miércoles, 11 de febrero de 2015

Dudas


Me preocupa mucho más que el caso Monedero, incluso que Venezuela haya financiado a Podemos, el caso del dirigente de Madrid que afirmó que la familia Botín era casta buena, benefactora y de gran sensibilidad social.
Es a ese a quien me preocupa que no depuren fulminantemente, no a Monedero.
O mal empezamos.


Me preocupa más que la táctica atrapalotodo haya fiscalizado el debate en los terrenos del marketing político donde se imparten miedo y ruido, a los que oponer emoción e ilusión, pero haya diluido del foco mediático las cuestiones centrales sobre la deuda, la fiscalidad progresiva, el control y regulación de empresas estratégicas, la reversión de recortes y privatizaciones, y un largo etcétera.
Quiero creer que tanto tupido velo responde solo a la táctica electoral, y no expresa ya renuncias fundamentales de partida. 
Pero me quedaría más tranquilo si les veo desempolvar todas estas cuestiones para defenderlas con garra en adelante, y presentarlas como programa.
Que se parecerá bastante al de IU.
El adversario logró que apenas hubiera debate sobre el documento económico de Torres y Navarro. Y Podemos no ha sabido ponerlo en valor, arrastrado por la marea del juego de tronos.
Pero Podemos toca techo electoral, aunque 2015 traerá mejores augurios para ellos que para PP y PSOE. Esperemos que también para Ciudadanos a costa del PP.
Incluso como ganadores, no constituirían una mayoría suficiente para gobernar. Menos aún para un cambio constituyente.
¿Qué tal si nos vamos echando una confluencia?


¿Tan difícil resultaría ponerse de acuerdo en Andalucía en fiscalidad autonómica sobre grandes latifundistas y grandes empresas, políticas anti-pobreza (empezando por el banco de alimentos frustrado por Susana Díaz, que solo demuestra chulería autoritaria pero escasa sensibilidad social), y un largo etcétera?
¿Será igualmente irrealizable la confluencia en las generales?


Si Podemos ha eludido estas cuestiones para que los partidos del régimen no les atacasen por ahí, han logrado concentrarlos en sus intimidades fiscales. Y ahora vienen los ataques sobre su carácter bolivariano de todos modos.
¿Y qué, si Venezuela hubiera tenido que financiar La Tuerka? La única vergüenza será la de este país, y que la falta de pluralismo en los medios nos la tenga que resolver Chávez.
Quien por cierto será recordado como un gran transformador mundial.
El primer gran dirigente del siglo XXI, quien marcó el camino. El paso más allá de Allende hacia los gobiernos populares y la democracia social que oponerle al totalitarismo imperial-corporativo en curso.



No hay comentarios:

Publicar un comentario