sábado, 5 de diciembre de 2015

Bloques


Bien lo sabe el mando ruso: EEUU no tiene ninguna intención de acabar con el Estado Islámico. Siempre se ha tratado de generar el caos, la destrucción y el yihadismo para que el acceso a los recursos no lo dificultaran estados disidentes e independientes de la agenda imperial, de Irak a Siria.
Tampoco Turquía, el mayor comprador de petróleo al Daesh. Los bombardeos rusos alardean de haber reducido a la mitad ese tráfico de petróleo que fortalece al Estado Islámico y enriquece a la petrolera del hijo de Erdogan. Eso explica en buena parte el caza ruso abatido como represalia. Y delinea nítidamente los dos bloques de la guerra mundial larvada anunciada por el Papa.
Los poderosos siguen pretendiendo hacer lo que quieren y el resto defenderse como puede, del viejo Tucídides.






Se afianza en España el debate a cuatro, en formato tres menos uno. A la izquierda no se la invita, véase el caso de Alberto Garzón, y el ausente al que sí habían invitado se arroga haberlo ganado por seriedad.  
Al circo de la política no le crecen nunca los enanos.






Una Constitución que se pactó con los militares amenazantes en la habitación contigua, incluso de forma literal. Cuyo articulado social chapotea en papel mojado mientras garantiza a rajatabla la vieja estructura de poder institucional al servicio de la vieja oligarquía, hoy modernizada y globalizada, consolidando su posición tras llevar al país al desastre inmobiliario.
Se celebra la norma suprema fuente de todas nuestras libertades cercenadas y amordazadas sin pudor por las recientes leyes, sin que Bruselas ni la contestación democrática interior hayan podido impedirlo.
El TC anda ocupado a tiempo completo como ariete del nacionalismo centralista blandiendo militares al alba, eclipse de derecho a vivienda y trabajo dignos.
Todo se resuelve con unas reformas, incide el cuarteto del régimen: al que ha venido a sumarse últimamente la responsabilidad de Estado del núcleo irradiador de Podemos.

 http://enrealidado.blogspot.com.es/





No hay comentarios:

Publicar un comentario