sábado, 25 de marzo de 2017

Agüita con el cambio climático


"El control del agua provocará tantos conflictos como el petróleo y los llamados minerales estratégicos, que son aquellos de los que apenas hemos oído hablar pero que están en el centro de nuestras vidas, como el coltán de los teléfonos móviles. El cambio climático agudizará la lucha por el control de ríos, lagos, presas y acuíferos. La mayoría de las colonias israelíes en Cisjordania reúnen dos características, además de ser la avanzadilla estratégica para hacer inviable un eventual Estado palestino: están situadas en zonas altas para controlar mejor el terreno y asentadas al lado o sobre aguas subterráneas y manantiales. 
Los ríos Tigris y Éufrates han sido y serán fuente de conflictos. Turquía e Irak los han tenido en el pasado por el Tigris; Turquía, Siria e Irak los tuvieron por el Éufrates, un río que aprovechan de manera desigual. Las presas turcas y la reducción de caudal debido al cambio climático hacen pensar que habrá otro conflicto, tal vez militar, cuando Irak y Siria superen sus guerras civiles causadas por la invasión estadounidense de 2003 (...)
 Si 2016 fue el año más caliente jamás registrado, el tercero consecutivo, este que acaba de empezar será peor. La Tierra no había estado tan caliente como ahora desde hace 115.000 años. Según la oficina meteorológica del Reino Unido, la NASA y el Centro Nacional para información medioambiental (NOAA en su siglas en inglés), 16 de los 17 años más calientes se han registrado en este siglo. Parece que tenemos un problema. 
Los negacionistas no rechazan la existencia de una modificación en el clima y un aumento de las temperaturas, lo que niegan es que estos cambios se deban a la mano del hombre. En su opinión se trata de oscilaciones naturales que se llevan produciendo desde hace millones de años. Pese a que las evidencias científicas les desmienten, siguen con un mantra que coincide con el mantra de las empresas más contaminadoras: las petroleras.
Muchos de los informes presuntamente científicos que pululan por la Red y en algunos medios más o menos serios han sido impulsados y financiados por los contaminadores. La petroleras sabían desde hace 45 años la existencia de este problema, pero decidieron mirar para otro lado y seguir con el negocio (.
..)
Teníamos Kioto, pero tuvimos que convocar la cumbre de París porque lo acordado en Kioto no se había cumplido. Y unas semanas después hubo que organizar otra cumbre en Marrakesh para llenar de contenido a la letra pequeña de París. La lucha contra el cambio climático descansa sobre una minoría de científicos, ONG y algunos políticos concienciados. Debería incorporarse a la lucha diaria de la ciudadanía. No permitir que el negocio, a menudo sucio, de unos pocos valga más que la vida de todos. Es un empeño complicado en un sistema para el que no existen las personas, ni los pobres ni los medios; solo existen los capitales, el Monopoly y la ruleta"



No hay comentarios:

Publicar un comentario