domingo, 14 de febrero de 2016

El enigma que nos resuelve



¿Y quién escribió aquello tan hermoso: Eres el enigma que me resuelve?  ¿Y es esta clase política el enigma que nos va a resolver como país? Pregunten a los exhaustos comentadores y analistas.
Pedro Sánchez ya ha mostrado suficientes mañas de trilero, empezando por su propio comité federal, para que sus maniobras convenzan a estas alturas de que anda interesado en un gobierno de progreso social. Barones derechizados mandan. Ciudadanos de excusa.
Y ha quedado ridículamente meridiano que Rajoy no le va a echar una mano, que no sea al cuello.
Del bloqueo multilateral irónicamente se beneficiarán C´s e IU que eran los que querían no repetir elecciones, si estas se repiten.
Podemos maneja nueva oferta para Pedro Sánchez, que juega a escudarse en la intransigencia mutua de los otros dos, para que se retrate menos guapo.
En fin, un mutuo cuánto me alegro de que hayas llegado.
Feliz San Maquiavelo a todos.



San Valentín de las bolsas por los suelos, de los créditos de riesgo del petróleo amenazando cortesía saudí, del Deutsche Bank enseñando la patita de su voraz agujero negro: y cuánto retumba en la frágil tectónica bancaria de nuestro IBEX35. El día de Cupido sobran ángeles vengadores y no faltan anunciadores de dónde será el milagro.
Las finanzas debieran significar no tener que decir nunca a los pequeños ahorradores de siempre lo siento.
En un mundo de belleza.




Podemos no, debemos aferrarnos a la gran coalición, canta la gran prensa histérica como si los sacrosantos titiriteros de nuestros destinos anduvieran nerviosos sin las riendas, y amontonando tramas absurdas.
Entretanto Twitter ironiza con que la trama madrileña es solo una cortina de humo para ocultar la trama valenciana. A Rajoy, desde luego, se le eclipsan completamente la una a la otra. Al resto del PP y al IBEX35 no tanto.
Y Aguirre, siempre blindada, corriendo ahora atropellada para que no la blinden como a Rita. Porque Rajoy y la venganza se sirven en plato congelado.




Parece cierto, a la luz de los hechos, que ahora estamos más cerca de incomodar al poder, como moscas cojoneras, que cuando abarrotábamos las plazas.
Punto para Pablo Iglesias: pero el único posible sin confluencia. Aunque le cupieran varias en el smoking, según bromeó Twitter.
Al menos desde el 15M se ha logrado contener el auge fascista y xenófobo en este país, excluyendo al gobierno. Excepto el mediático, tan insistentemente ubicuo y molesto últimamente. Tan efervescente, tóxico y promotor.
Pero hará falta volver a llenarlas para presionar las políticas necesarias, que pasan por obligar a los bancos a liberarnos de sus propias deudas.
En Túnez, y veremos si en el Cairo del brutal Al-Sisi, ya amagan de nuevo por sus fueros.
Aderécese de nueva recesión mundial y del aterrizaje suave de deuda que nos ata y preludia.
Sírvase en su punto de encuentro. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario