martes, 10 de diciembre de 2013

Meligramas y anfisemas 154 bis

Melilla, Médicos que se niegan a ser privatizados y mujeres maltratadas que se niegan a ser devueltas al inmundo de privacidad y opacidad del que venían, en Galicia; izquierda europea reunida planteándose el algún día no ser vencida; las patrullas de la vigilancia privada privatizarán las calles una vez la normativa Fernández las haya limpiado de gente; y en Kiev confunden a Lenin con el Putin que les obstaculiza ingresar de nuevos felpudos europeos por un quítame allá estos gases 2013
  
Manos arriba: Documental sobre la estafa española: https://www.youtube.com/watch?v=ru16YwrFdhY  
Catastroika como horizonte: http://www.youtube.com/watch?v=gP9vNs3wB74    
El pensamiento crítico (Discurso de investidura doctor honoris causa de la Universidad de Lleida) http://www.vnavarro.org/?p=8663

Entrevista a David Stuckler: http://www.eldiario.es/sociedad/austeridad-peligro-salud-publica_0_145585646.html 

Mark Weisbrot y David Rosnick sobre España: http://www.vnavarro.org/wp-content/uploads/2013/11/27-11-13-spain-2013-11_espanol.pdf

http://marat-asaltarloscielos.blogspot.com.es/2013/12/1984-fue-un-manual-de-instrucciones.html


* El culmen de la burla completa que ha sido la entrevista de Rajoy, parapetado en El País y otros varios periódicos más para empezar a recuperar imagen, antes de que se disipe la burbuja de la recuperación de patas casi tan cortas como las de su ciempiés de mentiras. La foto en portada con una sonrisa tan beatífica como la aureola de estrellas europeas sobre su coronilla. Qué cachondo el fotógrafo. Como cuando a Mortadelo le arreaba con la porra en la cabeza el comisario de turno…



* Se trataba de demostrar que España tiende hacia el autoritarismo antidemocrático tan solo en la prensa extranjera; en las multas desorbitadas a los pobres y la represión en sus cráneos; en las purgas en Hacienda, policía o judicatura que se empeñen en combatir la corrupción empresarial, bancaria y política; en los recortes en dependencia para devolver a las mujeres a las casas y de las políticas de igualdad para rematarlas; en los desahuciados a la fuerza, en los desempleados suspirando por minijobs –otra pobreza es posible- emigrados, pensionistas y el resto de estafados. Pero solo ahí. Porque lo que es en su discurso, España sigue siendo un paraíso nórdico del bienestar y derechos que nunca fue, y él un condescendiente socialdemócrata pese a su probada estirpe genética  



* A Rajoy no le preocupa otra cosa que Alemania sepa adónde vamos. Rajoy para qué iba a preguntárselo él solo, ni siquiera flanqueado de su gobierno y asesores por muy corte de los milagros que se vendan: está claro que adonde nos lleven. Apuesto a que significa que cuando se produzca el próximo batacazo europeo, quizás de nuevo mundial y que termine de hundirnos, Rajoy espera seguir ahí cual Casandra autocumplida para restregarnos lo acertado de sus preocupaciones sobre la desnortada Alemania, por cierto desde un Sur que alquila hasta su Estación Norte…



* Los empresarios de ultraderecha amigos están de enhorabuena, porque el nuevo Código Penal les permitirá seguir forrándose explotando mujeres inmigrantes en sus locales de alterne: esas que en sus discursos públicos deberían expulsarse del país por este lado de las cuchillas. A cambio, están dispuestos incluso a sumarse ellos también al gobierno en la conmemoración de Mandela. Qué mejor detergente que la muerte, que lava más blanco aún que la banca vaticana y por la que un negro deja de ser blanco de su afilada antropología cultural, merecedor de tres décadas de cárcel, de afeitado en valla o patera hundida en Lampedusa, para adquirir un venerable blanqueado sepulcral digno de Valle de los Caídos…



* Maduro se gana en las municipales su derecho durante un rato más a no ser depuesto en un golpe de Estado preparado con tanto mimo como el de Allende, y sus electores el derecho a celebrarlo sin que Capriles les envíe matones a tirotearlos. Pero nada, sigamos informándonos de la brutal crisis venezolana a través de El País…



* J. C. Monedero: “En 14 años, los venezolanos han tenido 19 elecciones. El chavismo ha ganado 18. Estas últimas fueron presentadas como un plebiscito por la oposición. Pensaban que, con la tensión económica, con la ausencia de Chávez, con el durísimo ataque mediático nacional e internacional, el “hijo de Chávez” ya estaba fuera. Pero no ha sido así. Maduro ha ganado. Y ha acumulado fuerzas para ahondar en las medidas socialistas que se estaban haciendo esperar. Hay voces que dicen que los socialdemócratas de la Mesa de la Unidad, Acción Democrática, andan cansados de los comportamientos de extrema derecha de parte de las fuerzas de la oposición. La que presentó estas elecciones como un plebiscito. El que han perdido. ¿Dimitirá Capriles? Mientras que la oposición se aclara, la revolución bolivariana sigue su rumbo. Algo debió hacer bien Chávez cuando en su ausencia su obra sigue. Su pueblo ha salido a festejar a la Avenida Bolívar. A diferencia de las últimas elecciones, cuando la oposición salió a matar gente, esta noche gobierna la alegría en Caracas. Chávez no ha arado en el mar. Maduro ha hecho su parte. Ahora, como siempre, le corresponde al pueblo seguir alumbrando soluciones”



* Vicenç Navarro: “Como bien me indicaba un compañero sindicalista en Baltimore (donde está ubicada la The Johns Hopkins University), “ya desearía yo que el problema se centrara en solo el 1%. Sería más fácil cambiar ese sistema”. El 1% necesita para su dominio y reproducción otro 9% (algunos consideran 14%) que incluye los gestores del sistema, y cuya situación privilegiada deriva de sus servicios al 1%. Dicho estrato social, que incluye grandes sectores de la burguesía, pequeña burguesía y clase media profesional de renta elevada, no existiría en otro sistema cuyo objetivo fuera servir a las necesidades de la población en lugar del objetivo de acumular capital. Entre ellos están los grandes gestores y portavoces de los mayores medios de información. De ahí que el problema sea mayor que eliminar el poder del 1%. Pero, por otra parte, el 99% está dividido en distintas clases sociales, que tienen intereses distintos que hay que compatibilizar dentro del proyecto reformador, teniendo en cuenta que las clases trabajadoras tienen mayor vocación transformadora que las clases medias (al estar más explotadas). No ser sensible a estas diferencias está llevando a las izquierdas políticas a un desastre, como estamos hoy viendo con gran número de partidos socialdemócratas que están perdiendo sus bases electorales. Sus constantes referencias a las clases medias (el candidato Zapatero en su discurso de candidatura utilizó el término clases medias 18 veces, sin nunca utilizar el término clase trabajadora) explican el creciente distanciamiento de las clases trabajadoras hacia la dirección de estos partidos, con un número preocupante apoyando partidos contestatarios radicales de ultraderecha. El fascismo de base popular en Europa es un indicador más del fracaso de tales partidos”



* “...vivían ingenuamente en sus reinos, ellos en la confianza de que el depredador de los depredadores no había nacido todavía, como en una dulce espera que se nos antoja ahora a nuestros ojos equívocos, si bien la lucha por la vida también era una constante en aquellas épocas, como un sino, una manera de existencia arriesgada que o los consolidaba o les hacía desaparecer, y en casos no tan excepcionales los transformaba, pero aún no sospechaban que el depredador que iba a marcarlos a todos, como uno más de cuantos habitaban los océanos o los cielos o el matorral o el subsuelo o lo invisible, no había tomado definición de su corporeidad, y nunca llegaron a pensar que aquellos primeros gestos que observaron en otro competidor, el descenso de éste de los ramajes para andar encorvado por la tierra hurgando en cuanto se mueve, jamás imaginaron que la naturaleza deparara aquel capricho: imponer tal afinación de un ser capaz de interferir de modo tan extenso e incisivo en todos los demás seres y mundos”





* Salvador López-Arnal: “Si se tiene alguna información básica de la situación política, económica y social de Sudáfrica en estas últimas décadas y se leen algunos comentarios del artículo de John Carlin del pasado viernes en el global-imperial, la cara del lector/a no puede sino enrojecer de vergüenza… o de indignación. Aparte de algunas pinceladas cinematográficas made in Hollywood –“De joven, predijo en un discurso que sería el primer presidente negro”- encontramos tópicos de tal magnitud falsaria como el siguiente: “Consiguió poner fin al “apartheid” y que los blancos cedieran el poder”. ¿Cedieron poder? ¿Los blancos cedieron el poder? No es el único fragmento que es necesario destacar. “Sudáfrica, pese a todos los problemas que hoy tiene […] es una democracia estable, mucho más respetuosa con el imperio de la ley y la libertad de expresión que, por ejemplo, Rusia, otro país que acabó con años de tiranía más o menos en la misma época” (…) Sea como fuere, la “objetividad” informativa de El País se refleja claramente en el comentario de una foto en la entrega del Premio Nobel. El pie: “Nelson Mandela hace un gesto de saludo después de la actuación de una banda de música sudafricana durante la ceremonia en la que se le entregó… el Premio Nobel de la Paz en 1993 en Oslo”. ¿Levantar el puño es hacer así, en general, un gesto de saludo?”
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=177976&titular=nelson-mandela-y-sud%E1frica-en-las-p%E1ginas-de-%22el-pa%EDs%22-




* Pascual Serrano: “Coincidimos todos en que estos enlaces son la variante internautica de las citas y notas al pie que han venido siendo elementos comunes de los documentos. Pero su efecto sobre nosotros mientras leemos no es el mismo. Mientras que las notas a pie de página aportan rigor y veracidad, así como ofertan una ampliación del tema a través de obras o textos relacionados o complementarios, los hipervínculos, como señala Nicholas Carr (Superficiales ¿Qué está haciendo internet con nuestras mentes?, Taurus, Madrid, 2012), “nos incitan a abandonar cualquier texto en el que pudiéramos estar inmersos en lugar de dedicarle una atención sostenida. Su valor como herramientas de navegación es inseparable de la distracción que provocan”. De modo que “nuestro apego a cualquier texto se vuelve más tenue, más provisional”. Nunca nos sumergimos del todo porque cualquier tentación de pinchar en un hipervínculo nos expulsa a la superficie o incluso nos lanza a otro texto, perdiendo inevitablemente el hilo discursivo del documento que estábamos leyendo. Evaluar las posibilidades de pinchar en los enlaces y navegar por una ruta que nos van creando, bien porque los pinchemos o porque los sorteemos, implica el esfuerzo mental de estar constantemente tomando decisiones de aceptación o no del hipertexto que son ajenas al hilo argumental del texto que estamos leyendo, lo cual afecta a nuestra capacidad de comprender y retener. O dicho de otro modo, terminamos dedicando más atención y potencial cerebral a evaluar los vínculos para decidir si pulsarlos o no en detrimento del interés y comprensión de lo leído (…) Algunos medios venden palabras a las empresas de publicidad para que cuando el periodista las incluya en su información se conviertan en hipervínculo dirigido al anuncio. El resultado puede ser bochornoso cuando, por ejemplo, en una información de sucesos sobre una violación la palabra “sexo” aparece vinculada a la página web de un sex-shop. Como señala Ignacio Ramonet, es verdad que los periodistas todavía no conocen las palabras que los anunciantes compran, pero quién sabe si pronto lo sabrán y condicionaran su vocabulario a esos términos para que aparezcan más hipervínculos y, por tanto, más posibilidades de negocio para el medio online. Del igual modo, el autor, periodista o editor, nunca preparará textos profundos porque sabe que los lectores antes de alcanzar el fondo de un texto acaban tomando “desvíos relacionados” sin cesar”


2 comentarios:

  1. El Mandela revolucionario parece que no le interesa a la prensa convencional recordarlo.
    Un abrazo, Zenon.

    ResponderEliminar