miércoles, 15 de junio de 2016

Capitalismo per capita

 
"El mito tiembla. Al parecer aumentan quienes estiman un fraude el aserto de que el capitalismo posee una infinita capacidad de generar crecimiento continuo. Tanto es así, que no se necesita ser precisamente uno de esos “trasnochados” izquierdistas para venir a alertar de cosas como un “petroarmagedón”, según una entidad tan “confiable” en su sesgo ideológico como Citigroup.
Sí, según los analistas del influyente grupo, citados por el medio RT, se aprecia toda una “resbaladiza espiral de la muerte”, la cual provocará una recesión universal que ningún país logrará evadir. Sucede que la retroalimentación negativa en la economía mundial y en los mercados financieros se rige por cuatro fenómenos interrelacionados: la vigorización del dólar estadounidense, los bajos importes de las materias primas, el debilitamiento de los flujos comerciales y de capital y la reducción del desarrollo de los mercados emergentes, de acuerdo con uno de los peritos, Jonathan Stubbs.
"Parece razonable suponer que un año más de fortalecimiento del dólar y caída de los precios del petróleo probablemente continúe impulsando esta retroalimentación negativa", comentaron los expertos, para quienes contrarrestar esta situación es "muy difícil", especialmente para los gobiernos de las naciones emergentes (...)
Para el reputado columnista de La jornada Alejandro Nadal está adviniendo una fase de estancamiento que podría prolongarse varios años. Las fuerzas que conspiran para que este letargo se ahonde y explaye en el tiempo son poderosas y atañen a todos los grandes centros de dinamismo económico. Y por la variada índole, resulta la mar de improbable encontrar un remedio a la situación. Entre esas adversidades figuran el proceso deflacionario que hoy afecta a EE.UU., Europa y China –los gigantes–; la imparable expansión del sector financiero y su hegemonía planetaria, y la profunda desigualdad, que continúa intensificándose (...)
Según Nadal, el asunto es diáfano. La deflación está relacionada con el desendeudamiento y responde a una combinación de factores macroeconómicos. Importante: no se trata de un fenómeno coyuntural, como creerían algunos incautos, porque el acrecentamiento en las dos últimas décadas estuvo sostenido por el endeudamiento y episodios de rápido aumento en los precios de los activos: burbujas. El ajuste que sigue cuando estas revientan “conduce al desapalancamiento y frena el crecimiento. Por eso en los centros de dinamismo económico mundial la deuda del sector privado” representa “un factor fundamental para entender el mediocre ritmo de crecimiento económico. Hoy el endeudamiento del sector privado (familias y empresas) en China y EE.UU. alcanza 207 y 198 por ciento del PIB, respectivamente” (...)
La desigualdad social –tercer punto– deviene enorme: nada menos que las 62 personas más ricas del orbe poseen exactamente lo mismo que la mitad más pobre de la población, según la organización Oxfam International, que entre las causas del estado de cosas relaciona el ensanchamiento de la concentración de fortunas, impuestos totalmente insuficientes a los grandes capitales, así como la imparable transferencia de beneficios a paraísos fiscales"






No hay comentarios:

Publicar un comentario