalizaron en una gran potencia imperialista"

 http://rebelion.org/noticia.php?id=222571


domingo, 5 de febrero de 2017

Feminismos


Una marcha feminista necesaria, y más todavía en los tiempos de Trump. Pero que se ha negado a colaborar con el Black Lives Matter articulado para denunciar la impunidad con que la policía ejecuta cada dos días a un negro, o en el mejor de los casos lo apaliza públicamente en barrios que son territorios de guerra clasista y racial abierta.
Pese al sentir de las mujeres negras que también participaban en la marcha, predominó el clasismo de las mujeres blancas de clase media.
Entretanto las guerrilleras musulmanas y feministas del PKK kurdo combaten junto con los hombres muy eficazmente al Daesh en Siria, además de asegurarse de extender la igualdad en su propio bando.
 
 
 

sábado, 4 de febrero de 2017

Sobre el crimen del siglo


 (Cortesía del espíritu libre Artearq 7)

 Para poder registrar debidamente tu adhesión a esta iniciativa, por favor, envía un mail a iraq@iraqsolidaridad.org en el que conste tu nombre completo, ciudad y país (si vives fuera de España) y tu profesión.

"En Comú Podèm presentó en el Senado una petición de comparecencia del ex presidente Aznar para investigar el papel que jugó en la contienda contra Iraq que llevó a la participación de las tropas españolas sobre el terreno. El mismo grupo está reuniendo el apoyo de otros grupos políticos para presentar en el Senado y el Congreso una comisión de investigación más allá de la comparecencia.
Pese a la oposición popular masiva en toda España el Sr. Aznar, desoyendo a la ciudadanía y a sus representantes soberanos en el Congreso de los Diputados y en el Senado, se unió al infame trío de las Azores para destruir gratuitamente un país con una vasta cultura y cuna de la civilización que ha pervivido hasta hoy.

Las mentiras y la infamia de dicha guerra han quedado totalmente al descubierto con el Informe Chilcot (informe completo en inglés aquí) , una investigación profunda, exhaustiva, profesional e independiente que duró siete años y que pone el punto final a las mentiras que hemos tenido que escuchar año tras año respecto a la participación de la coalición anglo-estadounidense en el genocidio que aún se perpetúa en Iraq.

Las cifras escalofriantes de asesinados, desplazados internos y en el exterior, la sectarización de un país abierto y laico en el que la mujer jugaba un papel profesional imprescindible, con una escolarización de casi el 100% y una tasa del analfabetismo cercana al 0%,  ha convertido a Iraq, gracias a la infame intervención militar de 2003, en un país en el que los niños no acuden a las escasas escuelas que quedan en pie por miedo a que los secuestren o asesinen. Esto ocurre hoy en día, no es una historia del Paleolítico como el infame Pedro Sanz, portavoz del PP en el Senado, afirmó sin ruborizarse ayer.

En lo referente a España una de las mentiras más atroces fue que el Ejército Español únicamente participó en la guerra de Iraq en misión humanitaria. Las torturas que los militares españoles infligieron a presos iraquíes difícilmente pueden calificarse de humanitarias y de ello hay un único responsable: el Sr. Aznar"




jueves, 2 de febrero de 2017

El espectro que aún no recorre Europa


Y en la era de la posverdad, resurge 1984 de Orwell hasta en las páginas de El País (leer para creer)

Noam Chomsky:

"Existen algunos trabajos interesantes sobre el tema. Se trata de la propiedad sobre la economía mundial. ¿Qué es en realidad lo que poseen las grandes corporaciones, las multinacionales que operan alrededor del mundo? Bien, pues esto deriva en algo muy interesante que prácticamente explica el crecimiento de todo el período de globalización neoliberal de esta generación. El patrimonio de las grandes corporaciones se está traduciendo en una forma más realista de medir el poder mundial más allá de la riqueza de una nación. El patrimonio de una corporación reside obviamente en un país, apoyado en nuestras contribuciones de impuestos, aunque la propiedad no tiene nada que ver con nosotros. Cuando se las mira de cerca, se concluye que las corporaciones son virtualmente dueñas de todos los sectores de la economía: manufactura, finanzas, servicios, minoristas... las corporaciones de Estados Unidos encabezan la propiedad de la economía mundial. Se podría decir que son dueños de cerca del 50 % de ésta, lo que corresponde, aproximadamente, a la riqueza nacional de Estados Unidos en 1945. Este hecho debería ser capaz de decirnos algo sobre la naturaleza del mundo en el que vivimos. Esto, por supuesto, no representa necesariamente un beneficio para los ciudadanos estadounidenses, sino para los que poseen y administran éstas corporaciones privadas, estos sistemas cuasi-totalitarios, subsidiadas tanto en lo público como en lo privado. En el nivel militar, Estados Unidos tiene un dominio sin par, cosa que no hay que discutir si quiera. Pero es posible que Europa adquiera una mayor independencia, siguiendo algo similar a la visión de Gorbachov (...).  
Nos enfrentamos nuevamente a ello; pero es la gente más joven la llamada a entender que estas amenazas son las más graves que han surgido en la historia de la humanidad"



 Un poco de Einstein, Marx, Shakespeare y Benjamin:

"Tal vez aquí nos encontramos con la verdadera importancia del artículo «¿Por qué socialismo?» de Albert Einstein. Más que por su contenido que incluye argumentos interesantes –por ejemplo el planteamiento de que solo una economía socialista planificada puede superar la mutilación del individuo que impone el capitalismo–, este breve ensayo de 1949 constituye un hito por adoptar una postura original: la de conceder que el socialismo no es inevitable y debe ser anhelado. Efectivamente, el texto de Einstein reconoce que el socialismo debe ser buscado activamente (...)
Marx emplea dos figuras para significar la revolución comunista, el espectro del Manifiesto comunista y el topo del 18 Brumario de Luis Bonaparte, ambas provenientes del Hamlet de Shakespeare. Las referencias son alusiones al primer acto de la obra en el que el fantasma del viejo rey visita las murallas del castillo Elsinor. Cuando el fantasma está sobre la superficie es «espectro» –también «aparición» y «espíritu»–, pero cuando está bajo el escenario lo llaman «topo». Bien dicho, topo viejo. ¿Cómo puedes cavar la tierra tan rápido? ¡Diestro minero! comenta Hamlet cuando el fantasma, en ese momento subterráneo, le pide el juramento (...)
Se trata de un viejo topo, un viejo fantasma, una voz del pasado.
¿Cómo interpretar esta voz shakesperiana del pasado de la que Marx se apropió no solo una vez sino en múltiples ocasiones
Benjamin afirmó crípticamente en su Sobre el concepto de historia (1940) que la revolución no se hará por envidia del futuro, sino más bien por una felicidad que es esencialmente pretérita: la revolución redime las vidas del presente y del pasado. En consonancia con esta obligación de redimir el pasado, Benjamin apunta a la «débil fuerza mesiánica» conferida a las generaciones vivas, a las cuales el pasado tiene derecho de dirigir sus reclamos. Como el propio Hamlet, Benjamin reconoce que las demandas que tiene el pasado sobre el presente «no se satisfacen fácilmente»"