jueves, 14 de enero de 2016

Un simpático sindiós


Un desconcierto político de rastas Lavapiés en el Congreso.
Amenaza de piojos para nuestra Candy Crash parlamentaria preferida. Y lo asquerosamente machista que nos hubiera parecido hoy, en medio del boyante progreso en retroceso, un comentario similar sobre el pelo largo de las mujeres en un Parlamento cuando entraran allí las primeras: lo asquerosamente clasista que suenan la expresidenta y adláteres televisivos sin esperar a que estemos muertos.
Pactos de los tres partidos del status quo por la presidencia, pero disimulando hasta en editorial de El País que los preparen igualmente para algún tipo de gobierno. 
Podemos simbolizando que son el futuro, bebé en ristre, frente a los estirados rostros de los partidos viejos.
Y el poema de cara de Rajoy impactado ante tal pelaje.
Y los corruptos que aprovechan el bebé para pasar inadvertidos, en medio del polémico embeleso, y los celos del niño Errejón.
Al menos un teatro divertido, digno del mejor Twitter vertedero.
Un simpático sindiós.





La carrera de devaluación del yuan chino, que aboca a una guerra de divisas mundial y la temida deflación.
La subida de tipos de interés de la Reserva Federal, que augura la huida de capitales desde los países emergentes de retorno a EEUU y precursa unos cuantos hundimientos.
Las burbujas bursátiles de deuda pinchando, el comercio mundial en descenso.
El desplome del precio de las materias primas, en especial del petróleo, para el desplome de países y empresas.
Las bolsas internacionales que renquean la cuesta de Enero.
Un panorama internacional espléndido en 2016 para la dependiente economía española, que lo es en tantos sentidos inciertos.

                                                                   



En TV1 los expertos de teletipo niegan con excesiva fruición que el desplome financiero chino vaya a tener consecuencias en la economía española, lo cual inspira una gran confianza.
Una economía obligada a seguir recortando en inversión social por mandato europeo. Una Europa protofascista que hacina en sus castigadas orillas a cientos de miles de víctimas de nuestras guerras coloniales punta de lanza.
Y sin ningún síntoma esperanzador de ser capaces de formar por aquí un gobierno rompedor con lo anterior, para apoyar al valiente bloque portugués sobre el que ya pende la amenaza directa del corrupto Juncker y colegas. O a la Italia rebelde, o a los traicionados griegos.
Pero imposibilitados de formar tampoco un gobierno de lo de siempre, lo cual requeriría la aquiescencia de un PSOE que bascula entre las diversas formas de suicidio, y esa es la peor.
Y la Generalitat, habiendo cambiado de corrupto neoliberal insignia, CUP mediante, prosigue en rebeldía.
Un simpático sindiós.





Arabia Saudí, en su berrinche por el acuerdo EEUU-Irán, compartido por Israel, ajusticia por terrorismo a un clérigo chií solo culpable de haber denunciado la corrupción y opresión sobre su pueblo de la amable familia Saud, financiadora de Al-Nusra, Boko Haram o los horrendos takfiri desde Siria a Irak, además de estar incrementando su cuota de chiíes asesinados por todo el territorio islámico.
Entretanto su déficit alcanza el 15% y sus desastrosas políticas económicas traerán graves consecuencias sociales en casa. Pero lo prioritario es seguir desestabilizando Oriente Próximo.
No es una guerra sectaria: solo es alentar desesperadamente una guerra mundial.
Otro simpático sindiós, religiosamente administrado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario