domingo, 29 de marzo de 2015

Mordazas




Queda inaugurado legislativamente el estado policial. Greenpeace y otras lo inauguran amordazándose. Los muertos del avión alemán merecen una operación en las Redes contra un puñado de descerebrados que deshonran a las víctimas. No fue así con los muertos del 11-M, los de Valencia, los del Yakolev o los del Alvia.
Esa será la tónica del espíritu de la ley.
Por lo demás tanta celeridad de pronto en Interior pretende cauterizar ahora en sus cachorros extremos y en pocos meses electorales el resultado de sus sutiles campañas furibundas de muchos años. Tanta sensibilidad sobrevenida nos conmueve.
Y la ONU recrimina a España que tampoco honre a los cientos de miles de víctimas del franquismo, obstaculizando el procesamiento de tantos criminales impunes y aún privilegiados.
Del silencio de los cementerios al cementerio de los silencios. Marca España.

 
Eric Toussaint a la cabeza de la auditoría de la deuda griega, un acertado fichaje. Sus trabajos sobre la deuda externa africana, memorables. Como indica Sergi Cutillas, integrante de dicha comisión, esta abarca desde la deuda de los coroneles a la Siemens alemana o el desfalco bendecido por Goldman Sachs. Grecia tendrá que optar al final entre austeridad o una salida del euro, a poder ser negociada.
Referéndum mediante, imagino. Quizás allá aparezcan entonces promesas de mejores condiciones por parte de Merkel, como las de Cameron que inclinaron a última hora el referéndum escocés. Ese sí sería un auténtico triunfo de la democracia.

 
Naomi Klein, Chomsky, todos los grandes críticos actuales terminan alineándose en una misma tesis. La amenaza ambiental es el factor principal de futuro que determinará la destrucción de nuestra incivilización, o su transformación al fin en civilización en sentido amplio.

 
El filósofo Mosterín cuenta cómo se salvó de la letal enfermedad del amianto. Algo que debe alegrar a la filosofía, estoy convencido personalmente de ello. Una muerte sorda de decenas de miles de trabajadores del amianto sin derecho a ser considerados víctimas laborales, algo apenas reseñado en su artículo que versaba sobre la muerte digna.
De su propia exposición al amianto, la culpa probablemente la tuvo Noam Chomsky. Todo un enfoque científico-social.

 
Y Obama al final no termina de irse de Afganistán. Tantas cosas por seguir haciendo aún.









No hay comentarios:

Publicar un comentario