viernes, 28 de noviembre de 2014

Addenda



 Addenda, tras la presentación del documento.

Lo revolucionario factible ahora mismo es echar el freno, siguiendo la metáfora de Walter Benjamin. Una necesidad que puede congregar mayorías, teniendo en cuenta como ha señalado Torres la correlación de fuerzas existente. 

Se trataba de quitar fuerza a la insidia en curso de que plantean un programa irrealizable. Ahora toca la pedagogía. Por modesto que suene es lo suficientemente perturbador como para provocar los saboteos incesantes que soportará. Empezando por la enorrme agresividad que concitará en la Troika. El documento asume valientemente este hecho estructural. Opta por no esconder la dificultad. Parecerá modesto, pero no va a ser ni mucho menos fácil.

Mantener la versión maximalista de los comienzos hubiera sido alimentar el relato del adversario y abocar a decepciones precoces. Tomando como referencias estados nórdicos europeos, a ver dónde van ahora los de siempre con Venezuela al mal tún tún, mezclando peras y manzanas que diría la señora Botella. 

Con tales líneas maestras esbozadas y revisables el problema lo tiene ahora el PSOE de tercera vía retratado en negativo, que se limita a copiar histéricamente como pollo sin cabeza.

La diferencia con el PSOE del 82 es que si Podemos traiciona estas líneas básicas, lo que vendrá a llenar el hueco esta vez será probablemente algún tipo de fascismo. Así es es que más vale que les fiscalicemos como merecen, el mejor apoyo que cabe dar a su iniciativa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario