martes, 24 de noviembre de 2015

Buenismos

 
Armando B. Ginés:

"Occidente no quiere eso, no quiere democracias que gestionen una vasta región plagada de tesoros y recursos energéticos de enorme valor estratégico para su supervivencia como motor de la Historia. Cada vez que un poder laico o movimiento ciudadano de base saca cabeza, allí están Washington, Bruselas, la OTAN o el FMI para seccionarlas de cuajo.
Ni Sadam Hussein en Irak ni Gadafi en Libia eran exponentes morales de ninguna clase, pero sus figuras posibilitaron una cierta estabilidad en la zona. Sucede que su manera de gobernar con cierta autonomía o independencia ponía nerviosos a los jerifaltes musulmanes y a los jeques de Arabia Saudí y de otras petromonarquías del Golfo. También al sionismo de Israel. El orden establecido favorable a los intereses occidentales estaba en entredicho. Razón por la cual se demonizó, al igual que al socialismo moderado de Nasser en Egipto, a estos líderes, tachándolos de dictadores sangrientos o de tiranos de la mayor abyección imaginable. No eran hermanitas de la caridad, por supuesto, pero menos aún los dirigentes israelíes o el rey de Arabia Saudí y tantos otros líderes antediluvianos aliados de Occidente. De las tropelías de los amigos de Washington y Bruselas, nada de nada, connivencia total con ellos, silencio cómplice. Y de allí salen ingentes cantidades de dinero para atizar el conflicto del fuego cruzado permanente, dejando a sus poblaciones inermes, en la ignorancia calculada y como mera fuerza de trabajo esclava para los regímenes del área.
De similar modo, Occidente ha atizado y sufragado las refriegas religiosas entre suníes y chiitas. De esta confrontación larvada en el tiempo, alentada por los servicios secretos, han eclosionado desde Al Qaeda hasta Isis, unas veces como luchadores de la libertad contra el comunismo y otras como protagonistas enconados contra los infieles laicos o ateos. Así las cosas, el juego a múltiples bandas de Occidente es mantener bajo custodia con guerras de variable intensidad el Oriente Próximo y Medio. Volar por los aires y reconstruir son fases de una misma táctica: atenazar en convulsión indefinida la zona. Además, sus poderosas maquinarias bélicas tienen de esta manera razón de ser, al igual que sus hegemónicas empresas de armamento, un negocio que crece sin cesar en medio del caos programado y el dolor ajeno.
Mucho medirán los líderes de EE.UU. y Europa una intervención terrestre, ya que saben a la perfección que soldados muertos son una publicidad negativa que se volvería contra sus políticas neoliberales de procurar por todos los medios a su alcance el miedo escénico por doquier. Occidente necesita producir monstruos y enemigos externos para someter a sus propios habitantes y que no se alcen contra sus políticas de recortes salvajes y de desigualdad creciente en sus sociedades"

http://rebelion.org/noticia.php?id=206005


Tica Font:
 
"Es verdad que hay una guerra, que alcanza muchos territorios de Oriente Medio, en especial Siria e Irak, es verdad que países como Estados Unidos, Francia, Turquía y Rusia bombardean ciudades y áreas controladas por el Desh; también es verdad que Yemen está siendo bombardeada por Arabia Saudí. Pero la guerra no ha llegado a Europa, las ciudades de Paris, Londres o Madrid han sufrido atentados terroristas, pero Daesh no pueden desestabilizar Europa, no pueden generar el caos; Daesh no tiene capacidad para ello. Por ello declarar que estamos en guerra supone legitimar e aumentar la capacidad de poder y de fuerza de Daesh. 
Las declaraciones políticas más difundidas han sido las de la fuerza, la de responder inmediatamente bombardeando la ciudad de Raqqa. Pero a diferencia de lo que ha ocurrido en Paris, no sabemos cuántas muertes, cuantos asesinatos se han producido, no sabemos cuántos heridos, cuanta gente se ha quedado sin casa, sin luz, sin agua o sin servicios médicos. Seguramente entre los muertos y heridos se encontraran miembros del Daesh, pero lo que es seguro es que la mayoría de las victimas serán civiles que no comparten las razones de la guerra, que viven allí porque no tienen capacidad o para desplazarse o para abandonar el país como refugiados"

http://blogs.publico.es/cronicas-insumisas/2015/11/24/sin-piedad/




No hay comentarios:

Publicar un comentario